Lunes, 13 Septiembre 2021 10:42

Los padres demandan a California por el plan de estudios que exige que los niños canten a los «dioses aztecas»

La demanda fue presentada por Thomas More Society, un bufete de abogados sin fines de lucro dedicado a luchar por los derechos de la familia y la religión, en nombre de los padres de los estudiantes, así como de la Fundación Californianos por la Igualdad de Derechos.

 

(LifeSitesNews/InfoCatólica) El viernes 4 de septiembre, un grupo de padres presentó una demanda contra el Departamento de Educación de California por el nuevo «plan de estudios de estudios étnicos» que requiere que los estudiantes «canten a los dioses aztecas».

 

La demanda fue presentada por Thomas More Society, un bufete de abogados sin fines de lucro dedicado a luchar por los derechos de la familia y la religión, en nombre de los padres de los estudiantes, así como de la Fundación Californianos por la Igualdad de Derechos.

 

El ímpetu de la demanda se produjo después de que los demandantes enviaran una carta al Superintendente de Instrucción Pública del Estado, Tony Thurmond, pidiéndole que eliminara los cánticos paganos del plan de estudios. La carta, fechada el 24 de agosto, quedó sin respuesta.

 

Por motivos legales, la demanda cita que, «el libre ejercicio y el disfrute de la religión sin discriminación o preferencia están garantizados» bajo la ley de California, y «la Legislatura no promulgará ninguna ley con respecto al establecimiento de una religión. Además, la ayuda gubernamental a la religión está prohibida», agregó. 

 

Más específicamente, «tanto la Corte Suprema de Estados Unidos como la de California han dejado absolutamente en claro que la oración en las escuelas públicas está prohibida y Las oraciones redactadas por funcionarios de las escuelas públicas están doblemente prohibidas», se lee en el documento.

 

En términos simples, tanto la ley federal como la estatal prohíben la promoción de todas las religiones, incluidas las ceremonias, oraciones y doctrinas, en cualquier escuela financiada con fondos públicos, según la demanda. 

 

El canto demoníaco, que es parte del «Plan de estudios modelo de estudios étnicos», fue inicialmente un programa voluntario, pero según el Christian Post, muchos distritos escolares han permitido la integración del canto en las aulas de todos los estudiantes.

 

Incluido en el canto se está pidiendo a los «dioses por la liberación, transformación, descolonización» de América. 

 

«Nuestros clientes tienen una objeción tanto religiosa como cívica a la oración azteca, y no quieren que sus hijos la canten, que se les pida o presionen para que lo hagan, o que se arriesguen al ostracismo si se niegan», dijo el abogado de Thomas More Society, Paul Jonna. 

 

El currículo radical no es sólo un método de «inclusión», sino que conlleva un sentimiento anticristiano explícito y manifiesto.

 

El plan de estudios alienta a los maestros y estudiantes a «desafiar las creencias racistas, intolerantes, discriminatorias, imperialistas/coloniales» de las que se considera parte el cristianismo.

 

R. Tolteka Cuauhtin, el copresidente original del Modelo de Currículo de Estudios Étnicos, hizo referencia a su libro «Repensando los Estudios Étnicos» con frecuencia en el texto de la nueva instrucción de enseñanza. 

 

Su libro afirma que los cristianos blancos son responsables de cometer «teocidio» y reemplazar los dioses indígenas con el cristianismo. Debido a este entendimiento, Cuauhtin afirma que la gente debe trabajar para descolonizar Estados Unidos, a través de un método al que se refiere como «contragenocidio».

 

Según Cuauhtin, si el cristianismo puede ser desmantelado con éxito en la sociedad estadounidense, dará paso a una «regeneración del futuro epistémico y cultural indígena».

 

Por motivos religiosos, cantar o reverenciar a cualquier «dios» que no sea el Dios cristiano está prohibido en la Biblia, según las enseñanzas dogmáticas del Primer Mandamiento. 

 

La auténtica enseñanza del cristianismo, como lo afirma el Catecismo de Baltimore, dice: «El primer mandamiento de Dios es: Yo soy el Señor tu Dios; no tendrás dioses extraños delante de Mí» y, por lo tanto, «por el primer mandamiento se nos ordena que ofrezcamos a Dios solo el culto supremo que se le debe: Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él servirás. (Lucas 4: 8)».

 

El plan de estudios, que invoca formalmente a los «dioses aztecas» con el objetivo de usurpar el culto debido únicamente a Dios, «constituye una preferencia gubernamental ilegal hacia una práctica religiosa en particular», dijo Frank Xu, presidente de la Fundación Californianos por la Igualdad de Derechos.

 

«Este respaldo público a la religión azteca erosiona fundamentalmente la igualdad de derechos a la educación y glorifica irresponsablemente a las deidades masculinas antropomórficas cuyos rituales religiosos implicaban horribles sacrificios humanos y desmembramientos humanos. Todo esto es tan completamente malvado y destructivo que es difícil saber por dónde empezar la crítica de este vandalismo cultural peligroso, divisivo y retrógrado. La idea de que un sistema de escuelas públicas financiado con impuestos podría usarse para desatar este vicioso veneno cultural y espiritual en la conciencia de nuestros jóvenes es extremadamente ofensiva y posiblemente ilegal», dijo el Dr. Richard Land, editor ejecutivo de la Christian Post. 

 

Como dijo el Papa San Pío X, «El deber principal de la caridad no radica en la tolerancia de ideas falsas».

 

 

Infocatolica.com