Domingo, 22 Enero 2023 10:03

El suicidio asistido corre el riesgo de convertir la profesión médica en «zona prohibida» para los católicos

La Unión Católica ha advertido de que la introducción del suicidio asistido podría llevar a que la sanidad y la asistencia social se convirtieran en áreas «prohibidas» para los católicos y otras personas de fe.

 

La introducción del suicidio asistido podría convertir la profesión médica en una «zona prohibida» para los católicos, ha advertido la Unión Católica de Gran Bretaña.

 

Tras la decisión de la Comisión de Sanidad y Asistencia Social de la Cámara de los Comunes de abrir una investigación sobre el suicidio asistido a finales del año pasado, la Unión Católica realizó una encuesta en línea entre sus miembros y simpatizantes para conocer su opinión.

 

Los resultados de la encuesta, publicados el día 20 de enero del año en curso, revelan que el 88% de los encuestados piensa que la introducción del suicidio asistido dificultaría el acceso de los católicos y otras personas de fe a la profesión médica.

 

Los resultados también revelan la necesidad de ofrecer un mayor apoyo a las personas que se acercan al final de sus vidas, ya que sólo el 13% de los encuestados afirma que la oferta de cuidados paliativos en Inglaterra y Gales es suficiente.

 

Por otra parte, el 88% de los encuestados afirma que la ley no debería modificarse o debería hacerse más estricta para disuadir del suicidio asistido en Inglaterra y Gales. Sólo el 5% de los encuestados afirmó que la ley debería modificarse para que la búsqueda del suicidio asistido fuera legal en Inglaterra y Gales, mientras que sólo el 4% de los encuestados se mostró totalmente de acuerdo en que el suicidio asistido debería ser una prioridad para los parlamentarios.

 

Los comentarios se producen cuando la fase de consulta de una investigación parlamentaria sobre la posible introducción del suicidio asistido en Inglaterra y Gales llega a su fin.

 

La Unión Católica ha advertido de que la introducción del suicidio asistido podría llevar a que la sanidad y la asistencia social se convirtieran en áreas «prohibidas» para los católicos y otras personas de fe.

 

La vicepresidenta de la Unión Católica, Baronesa Hollins, comentó: «Los resultados de la encuesta de la Unión Católica son extremadamente preocupantes. Reflejan lo que muchos de los profesionales de la medicina hemos temido durante mucho tiempo: que el suicidio asistido podría llevar a que la sanidad y la asistencia social se convirtieran en áreas "prohibidas" para los católicos y otras personas de fe».

 

«Esto podría agravar aún más la escasez de personal existente en estas áreas y privar a la profesión médica de médicos y enfermeras con talento para el futuro», añadió Hollins, que es también catedrática de Psiquiatría de la Discapacidad de Aprendizaje en St George's, Universidad de Londres.

 

«El debate sobre el suicidio asistido debe centrarse en la mejor forma de atender a los enfermos terminales. Los cuidados paliativos de buena calidad son esenciales, y así se reconoció en la Ley de Salud y Cuidados de 2022. Hasta ahora, en demasiados lugares y en demasiadas ocasiones han faltado. Es evidente que existe un deseo generalizado, y un compromiso legal, de mejorar los cuidados paliativos. Por ahí es por donde tenemos que empezar. Me complace que la Unión Católica aborde este asunto en el Parlamento».

 

La Unión Católica utilizó los resultados de la encuesta como base de sus pruebas escritas para la investigación de la Comisión. Se espera que el Comité reciba testimonios orales antes de elaborar un informe y recomendaciones al Gobierno a finales de año.

 

 

infocatolica.com