Martes, 12 Julio 2022 15:35

Canadá busca expandir la ley de suicidio asistido para incluir enfermedades mentales

Aunque se considera una de las leyes de eutanasia y suicidio asistido más permisivas del mundo, Canadá está a punto de introducir las enfermedades mentales en la legislación de asistencia médica para morir (MAiD) del país.

Coalición para la Prevención de la Eutanasia ) – La Dra. Ramona Coelho es médica de familia en London, Ontario, cuya práctica incluye el cuidado de pacientes marginados y aquellos que viven con enfermedades mentales y discapacidades. En su artículo “Asistencia médica para morir abusada en Canadá incluso antes de la expansión”, Coelho explicó cómo la ley de eutanasia de Canadá se ha convertido en el régimen más permisivo del mundo.

 

Su artículo fue publicado por London Free Press el 9 de julio de 2022.

 

La ley de asistencia médica para morir (MAiD) de Canadá es la legislación sobre eutanasia y suicidio asistido más permisiva del mundo. El relator especial de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos de las personas con discapacidad, el experto independiente de las Naciones Unidas sobre el disfrute de todos los derechos humanos por parte de las personas mayores y el relator especial de las Naciones Unidas sobre la pobreza extrema y los derechos humanos, han advertido a nuestro gobierno canadiense que nuestra ley MAiD dará lugar a violaciones de los derechos humanos.

 

Aún así, el comité conjunto federal especial sobre MAiD está estudiando y haciendo recomendaciones al gobierno sobre la expansión del sistema que se creó en 2016 y se amplió aún más en 2021.

 

Estos son algunos ejemplos recientes de abusos de MAiD bajo la ley actual, basados ​​en información proporcionada por médicos, un paciente y miembros de la familia:

 

Un hombre ingresó en el hospital después de sufrir un pequeño derrame cerebral que le afectó el equilibrio y la deglución. Se sentía deprimido y aislado debido a un brote de COVID-19 en su barrio. El neurólogo especializado en accidentes cerebrovasculares anticipó que podría comer normalmente y recuperar la mayor parte de su equilibrio. Psiquiatría le diagnosticó un trastorno de adaptación pero notó que su pronóstico era muy bueno.

 

El paciente luego solicitó MAiD. Ninguno de sus asesores de MAiD tenía experiencia en rehabilitación y recuperación de accidentes cerebrovasculares. Debido a que temporalmente comía menos, los evaluadores de MAiD decidieron que podía morir de inmediato en lugar de esperar los 90 días requeridos para quienes viven con discapacidades a pesar de no tener comorbilidades terminales. Recibió MAiD la semana siguiente. Este hombre murió solo y deprimido y antes de haber probado la terapia adecuada o alcanzado la recuperación máxima.

 

Un viudo de 71 años ingresó en un hospital del suroeste de Ontario después de una caída. Su familia dice que durante su ingreso contrajo una enfermedad diarreica infecciosa. Fue humillado por el personal por el olor de su habitación, dijo su familia. Desarrolló una nueva dificultad para respirar que no se evaluó exhaustivamente. En este contexto, un miembro del equipo del hospital sugirió que calificaría para MAiD. El equipo dijo que tenía enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en etapa terminal y que era terminal. El paciente se sorprendió con el diagnóstico pero confió en el equipo.

 

Dentro de las 48 horas de su primera evaluación, recibió una muerte médicamente asistida. Las pruebas post-mortem mostraron que no tenía EPOC en etapa terminal. Su médico de cabecera, cuando se le notificó su muerte, también afirmó que no tenía EPOC en etapa terminal, pero el equipo no se había puesto en contacto con ella cuando estaban evaluando su historial.

 

¿Se planteó MAiD como una opción porque la admisión del hombre estaba tardando demasiado o su habitación olía mal o porque era víctima de la discriminación por edad? ¿Eligió la muerte porque su equipo de tratamiento lo hizo sentir horrible o tomó su decisión basándose en información inexacta? Su familia cree que este es el caso. No existe ninguna salvaguardia en la legislación que proteja a los canadienses marginados (víctimas de la discriminación por edad, el racismo o la discapacidad) de que MAiD se plantee como una "opción de tratamiento".

La legislación está escrita de tal manera que ella pueda acceder a MAiD antes de que pueda mejorar, sanar en la medida de lo posible y adaptarse. También es preocupante que el gobierno no haya considerado el fenómeno bien documentado de que los mensajes que promueven el suicidio aumentan las tasas de suicidio. ¿Hemos considerado cómo MAiD ofrecido por el gobierno podría afectar la decisión de una persona de elegir la muerte?

 

A pesar de estos casos y muchos otros en el centro de atención de los medios que deberían hacernos detenernos y considerar la evidencia, algunos están presionando para la expansión de MAiD. El panel federal de expertos en MAiD para enfermedades mentales recomendó que las enfermedades mentales se injerten en el marco de MAiD sin ningún cambio legislativo en marzo de 2023.

 

De manera preocupante, el bioeticista canadiense Udo Schuklenk descarta las preocupaciones de que el sufrimiento causado por la injusticia social podría llevar a elegir la muerte. Schuklenk afirma que limitar MAiD para el sufrimiento psicosocial "se traduciría en eliminar la agencia de los pacientes [capaces de tomar decisiones] sin ofrecerles una salida a su situación".

 

Schuklenk habla de agencia, pero no muestra ninguna consideración sobre cómo las estructuras sociales, como los gobiernos, crean y sostienen las dificultades que pueden hacer que la muerte sea una opción atractiva para aquellos que, en cambio, se habrían beneficiado de mayores recursos y atención.

 

El Dr. Jeff Kirby, miembro del panel de expertos en MAiD para enfermedades mentales, escribe que tuvo que renunciar antes de que se publicara el informe porque las recomendaciones eran "suaves" e "inadecuadas". También afirma que hubo problemas de procedimiento, incluido el desánimo de los miembros de presentar asuntos relevantes para la deliberación y la falta de transparencia en los informes.

 

Ellen Cohen, en representación de una organización nacional de defensa de la salud mental, también renunció dando igual preocupación. Canadá debe ser extremadamente cauteloso con las recomendaciones que provienen de un panel de expertos donde dos de los doce miembros designados renunciaron en conciencia.

 

La ley MAiD de Canadá actualmente permite la facilitación del suicidio para personas con discapacidades y está en camino de expandirse en marzo de 2023 a las personas que viven con enfermedades mentales. El primer informe del comité conjunto federal especial sobre MAiD sugiere que no solo ignorará todos los problemas causados ​​por MAiD, sino que también afianzará y expandirá MAiD en Canadá.

 

Artículos anteriores de la Dra. Ramona Coelho:

 

  • Ofrecer la eutanasia a una persona suicida conduce a muertes prematuras ( enlace ).
  • Por qué la eutanasia para niños está mal ( enlace ).
  • Profundo cambio social con la eutanasia por enfermedad mental ( enlace ).
  • Por qué ampliar el acceso a la asistencia médica para morir nos quita el sueño ( enlace ).

 

 

Lifesitenews.com