Imprimir esta página
Viernes, 05 Agosto 2022 10:55

«Nuestra religión no dice que debamos sentarnos y dejarnos matar. Tenemos todo el derecho a defendernos»

El arzobispo emérito de Abuja, cardenal John Onaiyekan, ha aprovechado su presencia en la la 19ª Asamblea Plenaria del Simposio de la Conferencia Episcopal de África y Madagascar (SECAM) que acaba de concluir este 31 de julio en Accra, Ghana, para advertir de la situación dantesca que se vive en Nigeria.

 

El cardenal asegura que «hay una gran inseguridad en todo el país, cada día matan a gente, los bandidos y los terroristas parecen tener vía libre. No sabemos dónde están las fuerzas de seguridad». 

 

Y añade:

«La situación de la seguridad en Nigeria se nos está yendo de las manos. Nadie está a salvo, no sólo los cristianos. Es como si el gobierno hubiera perdido el control»

 

El purpurado indica que tanto cristianos como musulmanes son víctimas de la violencia perpetrada por «criminales que van por ahí matando ilegalmente a personas inocentes».

 

Desde 2009 - cuando surgió la insurgencia de Boko Haram, uno de los mayores grupos islamistas de África, con el objetivo de convertir el país en un Estado islámico - Nigeria ha sufrido continuos ataques terroristas indiscriminados contra diversos objetivos, entre ellos grupos religiosos y políticos, así como civiles. La situación se ha complicado aún más por la implicación de los pastores Fulani, de mayoría musulmana, también conocidos como la Milicia Fulani, que a menudo se han enfrentado a los agricultores cristianos:

 

«Están matando a más musulmanes que cristianos, lo que confirma que no es una guerra de musulmanes contra cristianos. Muchos musulmanes están sufriendo tanto como nosotros. Cuando un sacerdote es asesinado, todo el mundo lo sabe. Pero cuando se trata del asesinato de 50 aldeanos en el estado de Katsina, nadie sabe nada. Estamos seguros de que mueren más musulmanes que cristianos porque el centro de la violencia está en los estados del norte, dominados por los musulmanes».

 

El cardenal continúa diciendo que no se puede seguir así y que «si el gobierno no interviene, hay espacio abierto para todos, ya sea Boko Haram o cualquier otro criminal. No es una cuestión de cristianos y musulmanes. Es una cuestión de respeto y defensa de la vida humana».

 

«Desgraciadamente», señala, «muchos de los autores han seguido llevando la bandera del Islam. Mi respuesta es que los cristianos deben seguir siendo firmemente cristianos y saber ser fieles a su religión. Cuando se trata de defendernos, debemos empezar a trabajar en los medios para defendernos de los delincuentes. Nuestra religión no dice que debamos sentarnos y dejarnos matar. Tenemos todo el derecho a defendernos».

 

El cardenal concluyó animando a los cristianos a ser fieles a su vocación:

 

«Sed buenos cristianos allí donde estéis. Si eres cristiano y formas parte de las fuerzas armadas, haz tu buen trabajo para proteger a la gente».

 

El país está cerca de las elecciones para elegir al presidente, vicepresidente, senadores y diputados, previstas entre febrero y marzo de 2023.

 

infocatolica.com