Sábado, 26 Noviembre 2022 17:16

La Misa Rorate: Una antigua tradición litúrgica para cada sábado de Adviento

La Misa Rorate es una antigua tradición de Adviento que puede ser practicada los días sábados de este tiempo litúrgico.

 

En diciembre del 2016, el Papa Francisco dijo que, junto a la oración cotidiana y la contemplación de la Palabra de Dios, la participación en la Misa Rorate era una ayuda “para profundizar nuestra fe, abrir nuestros corazones a las necesidades de los otros y vivir mejor nuestra vocación cristiana”.

 

Por su parte, Benedicto XVI comentó en su autobiografía que durante su infancia “en el tiempo de Adviento, por la mañana temprano, se celebraban con gran solemnidad las misas Rorate en la Iglesia, aun a oscuras, solo iluminadas por la luz de las velas”.

 

“La espera gozosa de la Navidad daba a aquellos días melancólicos un sello muy especial”, explicó el hoy Papa Emérito.

 

La Misa Rorate de Adviento

 

El Adviento es un tiempo de espera por la pronta llegada del Señor en la Navidad. Por eso la Misa Rorate está llena de símbolos y gestos que ayudan a que los fieles puedan comprender ese misterio.

 

La Misa Rorate se celebra los días sábados de Adviento debido a que la Iglesia Católica dedica este día a la Santísima Virgen María, quien durante nueve meses esperó llena de amor el nacimiento del Señor.

 

El nombre "Rorate" viene del latín “Rorate caeli” (cielos, lloved), un tradicional canto de Adviento que se entona al principio de esta liturgia.

 

La Misa comienza antes del amanecer y sin iluminación en el templo. Las únicas luces contempladas en esta ceremonia son la de los candelabros en el altar y las velas de los fieles.

 

La oscuridad del templo recuerda las tinieblas del mundo antes de la llegada del Señor, mientras que las pocas luces encendidas simbolizan la lucha de los que quieren ser fieles a Dios en medio de las sombras.

 

El final de la Misa Rorate coincide con la salida del sol. Esto recuerda las palabras del profeta Zacarías, quien, lleno del Espíritu Santo, dijo que Cristo es “la luz que nace de lo alto a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz” (Lucas 1, 78-79).

 

 

aciprensa.com