Lunes, 17 Febrero 2014 11:07

La promoción de la anticoncepción socava la seguridad nacional de las naciones occidentales

 

El peligroso cocktail demográfico que está bebiendo occidente.

 

“Hay señales que Alá le concederá al Islam la victoria en Europa, sin espadas, sin armas, sin conquistas”, observó Muamar Gadafi en 2006.
 
Su profecía puede estar haciendose realidad ante nuestros ojos.
 
Un peligroso cocktail demográfico está detrás de una crisis económica de grandes proporciones en occidente.

 

Esta crisis no podrá más que agravarse porque la mayoría de las economías occidentales no podrán solventar los crecientes costos de la seguridad social (jubilaciones, planes de retiro) ni de salud, de una población que vive más años y donde los que trabajan son cada vez menos porque nacen menos de los que mueren, y sobre todo, esto se promociona desde los gobiernos.

CRISIS DEMOGRÁFICA OCCIDENTAL LLEVA A CRISIS ECONÓMICA

 

La crisis de Europa es el hijo de dos padres: la espiral de gasto público y el colapso de las tasas de natalidad. Los gobiernos han gastado sistemáticamente por encima de sus ingresos, y dejado a las generaciones futuras que paguen las deudas resultantes. Al mismo tiempo, el tamaño promedio de las familias se ha reducido.

Cada nación importante en Europa cuenta ahora con una tasa de fertilidad por debajo del “nivel de reemplazo” de 2,1 hijos por cada mujer adulta. El resultado es una receta para el desastre económico, el suicidio continental.

A medida que la población adulta actual llega a la vejez, habrá más y más demandas para el gasto público en pensiones y atención de salud, sumándose a la deuda pública ya abultada.

Sin embargo, el número de asalariados simultáneamente va disminuyendo, por lo que una población cada vez menor de contribuyentes debe llevar una carga cada vez mayor.

En Grecia hoy, la deuda pública asciende a casi 40.000 dólares por ciudadano. La deuda está creciendo, y disminuyendo la población. Y es probable que sea una coincidencia que los dos países europeos más cercano al colapso económico inminente, Grecia e Italia, tienen tasas extraordinariamente bajas de fertilidad que rondan los 1.4. La lógica matemática apunta inexorablemente hacia el desastre.

La quiebra demográfica conduce a la quiebra financiera y la quiebra financiera aumenta el riesgo de colapso político. Y una nación en quiebra está a merced de sus acreedores y de los vecinos oportunistas. Así que la sociedad europea está en grave peligro.

Los EE.UU. no están demasiado lejos detrás en la misma carretera hacia la insolvencia. Su tasa de fertilidad no es tan anémica como los de las nacionescon problemas de Europa, pero en 1.9 de hijos por mujer ya está por debajo de la tasa de reemplazo, y está bajando.

Mientras tanto, su deuda pública asciende a casi 45.000 dólares por cada hombre, mujer y niño en los EE.UU., y se está disparando. Estas cifras son francamente insostenibles. No puede sobrevivir como una nación segura, independiente a menos que se inviertan las tendencias.

Estas mismas tendencias son las que hoy están actuando en cada país latinoamericano.

Líderes de otros países han reconocido el peligro del “invierno demográfico”, y adoptado políticas para combatirlo. La Rusia de Vladimir Putin, ha ofrecido bonos sustanciales en efectivo (casi U$S 10,000) a las mujeres que tengan más de un hijo y ha expresado que la familia ideal es con tres hijos. En Irán, Mahmoud Ahmadinejad, propuso reducir la edad legal para contraer matrimonio, y exhortó a las parejas jóvenes descartar la idea de que“dos es suficiente.”

LA ANTICONCEPCIÓN: UN RIESGO DE SEGURIDAD NACIONAL

 

Sin embargo, el liderazgo político occidental está muy involucrado en promover y subsidiar el uso de anticonceptivos, al punto de exigir su inclusión en las políticas de atención de la salud. 

Es una obviedad en política que cuando el gobierno subsidia un cierto tipo de comportamiento, el comportamiento se vuelve más común. En momentos en que la tasa de fecundidad entre los ciudadanos ya está muy por debajo del nivel de reemplazo, y el uso de anticonceptivos es ya casi universal, los gobiernos siguen en campaña para animar a las parejas jóvenes a no tener hijos, defienden y promocionan la anticoncepción y al aborto.

Esta política que resta cantidad de futuros ciudadanos que pueden pagar pone en peligro la estabilidad a largo plazo de estos países como naciones.

La cruzada a favor de los anticonceptivos, por ejemplo de la administración Obama, sólo puede animar a los que están esperando ansiosamente el colapso del país.

Dejando a un lado los argumentos éticos: el peligro para la moral pública y la estabilidad familiar, la promoción de la anticoncepción está socavando laseguridad nacional en todo occidente.

 

Fuentes: Catholic CultureSignos de estos Tiempos

forosdelavirgen.org  17-02-2014