Martes, 22 Noviembre 2022 10:27

Mons. Burbidge: no se puede permitir que los políticos contrarios a la enseñanza de la Iglesia actuen como maestros de la fe

El nuevo presidente del comité provida de la Conferenia Episcopal de EE.UU, Mons. Michael Burbidge, asegura en relación a los políticos católicos proabortistas que «no podemos permitir que nadie, especialmente en el ámbito público, incluidos los cargos electos, actúe como si fueran los maestros cuando se presentan como católicos y actúan de forma contraria»

 

El obispo Michael Burbidge, de Arlington, Virginia, fue elegido el 16 de noviembre como presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB), ya que su anterior presidente, el arzobispo William Lori, de Baltimore, fue elegido en su lugar como vicepresidente de la conferencia.

 

El obispo Burbidge, de 65 años, ha servido anteriormente dentro de la USCCB como presidente del Comité de Comunicación de los obispos y se ha manifestado en el pasado sobre cuestiones provida. Habló con el Register después de su elección sobre su visión de la divulgación provida y cómo abordar el escándalo de los políticos católicos proabortistas.

 

En este clima post-Dobbs, ¿cuáles considera que son las prioridades del comité y cuáles son los retos que prevé?

 

Las prioridades serán las mismas: continuar con el gran trabajo que ha hecho el arzobispo Lori, nuestro nuevo vicepresidente de la conferencia, consistente con la defensa, el testimonio en nombre de la vida humana, y también el servicio en nombre de la vida humana. Mientras celebramos la anulación de Roe v. Wade -es una gran victoria pro-vida- tengo muy presente a quienes, durante todos estos años -muchos se han ido a casa con Dios-, pero durante muchos años rezaron para que llegara ese día en que viéramos esa anulación. Dios utilizó su paciencia, su perseverancia y su testimonio de forma milagrosa.

 

Nuestro trabajo no es menor porque sabemos que el foco de atención ha cambiado a los estados, y tenemos mucho trabajo que hacer en la educación, incluso entre nuestros propios fieles, para saber que este trabajo de protección de la vida está en un momento muy crítico, donde estamos viendo leyes en varios estados - referéndums que se proponen que son extremos, sin restricciones, y la financiación federal del aborto.

 

Tenemos mucho trabajo que hacer para educar a los fieles sobre lo que está sucediendo, no sólo a nivel federal, sino también a nivel estatal, y luego inspirarles a llevar su fe a la arena pública. Y eso es involucrando a sus funcionarios electos, dando testimonio pacífico en las marchas estatales en nombre de la vida humana, y continuando nuestras iniciativas y esfuerzos muy pro-vida de servir a la vida. Las madres que se encuentran en crisis de embarazo o los padres que tienen dificultades económicas o con las necesidades básicas de los niños, estamos aquí para ayudar a servir, para acompañar a las madres y a los padres. Así que todas esas cosas son nuestras prioridades ahora.

 

Tenemos un presidente que se describe a sí mismo como católico, pero que promueve el aborto legal. ¿Qué opina sobre la confusión que esto provoca?

 

Tenemos que tener siempre claras las enseñanzas de nuestra Iglesia católica, y no podemos permitir que nadie, especialmente en el ámbito público, incluidos los cargos electos, actúe como si fueran los maestros cuando se presentan como católicos y actúan de forma contraria, en completa oposición a lo que siempre hemos mantenido como verdadero y siempre mantendremos como verdadero.

 

No podemos cambiar el Evangelio: Toda la vida humana es de Dios como sagrada y debe ser protegida. Debemos seguir siendo muy claros en nuestras enseñanzas e intentar asegurarnos de que hacemos nuestra parte para evitar que los fieles se escandalicen cuando personas de cualquier ámbito afirman públicamente ser católicos y luego dicen algo que es completamente contradictorio con lo que significa defender el Evangelio de la vida. Eso es algo que vamos a tener que seguir haciendo con constancia.

 

Muchos políticos, tras la anulación de Roe, se han vuelto más firmes en sus esfuerzos a favor del aborto y aún así se presentan a comulgar. ¿Cómo abordan esto los obispos?

 

Ese es el papel de un obispo; ese es el papel de un maestro: comprometer a los funcionarios públicos que se declaran católicos y luego actúan de forma contraria. Es nuestra obligación comprometernos con ellos y hablar con ellos y hacer todo lo posible para transformar sus corazones; y eso significa estar dispuestos a reunirnos con ellos, a dialogar con ellos, y también a animarles a ser realmente coherentes con lo que profesamos como católicos y a vivir esa fe. 

 

Nunca nos cansaremos de comprometernos. Nunca debemos dejar de contar con el poder del Señor y del Espíritu de Dios para transformar los corazones.

 

El arzobispo Lori esbozó una visión de «solidaridad radical» con las madres necesitadas, reconociendo una pertenencia mutua en este tema. Quería preguntarle su opinión sobre esa visión.

 

Solidaridad radical, es un gran término, pero no es sólo un término. Es lo que somos, y es lo que estamos haciendo. Me he sentido muy inspirado estos dos últimos días, y espero que nuestros fieles católicos lo sepan. Creo que nuestros católicos estarán muy orgullosos de su Iglesia y de lo que estamos haciendo como Conferencia Episcopal y como diócesis y parroquias en todo el país.

