Imprimir esta página
Lunes, 31 Enero 2022 13:50

¿Pretenden la desaparición de la familia?

Existe el convencimiento de que las leyes elaboradas por un Parlamento democrático son todas necesariamente buenas y justas, cosa que no es verdad.

Monseñor Manuel Sánchez Monge

 

La actualidad se empeña en mantenernos entretenidos en distintas cuestiones que son de menor importancia. Atendiendo a lo urgente e inmediato descuidamos lo verdaderamente importante. Así como la acción se lleva por delante la reflexión. Entre las realidades verdaderamente valiosas se encuentra la familia. Y los que la atacan saben muy bien que atentan contra los cimientos de la persona y de la sociedad entera.

 

Carmen Fernández de la Cigoña, directora del Instituto CEU de Estudios de la Familia, abordaba en ‘El Debate’ (4 de enero de 2021) una de las cuestiones más candentes en la actualidad: la familia y el afán desmedido de legislar sobre ella de nuestros gobernantes. Proliferan leyes que afectan de una manera directa a la familia. En esta última legislatura se han aprobado la ley de eutanasia, la ley de protección a la infancia (¡qué curioso!, en primer lugar hay que proteger a los niños de sus padres), han modificado o creado leyes sobre la ideología de género (las leyes LGTBI ya existentes, la del aborto, la ley de diversidad familiar o la que convierte en delito intentar ayudar a las mujeres para que opten por no abortar y elijan la maternidad).

 

Y se nos anuncian para el 2022, entre otras, una nueva modificación de la ley del aborto, una ley de diversidad familiar y el anteproyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI. Por supuesto, y con una reiteración enconada, la patria potestad sobre los menores se ve cada vez más reducida.

 

Por otra parte no podemos olvidar las consecuencias para la vida familiar –como nos recuerda el papa Francisco– que «las diversas formas de maltrato que sufren muchas mujeres son una cobardía y una degradación para los hombres y para toda la humanidad. No podemos mirar hacia otro lado. Las mujeres víctimas de violencia deben ser protegidas por la sociedad».

 

¿De dónde brota esta afán desmedido por legislar sobre la familia? Pues nace de dos convicciones: la primera consiste en el convencimiento de que las leyes elaboradas por un Parlamento democrático son todas necesariamente buenas y justas, cosa que no es verdad.

 

La segunda convicción se basa en que las leyes más que regular unos derechos y unos deberes, crean algo nuevo, otorgan unos derechos que nadie otorgó jamás como, por ejemplo, el derecho al aborto. Afecta a la familia directamente la situación económica en la que los salarios cada vez son más insuficientes para atender las necesidades habituales, que son mayores en una familia numerosa: la luz, la calefacción, la cesta de la compra, los libros y el material escolar…

 

Por supuesto que afecta a la institución familiar crear un clima del «todo vale», en el que el fin justifica los medios y se financian distintas ocurrencias, directamente contrarias a la familia natural. Pero no se financia a quién defiende la vida tanto de los que están por nacer como de las familias que pasan hambre y salen adelante gracias a la actuación de instituciones como Cáritas y otras. Afecta a la familia que los mayores carezcan de recursos cuando no hace mucho familias enteras vivían gracias a las pensiones de los abuelos.

 

Afecta directamente a la familia, a la apreciación de la vida y a la acogida y al cuidado de la misma –que es lo propio de la familia– que se legisle sobre aborto y eutanasia y se desproteja la vida, porque tiene unas evidentes consecuencias sociales. O que ante el suicidio demográfico, no se tomen medidas para intentar paliarlo, como una puesta en valor de la grandeza y la necesidad de la natalidad.

 

Es el momento de la acción. Ante todas las acciones orquestadas contra la familia, la mejor defensa es presentar una verdadera alternativa, una acción real y efectiva, que comienza en los ámbitos que nos son más cercanos. Ante ese nuevo cambio de paradigma que se pretende imponer en la sociedad española, en la que el deseo se constituye en ley, hay que alzar la voz y reclamar lo que verdaderamente es real y fructífero. De lo contrario, nuestra pasividad puede conducir a la desaparición de la familia.

 

Aprovechemos la ocasión de haber convocado el papa Francisco el X Encuentro Mundial de las Familias para apoyar una realidad tan relevante y trascendente como la familia que, más allá de imposiciones ideológicas, sigue siendo la más valorada personal y socialmente. Vivamos, protejamos y defendamos la familia como institución básica para nuestro desarrollo personal y comunitario

 

Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander 

Publicado originalmente en el Diario Montañes

Tomado del blog de la Cigüeña de la Torre

 

 

Infocatolica.com