Sábado, 25 Junio 2022 14:29

Se acabó el «hasta que la muerte nos separe» para los asiáticos

Escritor y filósofo filipino describe como las nuevas generaciones de católicos en Asia se van apartando progresivamente de la comprensión tradicional del sacramento del matrimonio. 

(UCANews/InfoCatólica) Los antiguos romanos esperaban hasta finales de mayo, la fiesta de la diosa de la castidad, para contraer matrimonio. El primer día de junio salían a la calle y lo celebraban en honor a Juno, esposa de Júpiter y diosa del matrimonio y el parto.

 

Así surgió el concepto de «novia de junio», que continuó en la época victoriana y evolucionó hasta la idea occidental de las bodas de moda. También en junio florecían las flores más hermosas y comenzaba la costumbre de llevar un ramo al altar.

 

Durante todo el año, uno puede leer en las secciones de vida y ocio de los diarios «tendencias matrimoniales» o anuncios de «hasta que la muerte nos separe». Lo que esos anuncios significan en realidad es promocionar las nuevas tendencias en cuanto a lugares de celebración de bodas, anillos y vestidos, lo que lleva a diferenciar un matrimonio de una boda.

 

En el contexto asiático, una boda es un ritual o ceremonia para casarse, un matrimonio es una institución humana para toda la vida que comienza el día de la boda. Por lo tanto, es correcto invitar a los invitados a una boda, pero no lo es tenerlos para el matrimonio.

 

Los anuncios de bodas de hoy en día suelen crear una imagen romántica emocionalmente satisfactoria del matrimonio, incluso en ausencia de amor.

 

Cuando se ve a una «pareja modelo» o a una pareja que es modelo posando para una foto de beso de labios, o al novio vestido de gala levantando a la novia con un inmaculado vestido de novia blanco en sus brazos, lo que se ve es una moda de boda, no un matrimonio.

 

No es lo suficientemente bueno porque la triste verdad es que el matrimonio solemne entre dos personas enamoradas está cambiando, y el número de parejas que se comprometen para toda la vida está disminuyendo.

 

Cuando se ve una fotografía de una novia asiática con un inmaculado vestido de novia blanco y un velo, promocionada como símbolo de un nuevo comienzo de feliz matrimonio y vida familiar, lo más probable es que se trate de una visualización de una mercancía occidental producida en serie y comercializada a bombo y platillo.

 

Después de supervisar varios agregadores de compras en línea y de cotejar los datos de las búsquedas en Google mediante el Planificador de Palabras Clave de Google, he descubierto lo siguiente. En primer lugar, los filipinos fueron los que más se interesaron por las bodas en el sudeste asiático en el periodo posterior a la pandemia.

 

En segundo lugar, los filipinos fueron los que más buscaron en todas las palabras clave relacionadas con las bodas, seguidos de los singapurenses, hongkoneses, malayos, tailandeses e indonesios.

 

Y, en tercer lugar, el número de búsquedas en Google entre los asiáticos del sudeste para palabras clave relacionadas con las bodas ha aumentado. Entre las palabras clave más buscadas hoy en día están «vestidos de novia», «anillos de compromiso y de boda» y «lugares de boda». Se habla aquí de que las búsquedas alcanzarán los 10 millones en 2021 solo entre las parejas filipinas.

 

¿Significa esto que los asiáticos del sudeste, especialmente los filipinos, se están volviendo más románticos, se están enamorando de verdad o se están tomando más en serio el voto matrimonial de «hasta que la muerte nos separe»? No tenemos motivos para creerlo. Sin embargo, una cosa es segura: los diseños de marketing y los anuncios de las tendencias de moda en las bodas van muy bien, pero no lo suficientemente bien.

 

No es lo suficientemente grande porque la triste verdad es que el matrimonio solemne entre dos personas enamoradas está cambiando, y el número de parejas que se comprometen para toda la vida está disminuyendo.

 

La edad media de matrimonio en Corea del Sur, Japón, Hong Kong, Taiwán y en muchos centros urbanos del resto de Asia ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años, según datos publicados.

 

El número de mujeres trabajadoras y profesionales que buscan una carrera ha aumentado y este factor altera de alguna manera los patrones tradicionales de matrimonio.

 

Los asiáticos han considerado tradicionalmente el acontecimiento de la boda como una forma de unión permanente de las familias más que de los individuos, en parte arraigada en las tradiciones culturales de las comunidades asiáticas.

 

Cada vez son más las mujeres asiáticas que posponen su boda hasta los 30 años porque estar casada y trabajar al mismo tiempo es un verdadero reto, por ejemplo, en Japón. En particular, las mujeres, incluso las que tienen un empleo completo, son tradicionalmente las encargadas de cuidar a sus hijos y a sus padres ancianos.

 

¿Se están volviendo más pragmáticas o más sabias? ¿Las mujeres asiáticas de hoy en día entienden que el glamour de las «bodas de moda» está muy lejos de las realidades del pacto de por vida llamado matrimonio?

 

Entonces, ¿qué ocurre ahora con el aforismo de Mignon McLaughlin de que «un matrimonio exitoso requiere enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona» cuando la gente no se casa en absoluto?

 

Los matrimonios tradicionales están en transición. En Filipinas, nación predominantemente católica, cada vez son menos las parejas que se inscriben en el sacramento del matrimonio en las parroquias. Se observa que los índices de quienes contraen libremente este pacto matrimonial - caracterizado por la monogamia y el compromiso de por vida entre dos parejas heterosexuales - están disminuyendo.

 

Las parejas, de hecho, se están convirtiendo en algo habitual y se pueden encontrar fácilmente parejas heterosexuales que, bajo un mismo techo, llevan muchos años de feliz convivencia, aunque sigan sin casarse.

 

De hecho, el glamour de las «bodas de moda» y el descenso de las tasas de matrimonios tradicionales suponen un enorme desafío pastoral para la Iglesia filipina, históricamente conocida como el bastión del cristianismo en el Extremo Oriente.

 

José Mario Bautista Maximiano es autor de  «The Signs of the Times and the Social Doctrine of the Church»  (Salesiana, 1991) y «The Church can Handle the Truth»  (Claretiano, 2017). 

 

 

Infocatolica.com