 

Los dos últimos días hemos escuchado, por ejemplo, informes de Catholic Charities USA y del incontable número de personas que han sido asistidas a través de Catholic Charities USA. Escuchamos a CLINIC [Catholic Legal Immigration Network Inc.], que está ayudando a proporcionar representación legal a nuestros hermanos y hermanas que son inmigrantes en nuestro país. Tuve el gran privilegio de hablar sobre la National Catholic Partnership on Disability, para referirme a lo que estamos haciendo para asegurarnos de que las personas con discapacidades intelectuales, de desarrollo y físicas estén plenamente comprometidas e incluidas en nuestras parroquias y nuestras escuelas y en nuestros programas de formación en la fe. Escuchamos al arzobispo ucraniano hablar de lo que hemos hecho como Iglesia en los Estados Unidos para ayudar a las personas, nuestros hermanos y hermanas en Ucrania, que están pasando por tanto sufrimiento. Escuchamos a los Servicios Católicos de Ayuda sobre todo lo que se está haciendo para ayudar a la gente, a los hermanos y hermanas de todo el mundo. Así que esta solidaridad se está viviendo de forma extremadamente generosa. ¿Por qué? Estamos a favor de la vida, y elevamos el carácter sagrado de la vida y la dignidad de toda persona humana.

 

Sólo podemos hacerlo porque los fieles son muy generosos con estos importantes ministerios de la vida. Pero es lo que somos. Es lo que creemos, y es coherente. Es coherente desde el primer momento de la concepción hasta la muerte natural.

 

Considera que la cuestión provida está relacionada con otras cuestiones, ¿correcto?

 

Por supuesto, absolutamente. Soy el enlace episcopal para las personas con discapacidad, pero eso es provida, ¿no? Y todo y cada una de las personas que están hoy aquí de pie y que hablan de la gran labor ministerial: Es pro-vida. Eso es lo que somos.

 

¿Qué opina de las protestas violentas, el vandalismo en las iglesias, la ira y la hostilidad extremas tras la anulación de Roe? ¿Cómo pueden responder a ello los antiabortistas?

 

Es muy inquietante saber que uno es el blanco de la ira, especialmente contra lo que es sagrado, y lo hemos visto. Es un recordatorio muy claro no sólo de la división, sino del odio, que lleva a la violencia que está tan presente en nuestro mundo. Pero en todo momento somos cristianos, y por eso sólo podemos responder a los actos de violencia con la voluntad de no aceptarlos, pero no con más violencia. Cuando vemos odio, tenemos que corresponder con amor; cuando vemos confusión y división, tenemos que ser pacificadores y unificadores.

 

Así que vivimos radicalmente el Evangelio cuando denunciamos cualquier forma de ataque contra las personas a causa de sus creencias religiosas y sus convicciones morales. Tenemos que denunciar que eso es inaceptable, pero la forma de responder a ello es siempre con amor, como hizo el propio Señor.

 

¿Qué opina de comprometer a los jóvenes en la cuestión provida?

 

Todos ven en sus propias familias, ya sea un hermano o una hermana u otro miembro de la familia, la alegría cuando llega un nuevo miembro a la familia, cuando nace un nuevo niño. Todos nos alegramos de ello porque es uno de los regalos más hermosos que Dios nos ha dado.

 

Tenemos que educar que el ataque a la vida se está llevando vidas inocentes y que ahora está llegando a un extremo. Creo que en el fondo de su corazón, muchos de nuestros jóvenes, no quieren ver la violencia que llega al niño dentro del vientre materno. Creo que tenemos que seguir educando sobre lo que está en juego aquí.

 

Queremos asegurarnos de que todas las madres y todos los padres sepan que nunca caminan solos, que caminamos con ellos. No queremos que tengan miedo. Queremos estar ahí para ellos; y si tienen dificultades con las finanzas, queremos estar ahí para ayudarles. Si necesitan asesoramiento, queremos estar ahí para ayudarles. Si no pueden permitirse la atención médica, queremos estar ahí para proporcionarles la atención médica, de modo que el aborto no tiene que ser la respuesta, porque eso va a provocar más daño en sus vidas y perjuicios.

 

Creo que si invitamos a los jóvenes a que nos ayuden, a que nos digan: «Ayúdanos a acompañar a los padres para que no tengan que elegir un aborto, forma parte de ese esfuerzo», creo que podemos hacer un mejor trabajo invitando a nuestros jóvenes adultos a que nos ayuden a dar a los padres todas las razones para elegir la vida y hacer que el aborto sea impensable. Sé que cuando invitamos a nuestros jóvenes adultos a servir, se acercan. Y cuando podemos decir: «Escuchad, sabéis que se van a salvar muchas vidas si se asegura a los padres que van a tener los cuidados y las necesidades, todo lo que necesitan. ¿Por qué no formamos parte de esa solución?».

 

Creo que si aumentamos nuestros esfuerzos para invitarles, podría ser parte de la solución.

 

 

infocatolica.com