Imprimir esta página
Jueves, 04 Agosto 2022 14:10

Mons. Barrio a los jóvenes: «No tengáis miedo de la vida, por favor. La vida es bella, la vida es para vivirla y para darla a los otros»

La Peregrinación Europea de Jóvenes 2022 dio comienzo ayer en la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela con un acto presidido por el arzobispo Julián Barrio.

 

«El Apóstol Santiago ha sido el portavoz de vuestras inquietudes y esperanzas, mientras veníais peregrinando», ha expresado el arzobispo, Julián Barrio, a los jóvenes en el acto de apertura de la PEJ en la plaza del Obradoiro. «¡La Iglesia Compostelana os acoge con gozo! ¡También los jóvenes de las Diócesis de Galicia os reciben con afecto!«, ha expresado en varios idiomas el prelado.

 

Con ilusión, Barrio ha pedido a jóvenes que enciendan «estrellas en la noche de otros jóvenes, os invita a mirar a los verdaderos astros, esos signos tan variados que nos da para que no nos quedemos quietos, sino que imitemos al sembrador que miraba a las estrellas para poder arar el campo… Cristo mismo es para nosotros la gran luz de esperanza y de guía en nuestra noche, porque Él es la estrella radiante de la mañana que anuncia la vida que vale la pena».

 

En estos días de «gozo y encuentro» el prelado ha recordado a todos los jóvenes de España, de Europa y de otros continentes. «¡Cómo no tener presentes a los jóvenes de Ucrania y de otros países en guerra! Nos unimos a ellos con la oración».

 

Claves para estos días

 

Uno de los consejos que el arzobispo compostelano ha querido lanzar a los jóvenes ha sido el de «afinar los silencios de vuestra alma llena de preguntas. Desde vuestra disponibilidad y generosidad Jesús os llama a hacerle presente en el acontecer de la vida, convirtiéndoos en seguidores, testigos y evangelizadores. Aportáis a la Iglesia la belleza de vuestra juventud, dándoos sin recompensa».

 

En segundo lugar, les ha pedido «mirar con confianza hacia el futuro. No paséis por la vida, vividla responsablemente. Los cristianos no retienen con nostalgia el pasado, sino que el compromiso es acceder a la memoria eterna del Padre, y esto sólo es posible viviendo una vida de caridad».

 

Por último, les ha dicho, que «no hay espacio en vosotros para la fatiga espiritual. En los nuevos horizontes descubiertos cada día en vuestra relación con Dios, habéis prescindido de todas aquellas cosas superficiales y accesorias que pesan en la mochila de la existencia y que impiden caminar ligeros».

 

Los interrogantes de los jóvenes

 

El Señor conoce vuestros interrogantes. «No tengáis miedo de la vida, por favor. La vida es bella, la vida es para vivirla y para darla a los otros». Europa, ha dicho, «con tantas heridas os necesita llenos de esperanza. Caminad llevando la bandera de la paz y de una convivencia serena donde la verdad sea verdad y se respire el aire de la sinceridad, donde la solidaridad sea la moneda corriente, donde todos hombres y mujeres, de cualquier raza o condición, sean considerados igualmente hijos de Dios, construyendo una Europa acogedora y solidaria».

 

Por eso, les ha pedido que se pongan en marcha «hacia un mundo más joven» y que renueven «el compromiso de vuestro servicio humilde, sencillo, callado que, como el grano de trigo enterrado en el surco, da fruto abundante». La Iglesia «necesita vuestro entusiasmo, vuestra fe. Cuan lleguéis donde nosotros todavía no hemos llegado, tened paciencia para esperarnos», ha concluido visiblemente emocionado el prealdo, que ha recibido un afectuoso aplauso por parte de los jóvenes.

 

infocatolica,com