Miércoles, 13 Julio 2022 18:08

Ciudades alemanas preparan dormitorios públicos con calefacción para ancianos pobres en medio de la crisis energética

Los organismos del gobierno alemán han emitido un plan de ahorro de energía, ya que esperan un aumento de los precios de la energía y escasez en el próximo invierno.

LifeSiteNews ) – Los precios del gas en Alemania se están disparando y el país se enfrenta a su peor crisis energética desde la década de 1970. La preocupación por el próximo invierno ha llevado a muchas ciudades alemanas a preparar dormitorios públicos con calefacción, las llamadas "islas de calor", donde las personas mayores y pobres podrían ir si ya no pueden pagar la calefacción.

 

El mes pasado, el país dio un paso crucial en el racionamiento del gas cuando el ministro de Economía, Robert Habeck, activó la segunda etapa del plan de emergencia de gas del país.

“La situación en el mercado del gas es tensa y lamentablemente no podemos garantizar que no vaya a empeorar”, dijo. “Tenemos que estar preparados para que la situación se vuelva crítica”.

 

Habeck está alentando al resto de la nación a ahorrar energía después de anunciar que tomará duchas más cortas para desempeñar su papel.

 

Vonovia, el propietario residencial más grande de Alemania, dijo que reduciría la temperatura de la calefacción central de gas de los inquilinos a 17 °C (62,6 °F) entre las 11:00 p. m. y las 6:00 a. m. para ahorrar un ocho por ciento en costos de calefacción.

En verano, los edificios federales y estatales solo deben enfriarse con aire acondicionado cuando la temperatura ambiente supere los 26 °C (78,8 °F), según el plan de los estados federales de Alemania.

 

De acuerdo con el plan del estado, las luces de las calles se atenuarán y la temperatura ambiente en las oficinas de la ciudad se reducirá en otoño e invierno. Las escuelas también deberían ahorrar energía, por ejemplo, utilizando menos agua caliente.

 

Razones de la crisis energética

El oleoducto principal entre Rusia y Alemania, Nord Stream 1, está actualmente cerrado durante 10 días debido a un mantenimiento programado. En medio de la tensión política de la guerra entre Rusia y Ucrania, algunos temen que el oleoducto no pueda reabrirse, ya sea debido a más sanciones de Occidente o porque Rusia podría dejar de entregar gas a través del oleoducto.

 

También hay un segundo gasoducto, Nord Stream 2, a través del cual se podría transportar gas natural desde Rusia a Alemania. Terminó de construirse el año pasado. El canciller alemán Olaf Scholz, que se había mostrado a favor del proyecto, suspendió su certificación el 22 de febrero de 2022, tras el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania.

 

Si bien el cierre temporal de Nord Stream 1 es una de las razones del aumento inmediato de los precios del gas y la crisis energética, los críticos también culpan a la política energética a largo plazo de Alemania. El cierre de plantas de energía nuclear y la financiación de fuentes de energía no confiables como la eólica y la solar han sido parte de la llamada “Energiewende” (transición energética) impulsada por el gobierno alemán. Estas políticas han llevado a una mayor dependencia del gas ruso, según los críticos.

 

 

Además, algunos críticos dicen que Alemania debería detener las sanciones impuestas a Rusia para asegurar el suministro de energía para sus ciudadanos. En una encuesta reciente de Forsa , el 63 por ciento de los alemanes estaba en contra del boicot al gas en Rusia, frente al 50 por ciento que estaba en contra del boicot a fines de mayo.

El entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, criticó la dependencia energética de Alemania de Rusia en un discurso de 2018 en las Naciones Unidas y dijo que "la dependencia de un solo proveedor extranjero puede dejar a una nación vulnerable a la extorsión y la intimidación". En aquel entonces, los delegados alemanes se reían de él.

 

 

Lifesitenews.com