Lunes, 11 Abril 2022 15:38

Biden aumenta un 72% los fondos de EE.UU para el Fondo de Población de la ONU

El recién publicado presupuesto de la Casa Blanca para el año 2023 destina 56 millones de dólares para el Fondo de Población de la ONU (UNFPA) y pide que se eliminen las estipulaciones que impiden a la poderosa agencia de la ONU financiar programas de control de la población en China por parte de la dictadura comunista.

 

(C-Fam/Infocatólica) El presidente Biden renovó la financiación al UNFPA, retenida durante cuatro años por la administración Trump debido a la complicidad del UNFPA en el programa coercitivo de control de la población de China. La segunda propuesta presupuestaria de Biden incluye 23,5 millones de dólares adicionales para el UNFPA, un aumento del 72% respecto al presupuesto de este año, el 2022.

 

A pesar del apoyo del Congreso al UNFPA, los proyectos de ley de financiación de la política exterior siempre han incluido límites a las contribuciones. Sin embargo, la propuesta presupuestaria de Biden para 2023 elimina estas restricciones de larga data. Se ha eliminado el lenguaje que prohíbe los fondos para el aborto y los fondos para China. También se ha eliminado la estipulación de una reducción dólar por dólar de los fondos estadounidenses por la cantidad que el UNFPA aporta a China.

 

La decisión del gobierno de Biden de permitir que China pueda recibir fondos del UNFPA, incluidos los aportados por Estados Unidos, se produce la misma semana en que un comité bipartidista del Congreso ha determinado que la República Popular China (RPC) ha cometido «graves abusos contra los derechos humanos», incluido un «genocidio» perpetrado en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (RUA).

 

El informe 2021, publicado el pasado viernes por la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China, describe cómo «las mujeres uigures y otras musulmanas turcas que estuvieron detenidas en campos de internamiento masivo en la RXU han denunciado haber sido sometidas a medidas coercitivas de control de la natalidad, como la implantación forzosa de dispositivos intrauterinos (DIU), la esterilización forzada y el aborto forzado».

 

La propuesta de Biden es una sorpresa para los defensores de los derechos humanos que llevan décadas enfrentándose al control de la población en China.

 

«Teniendo en cuenta el hecho de que el aborto forzado y la esterilización involuntaria continúan en manos del Partido Comunista Chino hasta el día de hoy, es profundamente preocupante que la administración Biden proponga aumentar la financiación al UNFPA», dijo la defensora de los derechos de la mujer Reggie Littlejohn al Friday Fax.

 

Littlejohn, fundadora y presidenta de Women's Rights Without Frontiers, dijo que «a lo largo de toda la historia del UNFPA en China, el PCC se ha dedicado al control coercitivo de la población».

 

Littlejohn dijo:

 

«A menos que el FNUAP pueda demostrar, mediante una transparencia absoluta, dónde está exactamente y qué está haciendo en China, es contrario a Kemp-Kasten y moralmente repugnante que la administración Biden obligue a los inocentes contribuyentes estadounidenses a financiar algunas de las mayores atrocidades contra los derechos humanos en la tierra hoy en día.»

 

Las administraciones republicanas aplican habitualmente la enmienda Kemp-Kasten para retener fondos de la agencia de control de la población de la ONU. Sin embargo, las administraciones y los legisladores demócratas apoyan las contribuciones al UNFPA porque consideran que la agencia es un socio esencial en la prestación y promoción de la planificación familiar en los países pobres. El FNUAP ha defendido su continua asociación con China, negando cualquier participación directa en los programas de control de la población de este país.

 

La propuesta presupuestaria de Biden también elimina las salvaguardias provida conocidas como «riders» y mantiene los niveles actuales de financiación para la planificación familiar internacional en 572 millones de dólares, a pesar de los informes sobre la casi saturación de la anticoncepción en el sur global. La asignación anual para la salud reproductiva/planificación familiar bilateral de Estados Unidos es en gran parte responsable de la creciente presencia de grupos abortistas globales en todo el mundo en desarrollo.

 

El presupuesto de Biden compromete 2.600 millones de dólares para la equidad de género, tal y como anunció la administración el mes pasado para coincidir con el Día Internacional de la Mujer. La financiación previamente comprometida para la capacitación económica, las oportunidades empresariales y la formación laboral de las mujeres en el extranjero -200 millones de dólares- se ha redirigido al Fondo de Acción para la Equidad e Igualdad de Género de Biden, donde los fondos se utilizarán para «promover la salud y los derechos sexuales y reproductivos».

 

 

Infocatolica.com