Lunes, 23 Enero 2023 09:43

Iglesia Anglicana: sí a las bendiciones, no al matrimonio de parejas homosexuales

Los grupos LGTBI están que trinan contra la Iglesia Anglicana, que ha renovado su negativa a celebrar matrimonios sacramentales entre personas del mismo sexo, aunque admite bendiciones de las parejas en las iglesias. La puntita nada más.

 

Es un inusual gesto de valentía, aunque no le vemos mucho futuro: una Iglesia que nació por plegarse a los caprichos de un tirano, Enrique VIII, la anglicana no es famosa por resistir mucho o mucho tiempo las presiones del poder, especialmente del nacido de la opinión pública.

 

Han pasado por el aro en anticoncepción, aborto, sacerdotisas, obispas, sacerdotes homosexuales y transgénero… Después de todo eso, tan imposible de justificar acudiendo a las Escrituras, es un poco difícil decir “hasta aquí”.

 

Pero lo cierto es que lo han hecho, a medias. Los anglicanos han rechazado las solicitudes para celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo, proponiendo, en su lugar, que las parejas homosexuales casadas por lo civil reciban en su iglesia la bendición de su párroco.

 

Todo esto ha quedado plasmado en un documento surgido tras una prolongada polémica que resurge cada cierto tiempo con irritante regularidad.

 

Es, por supuesto, EL debate, el mismo que arrecia en la sociedad civil a todas horas, por parte de un colectivo que empezó pidiendo tolerancia y que ahora no tolera disidencia u oposición. Y que exige que las iglesias renuncien a milenios de doctrina para acomodarse a sus demandas. Es, en definitiva, algo que se ha colado en el mismo instrumentum laboris del sínodo de la sinodalidad, siquiera como tema de discusión.

 

La propuesta aún tiene que presentarse el mes que viene al Sínodo General, órgano de gobierno de la Iglesia Anglicana, pero los prelados ya han saltado a la palestra para asegurar que no hay cambios en la doctrina actual que establece el matrimonio solo entre un hombre y una mujer. La bendición de las bodas civiles será voluntaria y se permitirá la objeción de conciencia de los párrocos contrarios al pecado nefando.

 

El número dos del escalafón anglicano, el arzobispo de York, Stephen Cottrell, se ha apresurado a declarar en la BBC que la propuesta es un “auténtico paso adelante, algo importante. No es el final del viaje, pero hemos alcanzado un hito. Por primera vez, las personas que se han casado por lo civil entre personas del mismo sexo pueden venir a la iglesia para asegurarse de que sus relaciones sean reconocidos y reciban la bendición de Dios».

 

De que no es el final del viaje estamos seguros: nunca lo es para la Iglesia de Inglaterra.

 

 

infovaticana.com