Martes, 22 Noviembre 2022 10:09

El cardenal Dolan recuerda que el matrimonio «es la unión de un hombre y una mujer para toda la vida»

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha emitido una nota a raíz de la votación del pasado 16 de noviembre de 2022, en la que el Senado de los Estados Unidos votó 62 a 37 para promover la «Ley de Respeto al Matrimonio», donde se incluye la unión entre personas del mismo sexo.

 

En respuesta, el cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, presidente del Comité para la Libertad Religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos,, ha afirmado que “es profundamente preocupante que el Senado de EE.UU haya votado a favor de la posible aprobación de la Ley de Respeto al Matrimonio, que esencialmente codificaría el fallo de la Corte Suprema en Obergefell que estableció un derecho constitucional a los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo».

 

Además, el purpurado sostiene que “la Iglesia Católica siempre defenderá el significado único del matrimonio como una unión exclusiva y de por vida de un hombre y una mujer. Al hacerlo, se nos unen millones de lo que el Tribunal de Obergefell llamó estadounidenses ‘razonables y sinceros’, tanto religiosos como seculares, que comparten esta comprensión tradicional de la verdad y la belleza del matrimonio».

 

Dolan añade en su escrito que “los senadores que promueven la Ley han afirmado que su proyecto de ley enmendado ‘respeta y protege las libertades religiosas de los estadounidenses’, pero las disposiciones de la Ley que se relacionan con la libertad religiosa son insuficientes».

 

El obispo de Nueva York denuncia que «la Ley se utilizará como prueba para que los creyentes religiosos deban rendirse al interés del Estado en reconocer a las personas del mismo sexo». “El proyecto de ley es un mal negocio para los muchos estadounidenses valientes con fe y sin fe que continúan creyendo y defendiendo la verdad sobre el matrimonio en la plaza pública hoy», agrega el cardenal.

 

Por último, subraya que «la Ley no logra un equilibrio que respete adecuadamente el compromiso de nuestra nación con el derecho fundamental de la libertad religiosa. Los senadores que apoyan la Ley deben revertir el rumbo y considerar las consecuencias de aprobar una ley innecesaria que no proporciona protecciones afirmativas para los muchos estadounidenses que tienen esta visión del matrimonio como verdadera y fundamental para el bien común”.

 

 

infovaticana.com