Lunes, 23 Enero 2023 09:52

Nueva York comienza a distribuir píldoras abortivas gratuitas a quien quiera

Una clínica del barrio neoyorquino del Bronx ha empezado a administrar píldoras abortivas sin coste alguno y a disposición «de cualquiera».

 

Una clínica del barrio neoyorquino del Bronx ha empezado a administrar píldoras abortivas sin coste alguno y a disposición «de cualquiera», independientemente de que sea de dentro o de fuera de la ciudad.

 

El alcalde de la ciudad, Eric Adams, anunció el martes que los fármacos utilizados para matar a los niños no nacidos en el vientre materno estarán disponibles en cuatro clínicas públicas de la ciudad a finales de año, en respuesta a la histórica anulación del caso Roe contra Wade, la sentencia del Tribunal Supremo de 1973 que sostenía falsamente que el aborto era un derecho constitucional.

 

«Históricamente, no se ha dado prioridad a la salud de las mujeres», dijo el alcalde demócrata y afirmó que la anulación de Roe había «puesto en peligro la salud de las mujeres en todo el país». «Fue una decisión sobre el control de los cuerpos de las mujeres, sus elecciones y su libertad», dijo Adams.

 

En respuesta directa a la anulación de Roe, y señalando que esta semana se cumple el cincuenta aniversario de la aprobación de Roe, Adams anunció que a partir del 18 de enero «empezaremos a desplegar el aborto con medicamentos en las clínicas de salud sexual de nuestra ciudad».

 

Aunque la ciudad ya proporciona abortos con medicamentos en sus once hospitales públicos, señaló Adams, sin embargo «estamos ampliando el programa para llegar a más neoyorquinos», dijo.

 

«Ninguna otra ciudad del país, ni del mundo, tiene un departamento de salud pública que proporcione abortos con medicamentos», se jactó Adams. «Somos los primeros».

 

«Durante demasiado tiempo, la salud y la atención sanitaria se han centrado en los hombres... Si los hombres tuvieran la regla, la citología y la menopausia, tendrían vacaciones pagadas. Y si los hombres pudieran quedarse embarazados, no veríamos al Congreso intentando aprobar leyes que restringieran el aborto», afirmó el alcalde.

 

El departamento de sanidad de la ciudad financia la expansión de las píldoras abortivas con un fondo de 1,2 millones de dólares para «servicios de salud sexual». Ashwin Vasan, comisario del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad, declaró que las píldoras abortivas no sólo serán gratuitas en el punto de uso, sino que estarán «abiertas a cualquiera», una afirmación que introduce la cuestión de un límite de edad más bajo para la adquisición de los peligrosos fármacos.

 

El 3 de enero, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) flexibilizó sus directrices sobre el acceso a las píldoras abortivas mifepristona y misoprostol, permitiendo que los medicamentos se puedan comprar sin receta en las farmacias minoristas, siempre que esas farmacias «completen un Formulario de Acuerdo de Farmacia».

 

Aunque el fármaco sigue requiriendo receta, los profesionales médicos sólo tienen que certificarse a través del programa REMS «modificado» para prescribirlo, una cualificación que se ha simplificado. El Formulario de Acuerdo Farmacéutico no especifica ninguna supervisión médica, lo que significa que una mujer puede recibir una receta para la píldora abortiva de un médico certificado por el REMS y recoger las píldoras en una farmacia local sin más supervisión.

 

Según datos del gobierno recogidos por el Instituto pro-vida Charlotte Lozier, entre 2002 y 2015 las visitas al hospital tras el uso de la píldora abortiva aumentaron más de un 500%, en comparación con un aumento del 315% en las visitas tras un aborto quirúrgico.

 

El pasado mes de noviembre, una coalición de médicos y grupos médicos provida presentaron una demanda en la que impugnaban la aprobación por parte de la FDA del régimen de aborto químico con dos fármacos, alegando los peligrosos riesgos presentes tanto para las madres como para sus bebés no nacidos.

 

En el año 2000, la FDA categorizó el embarazo como una «enfermedad» para la que las píldoras abortivas podían considerarse un remedio, lo que llevó a la aprobación inicial de su uso.

 

«El embarazo no es una enfermedad, y los fármacos abortivos químicos no aportan ningún beneficio terapéutico», argumentaron los abogados de los médicos. «Acaban con la vida de un bebé y plantean complicaciones graves y potencialmente mortales para la madre».

 

«La FDA nunca tuvo autoridad para aprobar la venta de estos peligrosos fármacos. Instamos al tribunal a que escuche a los médicos a los que representamos, que tratan de proteger a niñas y mujeres de los peligros documentados de los fármacos abortivos químicos», añadieron.

 

Debido a los peligros asociados a las sustancias químicas inductoras del aborto, 22 fiscales generales firmaron el 13 de enero una carta conjunta dirigida a la FDA en la que exigían que la agencia anulara su nueva decisión.

 

«La decisión de la FDA de abandonar las restricciones de sentido común sobre la prescripción y administración a distancia de fármacos abortivos es ilegal y peligrosa», afirma la carta. «En contravención directa de la práctica de larga data de la FDA y el mandato del Congreso, el retroceso de la FDA de importantes restricciones de seguridad ignora tanto la salud de las mujeres y los estatutos federales directos. Le instamos a que revoque su decisión».

 

La FDA ha comunicado que responderá directamente a los fiscales generales.

 

Tras la relajación de las normas de la FDA sobre las píldoras abortivas, las cadenas de farmacias CVS y Walgreens anunciaron que empezarían a almacenar y dispensar estos fármacos.

 

 

 

infocatolica.com