Lunes, 20 Junio 2022 15:36

La familia del «héroe del monopatín» del atentado de Londres de 2017 pide su canonización

Desde la muerte de Echeverría en 2017, sus padres han estado reuniendo documentos para presentarlos a la Iglesia y comenzar el meticuloso proceso hacia la consideración de la santidad.

 

(CNA/InfoCatólica) El 3 de junio de 2017, ocho personas fallecieron y decenas resultaron heridas cuando tres terroristas arrollaron con su furgoneta a una multitud y blandieron cuchillos contra peatones inocentes en Londres.

 

Al rechazar a los agresores con su monopatín, el español de 39 años Ignacio Echeverría pudo evitar que los terroristas alcanzaran a otros muchos civiles. Durante este acto de abnegación y valentía, fue apuñalado mortalmente.

 

Ahora, cinco años después, Echeverría -conocido como el «héroe del monopatín» de los atentados del Puente de Londres y el Mercado de Borough- está a punto de convertirse en un santo.

 

Desde la muerte de Echeverría en 2017, sus padres han estado reuniendo documentos para presentarlos a la Iglesia y comenzar el meticuloso proceso hacia la consideración de la santidad.

 

El padre de Echeverría lo describió como un hombre fiel. «Su vida religiosa era muy importante para él», dijo Joaquín Echeverría a The Guardian. Hacer la transición de la vida en Madrid a la vida en Londres fue difícil para su hijo, dijo, sin embargo, «se apoyó en la religión para superar sus dificultades y fracasos».

 

Dado que el proceso de canonización no puede comenzar hasta cinco años después de la muerte del individuo, el 3 de junio de 2022 marcó el día en que el viaje de Echeverría hacia la santidad podría comenzar oficialmente.

 

La familia decidió solicitar la canonización de Echeverría por sugerencia del obispo auxiliar de la arquidiócesis de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino. El reconocimiento del nombre le favorece: Los parques de patinaje llevan ahora su nombre; se ha escrito un musical, «Skate Hero», sobre su sacrificio, y España le ha concedido a título póstumo la prestigiosa Medalla Jorge y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil.

 

Con la consideración de santo, Joaquín Echeverría dijo que «Ignacio -como persona que siempre estuvo muy ilusionada con la vida- estaría saltando de alegría en el cielo... porque era un reconocimiento de que su muerte fue un acto de generosidad».

 

En una entrevista realizada a principios de este año, Joaquín Echeverría señaló que la decisión final de la canonización, naturalmente, se basará en lo que Dios quiera. Aunque está en manos de Dios, dijo a La Iberia, «si Dios eligió a Ignacio porque se necesitaba un ejemplo, eligió el mejor ejemplo».

 

 

Infocatolica.com