Domingo, 17 Octubre 2021 15:27

La eutanasia afectara principalmente a los más pobres en Nueva Gales del Sur

El principal organismo católico de defensa de la salud de la nación ha pedido a los parlamentarios de Nueva Gales del Sur que consideren su posición sobre la muerte asistida voluntaria (DAV) y comprendan que los avances en los cuidados paliativos han cambiado fundamentalmente la ecuación política durante la última década.

 

(CatholicWeekly/InfoCatólica) Nueva Gales del Sur parece estar dispuesta a considerar el tema de la eutanasia de nuevo, luego de la introducción de un proyecto de ley. En un artículo publicado en el Sydney Morning Herald, el presidente de Catholic Health Australia y ex viceprimer ministro de Nueva Gales del Sur, John Watkins AM, pide a los parlamentarios de Nueva Gales del Sur que examinen el tema a la luz de los avances médicos.

 

«La idea de que apoyar la eutanasia es progresivo, y oponerse a ella es conservador, es obsoleta. De hecho, cualquier progresista reflexivo debería estar preocupado acerca de adónde nos lleva la prisa hacia la muerte asistida voluntaria.

 

El factor crítico que ha cambiado durante la última década es la ciencia médica, principalmente en el campo de los cuidados paliativos. Los nuevos tratamientos, como la atención intratecal y el bloqueo nervioso, permiten a las personas con afecciones terminales lograr una calidad de vida inaccesible el siglo pasado.

 

El problema es que en este momento solo una pequeña fracción de nuestra población tiene acceso a estos cuidados paliativos modernos. Si se encuentra entre los pocos privilegiados que son muy ricos, vive en el área adecuada o tiene un excelente seguro médico, puede obtener acceso a tratamientos paliativos modernos que prolongan la vida.

 

Pero si es pobre, vive en el área equivocada y no tiene seguro médico, sus posibilidades de acceder a los cuidados paliativos modernos son casi nulas. Si se le ofrece algún cuidado al final de la vida, y no hay garantía de que lo haga, se parecerá mucho más al modelo del siglo XX que a las posibilidades modernas.

 

Podríamos arreglar esto. La Asociación Médica Australiana estima que costaría alrededor de 275 millones de dólares adicionales al año para hacer que la atención de apoyo de calidad esté disponible para todos los australianos con enfermedades terminales que la necesitan cada año.

 

Seguramente cualquier gobierno compasivo en 2021 debería presionar para que la persona promedio obtenga cuidados paliativos modernos mucho antes de tener acceso a la muerte.

 

Si continuamos por el camino en el que estamos, si ofrecemos eutanasia y no atención de apoyo moderna, puede proyectar fácilmente el resultado. Será una sociedad en la que las personas ricas con enfermedades terminales alarguen sus vidas, logren cierto nivel de cierre y paz, y luego mueran sin dolor. Las personas pobres con enfermedades terminales, por otro lado, serán cada vez más presionadas para que se marchen y mueran rápidamente “con dignidad”».

 

 

Infocatolica.com