Sábado, 03 Mayo 2014 08:44

El nuevo tratamiento de diabetes a partir de embriones humanos: ¿dónde están los límites éticos?

Investigadores estadounidenses consiguen clonar una célula obtenida de la piel de una enferma diabética en un óvulo generando así un embrión y extrayéndole células madres productoras de insulina
 
 
La investigación de Nueva York utiliza embriones humanos
 
 
ForumLibertas.com

Recientemente investigadores estadounidenses han difundido lo que han denominado un nuevo hito hacia el futuro tratamiento de la diabetes de tipo 1 al conseguir que una célula obtenida de la piel de una enferma se transformara -mediante una técnica de clonación y luego de cultivo especializado- en células madres productoras de insulina.

El nuevo trabajo es un avance hacia "la provisión de células de reemplazo genéticamente compatibles para trasplantes", según el coordinador del trabajo, Dieter Egli, investigador de la Fundación para la Investigación de Células Madre en Nueva York.

Con anterioridad, los científicos ya habían obtenido -con otros métodos menos controvertidos- células productoras de insulina que coincidían genéticamente con las de los pacientes, por lo que la nueva investigación debe observarse como una prometedora alternativa.

El trabajo parte en primer lugar de una técnica similar a la que se empleó en 1996 con la oveja Dolly. Los científicos toman el núcleo celular -donde reside la información genética- de una célula de la piel y la insertan en el interior de un óvulo al que previamente se le ha extraído el núcleo. Los nuevos óvulos se fusionan, se dividen y forman embriones. De ellos se retiran las células madre, que pueden convertirse en cualquier tipo de célula, también células beta productoras de insulina.

La clonación ha vuelto a la palestra de la mano de Shoukhrat Mitalipov, de la Universidad de Oregón, que mejoró los nutrientes para los óvulos y el momento adecuado para iniciar la división.

 

Polémica desde el punto de vista ético

 

Sin embargo, el descubrimiento no está exento de polémica y vuelve a sacar a la luz la necesidad de reflexionar sobre los límites éticos de la ciencia. El hecho es que el proceso descubierto implica una clonación que genera un embrión que no podrá crecer como ser humano, sino que se utiliza como un medicamente para salvar a otro diabético y ya en edad adulta.

Por lo tanto, este procedimiento sigue cuestionando su viabilidad moral y sigue siendo polémico desde le punto de vista de los valores. No se puede presentar este sistema como libre de toda carga ética, porque la tiene.

 

La industria de la manipulación de embriones aprovecha las “buenas intenciones”

 

El director del Centro de Bioética de Argentina, Jorge Nicolás Lafferriere, Doctor en Ciencias Jurídicas, ha advertido de que la industria de la manipulación de embriones humanos se expande aprovechándose de “las buenas intenciones de las personas”.

El doctor Jorge Nicolás Lafferriere ha indicado que “la ‘industria biotecnológica’ se expande, sobre todo a partir de un aprovechamiento de las buenas intenciones de las personas. Además,en nuestro tiempo las técnicas ya no sólo apuntan a los casos de ‘infertilidad’ sino que directamente se dirigen a satisfacer el ‘deseo reproductivo’, lo que engendra nuevos problemas éticos y jurídicos”.

Si bien ha advertido que actualmente se está realizando una “operación de prensa para forzar una legislación sobre fecundación artificial” en Argentina, el país “posee una larga tradición de defensa de la vida por nacer”.

“Ya desde su Código Civil en 1870 se reconocía que la persona humana comienza desde la concepción”, indicó.

Lafferriere señaló que “con la irrupción de las técnicas de fecundación artificial y la manipulación extracorpórea de embriones surgen nuevos problemas jurídicos porque las técnicas se realizan casi sin restricciones y conllevan problemas jurídicos”.

Estos problemas jurídicos, explicó, se refieren a “vulnerar el derecho a la vida a través del descarte de embriones en forma deliberada o bien por la alta tasa de pérdida de embriones”, así como “afectar el derecho a la identidad en los casos de fecundación con dación de gametos de terceros”.

Un tercer problema generado por la fecundación artificial y la manipulación de embriones humanos es la de “introducir una lógica de producción en la transmisión de la vida”.

El director del Centro de Bioética advirtió además que “sabemos que uno de los problemas más serios es el de los embriones congelados. Según la mayoría de la doctrina y la jurisprudencia en Argentina, esos embriones son personas”.

No así en todos los países del resto del mundo donde también se investiga con ellos como es el caso de los utilizados en la Fundación para la Investigación de Células Madre en Nueva York para su nuevo descubrimiento.

Todo ello cuando se ha demostrado que los mayores descubrimientos se han conseguido a partir de células madre adultas, que no ponen en riesgo ético la formación de un ser vivo nuevo.

Por ejemplo, recientemente se han conseguido crear células del corazón a partir de células madre embrionarias humanas, de esta forma se restaurarían satisfactoriamente los músculos del corazón dañados en ataques al corazón, según un estudio. Los resultados del experimento, que aparecen en la edición digital de este miércoles de 'Nature', sugieren que el enfoque debe ser viable en los seres humanos, según resaltan los propios autores que han experimentado con monos.

Un ejemplo más que el avance en la investigación celular va por otro camino. ¿Por qué se empeñan, pues, en poner en jaque los valores éticos investigando con embriones humanos?

 

forumlibertas.com  03-05-2014