Martes, Agosto 20, 2019

Política de Estado


Jueves, 02 Octubre 2014 10:38

El hombre y la mujer de hoy necesitan desesperadamente saber por qué es bueno casarse

 

Expertos mundiales en el matrimonio envían una carta al Papa Francisco y al Sínodo

 

Expertos en el matrimonio y valedores de esta institución en todo el mundo han firmado una carta abierta dirigida al papa Francisco y a los miembros del próximo Sínodo sobre la familia.
 
La carta se concentra en los retos principales que afectan a la familia en el mundo hoy y reafirma con fuerza las verdades eternas sobre el matrimonio.
 
Firmada por 48 expertos y líderes de varios países, católicos y no católicos, la carta ha sido enviada al Vaticano en junio a través del nuncio papal, monseñor Carlo Maria Viganò.
 
Este es el texto completo (ver original en inglés):
 
 
* * *
Santo Padre, Eminencias y Excelencias,
 
¡Estamos contentos de que el Santo Padre haya captado la atención de todo el mundo y tanta buena voluntad hacia la fe cristiana! Como otras personas, estamos profundamente tocados por sus expresiones de amor y misericordia, que hacen resonar el amor y la misericordia de Cristo, sobre todo por los que están indefensos y abandonados.
 
En este contexto, alabamos la decisión de convocar un Sínodo extraordinario de obispos para examinar los retos del matrimonio y la familia. Como cada uno de vosotros, creemos que la familia es, como la misma Iglesia, la mayor manifestación institucional del amor de Cristo. Para cuantos deseamos amar como Él quisiera que amáramos, el matrimonio y la familia son indispensables, tanto como vehículos de salvación, que como baluartes de la sociedad humana.
 
Los papas recientes han subrayado muy claramente estos aspectos. Por ejemplo, el papa Benedicto XVI escribió que “el matrimonio es un instrumento de salvación no sólo para los casados, sino para toda la sociedad”. En la Evangelii Gaudium, escribió que “la contribución indispensable del matrimonio a la sociedad supera el nivel de emotividad y las necesidades contingentes de la pareja”.
 
Este Sínodo es una oportunidad para expresar verdades eternas sobre el matrimonio. ¿Por qué estas verdades cuentan? ¿Cómo representan el verdadero amor, no “exclusión” o “prejuicio” o cualquier otra acusación presentada hoy contra el matrimonio? Hombres y mujeres necesitan desesperadamente escuchar la verdad sobre el motivo por el cual, en primer lugar, deberían casarse. Y una vez casados, sobre porqué Cristo y la Iglesia desean que sigan siendo fieles el uno a la otra durante toda su vida en esta tierra. Además, cuando el matrimonio se hace difícil (como sucede a la mayor parte de las parejas), la Iglesia será una fuente de apoyo, no sólo para cada uno de los esposos, sino para el matrimonio mismo.
 
Santo Padre, usted ha escrito enérgicamente sobre la importancia de una nueva evangelización dentro de la Iglesia: “La comunidad evangelizadora se pone mediante obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, acorta distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo”.
 
Podemos sugerir humildemente que, en el contexto del matrimonio y de la vida familiar, sus palabras son un llamamiento a la responsabilidad personal, no solo para nuestros esposos y nuestros hijos, sino para el matrimonio de los que Dios nos ha puesto al lado: nuestros parientes y amigos, los que encontramos en nuestras iglesias y en nuestras escuelas.
 
Lo que está en juego es mucho. Según un informe internacional de las tendencias de la infancia en 2013, “el aumento dramático de convivencias, divorcios e hijos fuera del matrimonio en las Américas, en Europa y en Oceanía en las últimas cuatro décadas sugiere que la institución matrimonial es mucho menos relevante en estas partes del mundo”. En Estados Unidos, la tasa de matrimonios es la más baja jamás registrada, las convivencias se están convirtiendo rápidamente en una aceptable alternativa al matrimonio y más de la mitad de los nacimientos de mujeres menores de 30 años tiene lugar fuera del matrimonio. Entre otras innumerables asociaciones negativas, cada una de estas tendencias se ha vinculado con un valor neto menor, y menor movilidad económica, pobreza y welfare – en particular para mujeres y niños.

