Jueves, 03 Febrero 2022 13:37

Siervo de Dios Akash Bashir a un terrorista islamista: «Moriré pero no te dejaré entrar»

Cuando un terrorista suicida intentó entrar en una iglesia católica de Pakistán en 2015, Akash Bashir, un guardia de seguridad voluntario de 20 años le impidió el paso, falleciendo por ello. La Congregación para las Causas de los Santos acaba de anunciar a la archidiócesis de Lahore, que abrió su proceso de canonización por martirio en noviembre, que pasa a ser considerado como Siervo de Dios.

 

(CWR/InfoCatólica) «Moriré pero no te dejaré entrar», le dijo al terrorista armado con explosivos. A continuación, el atacante hizo estallar una bomba, matándose inmediatamente y al hombre ahora reconocido como candidato a la canonización: Akash Bashir.

 

Gracias a su acción, la iglesia -con más de 1.000 católicos dentro- se salvó de una explosión directa.

 

Bashir murió el 15 de marzo de 2015, cuando unos terroristas suicidas atacaron la iglesia católica de San Juan y la iglesia de Cristo de la Iglesia de Pakistán. Situadas en Lahore, las iglesias se encuentran en uno de los mayores barrios cristianos del país.

 

El grupo terrorista Tehreek-e-Taliban Pakistan Jamaatul Ahrar (TTP-JA) reivindicó posteriormente los atentados que causaron 17 muertos y más de 70 heridos, informó Vatican News.

 

Esas cifras podrían haber sido mayores si Bashir no hubiera vigilado la iglesia católica de San Juan.

 

Casi siete años después, el 31 de enero, el arzobispo de Lahore, Sebastian Shaw, anunció que el Vaticano aceptaba a Akash Bashir como Siervo de Dios, título que se otorga a un candidato a la santidad mientras se examina detenidamente su vida y su obra.

 

El arzobispo hizo el anuncio sobre Bashir, un ex alumno del Instituto Técnico Don Bosco local, en la fiesta de San Juan Bosco, informó UCA News.

 

El padre Francis Gulzar, vicario general de la archidiócesis de Lahore, respondió calificándolo de «gran día para la Iglesia católica de Pakistán»

 

«Ofreció su vida como sacrificio para salvar las vidas de la comunidad cristiana en la iglesia católica de San Juan», dijo el vicario general. «Es el primer cristiano pakistaní que ha sido elevado al rango de Siervo de Dios».

 

El padre de Akash Bashir, Bashir Emmanuel, dijo que inicialmente no conocía la noticia de su hijo:

 

«Uno de mis hijos me dijo que había una misa especial en la iglesia. Es un gran honor para nosotros. Akash simboliza la fuerza de la fe cristiana en nuestro país. Rezo para que se cumplan todos los pasos hacia la santidad».

 

Citando a la agencia de noticias salesiana ANS, Vatican News informó de que la Congregación para las Causas de los Santos autorizó a la archidiócesis de Lahore a abrir la causa del martirio de Akash Bashir el pasado noviembre.

 

La madre de Bashir, Naz Bano, dijo anteriormente a Ayuda a la Iglesia Necesitada que su hijo se unió por primera vez a los guardias de seguridad voluntarios de su iglesia en noviembre de 2014.

 

«Todas las confesiones estaban reclutando jóvenes tras el atentado suicida de 2013 en la iglesia de Todos los Santos en la ciudad de Peshawar», dijo. «Akash solía discutirlo con sus amigos y siguió insistiendo durante tres meses en que quería vigilar la iglesia. Estaba dispuesto a sacrificar su vida si Dios le daba la oportunidad de proteger a otros».

 

Recuerda haber oído explosiones el día que murió. «Las calles estaban llenas de gente», recordó. «Al oír la segunda explosión, corrí con mi hijo menor hacia la iglesia católica».

 

Finalmente, encontró a quien buscaba: su hijo.

 

«Buscaba a Akash entre los chicos que estaban cerca de la puerta de la iglesia», dijo. «Pero estaba tirado en la tierra. Tenía el brazo derecho casi arrancado. No podía creer lo que veían mis ojos».

 

Hoy, dijo, otro de sus hijos, Arsalan, vigila ahora la iglesia «para ocupar el lugar de su hermano».

 

«No se lo impedimos», dijo. «No podemos impedir que nuestros hijos sirvan a la Iglesia. Es su elección».

 

Describió a su hijo, Akash, como una «parte de mi corazón».

 

«Pero nuestra felicidad es mayor que nuestro dolor», dijo a AIN. «Era un chico sencillo que murió en el camino del Señor y salvó al sacerdote y a los fieles. La gente le quiere. Akash ya es nuestro santo».

 

 

 

Infocatolica.com