Miércoles, 21 Septiembre 2022 11:49

El Angelicum de Roma acoge el Undécimo Congreso Internacional de Tomismo

El Angelicum, la universidad dominica de Roma, acoge esta semana a más de 300 teólogos de todo el mundo para debatir sobre las enseñanzas de Santo Tomás de Aquino en el contexto de nuestros tiempos. El congreso concluirá el próximo sábado y está previsto que el Papa reciba en audiencia privada a los participantes el jueves.

 

Por primera vez en casi 20 años, la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino (el «Angelicum»), con sede en Roma, ha reanudado su tradicional conferencia internacional sobre las enseñanzas del gran doctor medieval de la Iglesia que da nombre a la universidad.

 

A lo largo de seis días, los estudiosos, procedentes principalmente de Italia, América, Francia, España y Polonia, compartirán reflexiones e impartirán conferencias sobre el tema: «Los recursos de la tradición tomista en el contexto actual».

 

Los estudiosos tomistas han calificado el congreso como un gran «acontecimiento», ya que la última reunión de este tipo se celebró en 2003 y la actual tuvo que aplazarse continuamente los tres últimos años a causa de la pandemia de Covid.

 

«La gracia no destruye la naturaleza»

 

El congreso, que está organizado tanto por el Angelicum como por la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino, responde al deseo de teólogos y filósofos tomistas de reflexionar, en medio de otros temas más tradicionales en este tipo de coloquios, sobre los retos actuales de la sociedad, incluyendo las cuestiones más contemporáneas.

 

Por ejemplo, Gregory Reichberg, miembro del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo, habló el martes sobre la inteligencia artificial y la metafísica tomista. También hubo una charla titulada «Reivindicar la antropología de Aquino en la era de la neurociencia».

 

«El principal y esencial (principio básico del tomismo) reside en el adagio de que la gracia no destruye la naturaleza, sino que la mejora y perfecciona», ha señalado el teólogo Guy Bedouelle.

 

«Así, lo que se puede creer por la fe no puede contradecir lo que se conoce por la razón», señala el dominico francés, repitiendo la enseñanza clásica del conocido como Doctor Angélico.

 

Pero aunque los principios no han cambiado, la doctrina desarrollada por Tomás de Aquino (1224-1274), ha cambiado de estatus en la Iglesia Católica en las últimas décadas.

 

«Una opción teológica libremente elegida»

 

Por ejemplo, el tomismo ya no es la enseñanza teológica preferida en la Iglesia como lo era antes del Concilio Vaticano II (1962-65).

 

Tampoco sigue siendo la «herramienta de represión contra los modernistas», como lo fue en la primera mitad del siglo XX, admite el padre Serge-Thomas Bonino, otro dominico francés que es el decano de filosofía del Angelicum.

 

«Hemos pasado de una época en la que todo el mundo tenía que ser tomista a que sea una opción teológica que uno elige libremente», dice.

 

«Después del Concilio, el tomismo perdió su carácter cuasi oficial en la Iglesia católica», señala Bonino.

 

Muchos de los teólogos que asisten a la conferencia de Roma son de Estados Unidos, donde el tomismo tiene muchos adeptos.

 

«En comparación con 2003, ha habido un verdadero cambio hacia Estados Unidos, donde los hispanos estaban muy presentes», señala el padre Bonino.

 

«En Estados Unidos, toda una corriente del tomismo está muy marcada por la lógica y el rigor del razonamiento, que olvida un poco la dimensión histórica del tomismo», dice.

 

Un «tomismo tradicionalista»

 

De hecho, Bonino, que es uno de los impulsores del congreso internacional de Roma, advierte contra la tentación de tomar la doctrina de Santo Tomás de Aquino como un todo «fijo».

 

«En los últimos años, hemos redescubierto que Tomás fue un exegeta y un predicador, mientras que hemos tendido a ignorar este aspecto histórico», afirma.

 

La doctrina de Santo Tomás aparece a veces hoy como un refugio para una visión de la identidad católica.

 

«Sigue habiendo un tomismo de combate, dirigido por ámbitos tradicionalistas», señala el padre Bonino.

 

Dice que este «tomismo tradicionalista» está marcado por una «aversión al enfoque histórico de Santo Tomás».

 

«Como si fuera una especie de teólogo inmutable», dice el dominico.

 

«Sin embargo, sí evolucionó, entre el principio y el final de su vida, por ejemplo en lo que dice sobre la gracia o sobre el lugar de las pasiones en la existencia humana», dice el decano de filosofía.

 

Pero más allá de los círculos tradicionalistas, Santo Tomás de Aquino también puede responder a «una necesidad de seguridad teológica» que buscan algunos jóvenes, reconoce el padre Bonino.

 

Dice que esta necesidad de seguridad es «comprensible», pero es algo «que puede evolucionar».

 

Se espera que los participantes en el congreso tomista tengan una audiencia privada el jueves con el Papa Francisco.

 

 

infocatolica.com