 

Entre los matrimonios existentes, muchos son frágiles y tensos. Entre el 40 y el 50% de todos los primeros matrimonios en Estados Unidos acabará en divorcio. Esta tasa aumenta netamente con cada matrimonio sucesivo, y la investigación sugiere que no es la baja calidad conyugal, sino el bajo compromiso.
 
Las consecuencias del divorcio y de la convivencia para los niños y adultos son muchos y diversos – de la pobreza y de los malos resultados educativos a una salud física más frágil, del menor compromiso conyugal en la edad adulta a la muerte precoz. Y aunque cada país es único, los estudios muestran que el impacto de estas tendencias se extiende en todo el globo. Un pequeño ejemplo de estos estudios: China, Finlandia, Suecia, Uruguay, México, Grecia, países de África y del Pacífico oriental asiático.
 
Los costes de la pornografía sobre las sociedades son muy significativos. Los estudios del impacto de la pornografía en las relaciones sugieren que es un factor importante en la destrucción de los matrimonios. Por desgracia, la investigación a largo plazo de los efectos de la pornografía sobre el matrimonio es virtualmente inexistente.
 
Las leyes sobre el llamado “divorcio consensuado” en Estados unidos y en muchos otros países han autorizado un sistema en que jueces y legisladores favorecen la disolución de los matrimonios, a menudo contra la voluntad de los esposos que permanecen fieles en el compromiso conyugal.
 
A pesar de la tristeza de estas tendencias, nos anima y fortalece la exhortación del Santo Padre: “Los retos existen para ser superados. Seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la dedicación llena de esperanza”.
 
Quizás la nueva forma más valiente como podemos evangelizar a las parejas casadas (y por extensión a los futuros matrimonios de sus hijos) es construir pequeñas comunidades de parejas casadas que se apoyen mutuamente de manera incondicional en su vocación a la vida conyugal. Estas comunidades proporcionarían redes de apoyo basadas en vínculos de fe y familia, compromiso en el matrimonio para toda la vida y responsabilidad de uno por el otro.
 
Aquí ofrecemos algunas maneras prácticas para crear y sostener estas comunidades:
 
* Una Comisión del Pontificio Consejo para la Familia para llevar a cabo una investigación interdisciplinar y longitudinal sobre el efecto de la pornografía y del “divorcio consensuado” en la crisis matrimonial.
 
* Educar a los seminaristas. Proporcionar cursos obligatorios que ofrezcan las pruebas de las ciencias sociales sobre los beneficios del matrimonio, las amenazas al matrimonio y las consecuencias del divorcio y de la convivencia para los niños y la sociedad.
 
* Formar a los sacerdotes a mostrar en sus homilías el valor espiritual y social del matrimonio, los retos contemporáneos a esta institución y la ayuda ofrecida por las parroquias a los matrimonios en crisis. Un estudio reciente ha revelado que el 72% de las mujeres católicas americanas afirma que la homilía dominical es la fuente primaria para formarse en la fe.
 
* Crear pequeñas y vibrantes redes de fuertes parejas casadas como mentoras a nivel parroquial, disponibles para dar a los esposos los instrumentos para mantener matrimonios sanos y duraderos.
 
* Educar a los parroquianos sobre la extraordinaria influencia que pueden tener sobre el matrimonio de amigos y familiares. Los datos de las ciencias sociales muestran que la presencia de familiares y amigos divorciados aumenta el riesgo de divorcio. En alternativa, los datos sugieren que los familiares y los amigos pueden aumentar el compromiso y la satisfacción en los matrimonios de los seres queridos a través de su ejemplo y apoyo.

* Alentar y apoyar la reconciliación de parejas casadas que se han separado o divorciado.
 
* Pedir a los obispos de todo el mundo que ordenen oraciones regulares durante la misa dominical por matrimonios fuertes y fieles. 
 
