Miércoles, 04 Junio 2014 06:12

¿Cómo se puede ayudar a un planeta muy poblado? Teniendo hijos

 

 

 

Contestación a los profetas de la catástrofe de la sobrepoblación.

 

 

Una estudiosa norteamericana invierte el prejuicio antinatalista que ha prendido en occidente: son precisamente las familias con niños las que tienen un mejor cuidado del medio ambiente y sus recursos.
 
Estas son las más dispuestas a yudar al planeta.

 

¿Cuántas veces hemos oído decir que la sobrepoblación está obstruyendo la tierra, que los recursos se terminarán pronto y que la única solución es una estricta política de control de la natalidad, sobre todo en el Tercer Mundo? 

Durante décadas, los científicos e intelectuales más o menos respetados han repetido que las “parejas con hijos son egoístas, narcisistas e irresponsables”, un verdadero desastre para los que aman el medio ambiente.

Lástima que las predicciones de las teorías catastróficas y, reforzadas por la voz de alarma sobre el calentamiento global y la moda ecológica galopante, nunca se hacen realidad, y ahora los datos muestran una clara tendencia al envejecimiento de la población y al establecimiento de tasas de natalidad que no pueden reponer la población que muere.

NO QUIEREN TENER HIJOS PARA SALVAR AL PLANETA

 

Para estos intelectuales confundidos, escribió en The Atlantic la Dra. Sheril Kirshenbaum – directora de la Encuesta de Energía de la Universidad de Texas (Austin), ex asesora del Senado de EE.UU. sobre temas de política energética y climática -, que ha llegado el momento de renunciar “a la idea de que lo más probable es que haciendo niños se vaya a destruir el planeta.” Por el contrario.

“Muchos de mis amigos y colegas académicos – escribe Kirshenbaum – anunciaron que no quieren a los niños para salvar el planeta”. 

“Pero sus cifras de población son una ecuación de entrada-salida simple en el que más personas crean más problemas”. Sin embargo, afortunadamente dice la investigadora que, “no es suficiente la matemática para comprender los mecanismos que cambian el equilibrio de la vida en la Tierra”, y la historia ha demostrado que “un planeta lleno de gente no está condenado necesariamente.” Mientras que las personas están dispuestas a cambiar “la forma en que elegimos vivir.”

DERRIBANDO MITOS

 

Kirshenbaum tiene la intención de derribar los mitos intelectuales que se establecieron gracias al éxito de las teorías como la de Malthus o la de Paul Ehrlich, el profesor de Stanford, autor del exitoso libro The Population Bomb (La bomba demográfica). El libro recuerda la científica, provocó pánico convenciendo a muchos de que “en las décadas siguientes no habría suficiente comida para alimentar al mundo.”

Por lo tanto, la “sobrepoblación comenzó a aparecer como la crisis ambiental por excelencia de nuestro tiempo” y renunciar a los niños se convirtió en una virtud.

Sin embargo, “cinco décadas después,” las “predicciones” de Ehrlich y los maltusianos aún no han llegado a pasar. Por el contrario, dice Kirshenbaum, la población mundial sigue creciendo, y lo más importante que mejora la calidad de vida aún en las regiones pobres de África y Asia.

Y, paradójicamente, si bien es cierto que “en 2050 la población humana alcanzará un pico de 10 mil millones de personas y luego disminuirá por primera vez en la historia moderna”, porque la tasa global de fecundidad ha descendido de 5 hijos por mujer en los años sesenta a 2,5 hoy en día, y es precisamente a causa de los avances que se han hecho caer las tasas de mortalidad infantil en el mundo.

PROBLEMA DE LOS RESIDUOS 

 

Si incluso ahora, “un billón de personas en el mundo sufren de hambre crónica” no es porque carecen de los recursos, sino “porque la comida no les llega”, escribe Kirchenbaum.

El problema es de desperdicio y distribución. Por lo tanto,

“el camino que tenemos para ejercer un impacto inmediato es simplemente contener la pérdida de los alimentos, que en los EE.UU. y Europa es aproximadamente la mitad de lo que producimos. (…) En EE.UU. treinta y un millones de toneladas de alimentos producidos cada año no se consumen”. 

Y la pregunta es también acerca de la energía, ya que “los alimentos que se pierden por la energía” que se utiliza en su producción. Pero la ventaja de la “Revolución Verde”, dice la investigadora estadounidense, es, precisamente, que “ha hecho posible producir más alimentos”, tanto es así que hoy en día “cuándo y dónde se producen hambrunas, es en gran parte debido más a déficits distributivos que a la falta de recursos”.

MEJOR MULTIPLICARSE  

 

Así que el futuro del mundo, de acuerdo con Kirchenbaum, depende del  hombre y sus opciones, que es precisamente con lo que “muchos de mis colegas están luchando.” 

La investigadora escribe:

“En la Universidad de Texas en Austin, examino las actitudes respecto a la energía y el ambiente. En los últimos años empecé a notar que las personas con niños tienden a estar más preocupadas por el medio ambiente que la población general y más interesadas en cambiar su comportamiento para ser consumidores inteligentes. Por ejemplo, los padres son más propensos a admitir que el cambio climático está ocurriendo. También expresan un mayor interés en la compra de coches con una alta eficiencia energética y la instalación de paneles solares”. 

Así, paradójicamente, cuando las parejas en buena posición de países desarrollados optan por no tener hijos para “el bien del planeta”, pueden estar motivadas por buenas intenciones “pero de hecho, los datos muestran que no están haciendo inversiones a largo plazo”. 

Y si antes sólo se podía “suponer que los padres sienten que tienen una mayor responsabilidad en el futuro y quieren lo mejor para sus familias, ahora tenemos datos que muestran que es verdad.”

 

Fuentes: Tempi, Signos de estos Tiempos  03-06-2014