Miércoles, 13 Julio 2022 18:05

La Fundación CARF ayuda a 1.602 sacerdotes y seminaristas de todo el mundo

Más de 800 obispos de 131 países solicitan becas para sus seminaristas o sacerdotes. Diez antiguos alumnos han recibido la ordenación episcopal. Desde 1989 un total de 122 obispos.

(CARF/InfoCatólica) La misión del CARF (Centro Académico Romano Fundación) es servir a la Iglesia en los cinco continentes mediante la oración, la difusión del buen nombre de los sacerdotes y personas de vida consagrada, y mediante la ayuda en la formación de seminaristas y sacerdotes, sobre todo, de los que provienen de países con escasos medios económicos.

 

Los seminaristas, sacerdotes y religiosos y religiosas se forman en las Facultades Eclesiásticas de la Universidad de Navarra (Pamplona) y en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma). Asimismo se alojan en seminarios, colegios mayores y colegios sacerdotales internacionales de ambas ciudades.

 

El CARF impulsa la formación de las vocaciones sacerdotales de la mayoría de países pobres y en vías de desarrollo (131 en total). «Un sacerdote bien formado es un foco de desarrollo espiritual, pero también humano, cultural y social allá donde desempeñe su labor. Por eso desde CARF, también apoyamos algunos proyectos solidarios de los sacerdotes en sus países de origen», afirma Luis Alberto Rosales, director general de CARF.

 

La Fundación CARF ha presentado su Memoria 2021 que recoge todas las actividades llevadas a cabo durante el curso pasado, en el que la pandemia continuó presente.

 

Algunas cifras de 2021

  • Solicitudes de más de 800 obispos para la formación integral de sacerdotes y seminaristas de 131 países de los cinco continentes.
  • Se ha ayudado a la formación de 1.602 alumnos.
  • Diez antiguos alumnos han recibido la ordenación episcopal. Desde 1989 un total de 122 obispos.
  • Más de 6.500 donantes anuales garantizan la independencia y continuidad. CARF no depende de subvenciones públicas.
  • Se ha obtenido un total de 9.715.000 €.
  • Coste anual de una beca, 18.000 €: 11.000 €, alojamiento; 800 €, formación humana y espiritual; 2.700 € matrícula universitaria; 3.500 € complemento por formación académica. Los gastos personales siempre van a cargo del alumno o de la diócesis.

 

Un ejercicio complicado sostenido por la generosidad

Colaborar con la Fundación CARF es también un modo de compromiso y ayuda a las vocaciones sacerdotales en todo el mundo.

 

El coste anual completo por alumno es de 18. 000 euros por lo que en 2021 se han aplicado 5.295.000 € a la formación y alojamiento en Pamplona y Roma. Junto a los 55.000 € destinados al Patronato de Acción Social, PAS (voluntariado y proyectos solidarios) equivale al 76,20 % del total de los recursos aplicados. La mayoría, 75,04 %, fue destinado a ayudar a la formación de sacerdotes y seminaristas y un 0,8 % PAS, colaborando con distintos proyectos sociales de sacerdotes.

 

El año 2021 ha sido ejercicio complicado donde las donaciones puntuales y periódicas han disminuido, pero han aumentado las aportaciones por testamentarías y legados. Comparado con el ejercicio anterior 2020, los recursos obtenidos por este último concepto crecieron un 30 por ciento. El total de los recursos obtenidos en 2021 fueron 9.715.000 €, de los que 4.206.000 € fueron testamentos y legados.

 

Las donaciones periódicas alcanzaron los 1.426.000 millones de euros, obtenidos a través de campañas dirigidas a personas, empresas e instituciones que entienden y apoyan los fines de la Fundación CARF. Otra de las fuentes de ingresos son las donaciones puntuales que supusieron 2.866.000 € millones de euros en el ejercicio anterior.

 

 

Infocatolica.com