Domingo, 20 Noviembre 2022 11:22

Los cardenales de la Curia exponen a los obispos alemanes las cuestiones innegociables que no pueden cambiar en su sínodo

Ayer lugar una reunión entre los responsables de varios Dicasterios de la Curia y los obispos alemanes presentes en Roma con motivo de su visita ad limina. Mons. Oster, obispo de Passau, aseguró tras el encuentro que los cardenales curiales señalaron que hay asuntos que no pueden ser negociados ni abordados por el camino sinodal alemán, que ha estado cerca de ser suspendido a petición de los cardenales de la Curia.

 

Según la oficina de prensa de la Santa Sede, Mons. Georg Bätzing, obispo de Limburgo y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, «ofreció una lectura de los trabajos del Camino sinodal alemán, y destacó su espíritu, basado en la escucha del Pueblo de Dios y en el dolor por los abusos cometidos por miembros del clero. Mons. Bätzing también enumeró los temas tratados en las asambleas: Poder y división de poderes en la Iglesia - Participación comunitaria y planificación misionera; La vida sacerdotal hoy; Las mujeres en los ministerios y cargos de la Iglesia; Vivir en relaciones que funcionan - Vivir el amor en la sexualidad y en las relaciones de pareja. Por último, el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana expresó su aprecio por los trabajos del Sínodo convocado por el Papa para toda la Iglesia y por la decisión de ampliar el plazo del Sínodo».

 

A continuación, los informes teológicos de los cardenales Luis Francisco Ladaria, Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y Marc Ouellet, Prefecto del Dicasterio para los Obispos, «han abordado con franqueza y claridad las preocupaciones y reservas sobre la metodología, los contenidos y las propuestas del Camino sinodal, proponiendo, en beneficio de la unidad de la Iglesia y de su misión evangelizadora, que se incluyan en el Sínodo de la Iglesia Universal las peticiones que han surgido hasta ahora».

 

En el diálogo que se abrió después -informa el comunicado conjunto- participaron numerosos obispos alemanes y representantes de la Curia. Así surgió la importancia y también la urgencia de definir y profundizar en algunos de los temas destacados, por ejemplo, los referidos a las estructuras de la Iglesia, al ministerio sagrado y al acceso a él y a la antropología cristiana.

 

Ninguna concesión

 

El obispo de Passau, Stefan Oster, no ve ninguna concesión en el Vaticano con respecto al Camino Sinodal en Alemania. Por el contrario, escribió en Facebook el viernes por la noche, ha «percibido claras contradicciones a las cuestiones que, desde mi punto de vista, se discuten más intensamente en nuestro país». Estos fueron los temas de la antropología cristiana, así como de la eclesiología, con los que se relaciona el acceso al ministerio ordenado.

 

«También hemos escuchado una clara oposición en Roma a las recientes propuestas de Alemania en los debates sobre el progreso del ecumenismo», dijo Oster sobre la reunión de los obispos alemanes con los cardenales de la curia. Algunos temas eran «innegociables».

 

El moderador de la reunión, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, subrayó que «estas intervenciones romanas deben ser tenidas en cuenta en el curso posterior del Camino Sinodal». Estas propuestas han evitado una moratoria del Camino Sinodal, que también se propuso, «para que pueda continuar, teniendo en cuenta las intervenciones realizadas».

 

En definitiva, el obispo asegura que vuelve a casa con la impresión de «que es necesario seguir profundizando en todas las cuestiones candentes». Considera que «los aspectos esenciales del Evangelio hoy no son simplemente compatibles con las tendencias imperantes en una sociedad como la nuestra». El Papa Francisco, en particular, ha hecho hincapié en la relevancia de la evangelización. Mons. Oster asegura que en general, vuelve a casa agradecido y animado.

 

 

infocatolica.com