Miércoles, 03 Agosto 2022 10:52

Un grupo de laicos italianos “preocupados por la Iglesia” escribe una carta abierta a los obispos alemanes

Una Iglesia que no “se avergüence de Cristo”. Esto piden, en una carta abierta dirigida al episcopado alemán, un grupo de laicos italianos preocupados por la peligrosa deriva del camino sinodal y la unidad de la Iglesia.

 

Publicamos el comunicado sobre la carta abierta que un grupo de fieles laicos católicos italianos ha escrito recientemente al Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Georg Batzing.

 

El 30 de julio de 2022, algunos fieles laicos católicos (162 hasta la fecha), animados por la preocupación de que se salvaguarde siempre la unidad de la Iglesia, escribieron una carta abierta (cuyo texto se encuentra al pie) al actual Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Georg Batzing, quien también es uno de los coordinadores del Sínodo Alemán, que actualmente está en marcha.

 

Muchos obispos ya han expresado públicamente su seria preocupación por las conclusiones a las que parece seguro que este Sínodo pretende llegar a toda costa. Incluso el cardenal alemán Walter Kasper dijo estar muy preocupado por el progreso del Sínodo, usando palabras muy duras (“Es un golpe de estado”). El 21 de julio, la Santa Sede hizo pública una declaración en la que afirma que «no sería lícito iniciar en las diócesis, antes de un acuerdo acordado en la Iglesia universal, nuevas estructuras oficiales o doctrinas, que representarían una herida a la comunión eclesial y una amenaza a la unidad de la Iglesia». Este llamamiento, según leemos, no fue aceptado por quienes presiden el Sínodo. Impulsados también por esta última actitud, los suscriptores de la carta abierta, como miembros del único «pueblo de Dios».

 

La carta abierta, en 4 puntos, reitera la necesidad de que se garantice la unidad de la Iglesia, pide que el Sínodo aporte a los fieles certezas y no confusiones, espera que la Iglesia no se rinda a las «modas» de los tiempos y que no tiene «Vergüenza» de Cristo. En apenas unos días, 162 fieles laicos firmaron personalmente la carta, que permanece «abierta».

 

infovaticana.com