Lunes, 22 Noviembre 2021 14:39

24 bebés fueron «eutanasiados» por sus médicos en Bélgica

Sus médicos en acuerdo con los padres, administraron medicamentos intencionalmente que terminaron con la vida de niños indefensos en una situación médica vulnerable. Una vez más, la evaluación subjetiva de la «calidad de vida» se utiliza para justificar el asesinato de un ser humano inocente.

 

(LifeNews/InfoCatólica) Un desgarrador informe de Bélgica indica que 24 bebés fueron asesinados mediante eutanasia. El informe de Archives of Disease in Childhood Fetal and Neonatal Edition no utiliza la palabra «eutanasia», pero describe el asesinato intencional de bebés con problemas médicos mediante inyección letal.

 

El estudio examinó los casos de todos los bebés recién nacidos (menores de un año) que murieron en Flandes, Bélgica, entre septiembre de 2016 y diciembre de 2017. En los cuestionarios de seguimiento, los investigadores aprendieron cómo se llevó a cabo la atención al final de la vida para cada niño. Sorprendentemente, en el 10% de los casos (24 bebés), los investigadores encontraron que los médicos tenían una «intención explícita de acortar la vida».

 

Lo que es aún más perturbador que el asesinato de bebés inocentes e indefensos es el motivo citado para la acción. Según el estudio, el equipo médico de recién nacidos, muertos en eutanasia, tomó medidas para acabar con la vida del niño cuando pensaban que «no había esperanza de un futuro soportable». Una vez más, la evaluación subjetiva de la «calidad de vida» se utiliza para justificar el asesinato de un ser humano inocente.

 

El estudio también saca a la luz la práctica demasiado común de la eutanasia infantil, a pesar de que dicha acción es ilegal. Como dijo Michael Cook, de BioEdge: «Es bien sabido que la elegibilidad para la eutanasia en Bélgica es elástica. Sin embargo, existen límites. La ley solo permite la eutanasia de menores que sean capaces de discernir y que estén conscientes».

 

En 2014, Bélgica se convirtió en el primer país en legalizar el suicidio asistido para menores, una decisión contra la vida que fue condenada por muchas personas y organizaciones preocupadas por el bienestar de los jóvenes vulnerables. La ley exige que se considere que el menor tiene una enfermedad terminal y que esté plenamente consciente y sea capaz de tomar la decisión de seguir con el suicidio asistido. Entre 2016 y 2017, el mismo año del estudio de los bebés fallecidos, tres niños solicitaron la eutanasia en virtud de la ley de 2014.

 

Hubo una comprensible indignación y preocupación por la muerte de tres jóvenes, una en 2016 y dos en 2017. Años después, los hallazgos del estudio reciente indican que, en esos mismos años, al menos 24 bebés fueron asesinados en una región de Bélgica.

 

No solo es perturbador el hecho de estas muertes infantiles, sino también el hecho de que fueron innecesarias. Alex Schadenberg, de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia, analiza la razón dada para la muerte de bebés citada en el estudio. La idea de que «no había esperanza de un futuro soportable» significa que estos bebés no tenían necesariamente una enfermedad terminal. Como escribe Schadenberg, «En otras palabras, estos niños tenían una posibilidad real de sobrevivir, pero el equipo médico, sin duda de acuerdo con sus padres, consideró que sus vidas no valían la pena vivirlas hasta el final».

 

Como hemos visto en demasiados casos, no podemos suponer que la eutanasia se llevó a cabo con el consentimiento de los padres. Casos de alto perfil a nivel internacional como Charlie Gard y Alfie Evans muestran que los médicos a veces retienen la atención de los bebés vulnerables sin el consentimiento de sus tutores legítimos. En Texas, el caso de Tinslee Lewis es un recordatorio de que los médicos están facultados por una ley injusta para actuar en contra de los deseos expresados ​​por los padres del niño.

 

En estos casos, los médicos intentaron eliminar la atención de soporte vital. Cuánto más horroroso en los casos de 24 bebés cuyos médicos administraron medicamentos intencionalmente que terminaron con la vida de niños indefensos en una situación médica vulnerable. Una sociedad justa defiende a los débiles y protege a los que no pueden hablar por sí mismos.

 

La eutanasia extralegal de decenas de bebés en Bélgica debería ser una advertencia para el resto del mundo. Donde el suicidio asistido es legal, más personas optan por la muerte. Como hemos visto con muchos lugares que han legalizado la matanza de enfermos y discapacitados, el número de muertos aumenta año tras año. Desafortunadamente, lo mismo parece ser cierto para los bebés. A menos que Bélgica y otras naciones cambien de rumbo, podemos esperar que se destruyan más vidas inocentes.

 

 

Infocatolica.com