* Apoyar los esfuerzos por preservar lo que es justo en las leyes existentes sobre el matrimonio, resistir a cualquier cambio de estas leyes que debilitaría ulteriormente la institución y restaurar procedimientos legales que defiendan el matrimonio como unión conyugal de un hombre y una mujer en la que se entra con una apertura al don de los hijos y que se vive de modo fiel y permanente como base de la familia natural.
 
* Apoyar la libertad religiosa en los procesos de divorcio. Muchos no saben que la libertad religiosa es violada rutinariamente por los jueces divorcistas, que ignoran o disminuyen los puntos de vista del cónyuge que intenta salvar el matrimonio, tener a los hijos en una escuela religiosa o evitar que el cónyuge que le ha abandonado exponga a los hijos a un partner sexual no casado. Poner en marcha un consorcio de abogados y legisladores para combatir este problema.
 
Realizar uno cualquiera de estos objetivos a escala internacional sería un gran paso adelante para matrimonios y familias. Llevarlos todos a cabo podría modificar del todo la crisis del matrimonio mundial.
 
Con vuestro liderazgo, intentaremos ayudar a los matrimonios a lograrse y a florecer dando el máximo valor al compromiso conyugal en todos los niveles de la sociedad, en cada rincón del mundo. Damos las gracias a Su Santidad y a vuestras Eminencias y Excelencias por haber emprendido esta tarea fundamental y os aseguramos nuestras oraciones por su gran éxito.
 
Firmado:
[Las afiliaciones, donde se especifican, son sólo a título de identificación]
 
Greg y Julie Alexander
Fundadores del The Alexander House Apostolate, Texas
 
Ryan T. Anderson
William E. Simon Fellow en Religión y Sociedad Libre, The Heritage Foundation,
Washington, DC
 
Erika Bachiochi, Esq., experta legal y escritora, Massachusetts
 
Monseñor Renzo Bonetti
Fundador y presidente de la Fondazione Famiglia Dono Grande, Italia
 
Gerard Bradley
Profesor de Derecho en la University of Notre Dame Law School
 
Ana María Celis Brunet
Profesora de Derecho en la Pontificia Universidad Católica de Chile
 
Mary Eberstadt
Senior Fellow del Ethics and Public Policy Center, Washington, DC
 
Jason y Crystalina Evert
Fundadores del Chastity Project, Colorado
 
Patrick Fagan
Director del The Marriage and Religion Research Institute, Family Research Council,
Washington, DC
 
Thomas Farr
Visiting Associate Professor y Director del The Religious Freedom Project
Georgetown University
 
Silvio Ferrari
Profesor de Derecho, Università di Milano, Italia
 
Richard Fitzgibbons
Director del The Institute for Marital Healing, Pennsylvania
 
Juan G. Navarro Floria
Profesor en la Pontificia Universidad Católica Argentina
 
Matthew Franck
William E. and Carol G. Simon Center on Religion and the Constitution
The Witherspoon Institute, New Jersey
 
Robert P. George
McCormick Profesor de Derecho, Princeton University
 
Mary Ann Glendon
Learned Hand Profesor de Derecho, Harvard University
 
Bruce y  Jeannie Hannemann
Co-Directores de RECLAiM Sexual Health
Co-Fondadores de Elizabeth Ministry International
 
George A. Harne
Presidente del The College of Saint Mary Magdalen
 
Mary Hasson
Fellow del Programa de Estudios Católicos del Ethics and Public Policy Center, Washington DC
 
Alan J. Hawkins
Profesor de Vida Familiar, Brigham Young University
 
Kent R. Hill
Leader de Desarrollo Internacional, Washington DC
 
Byron Johnson
Distinguished Professor de Ciencias Sociales y Director del Instituto para los Estudios de Religión, Baylor University
 
Thomas Lickona
Director del Center for the 4th and 5th Rs (Respeto y Responsabilidad)
Universidad Estatal de New York en Cortland
 
John McCarthy
Decano de la Escuela de Filosofía, The Catholic University of America
 
Rocco Mimmo
Presidente del Ambrose Centre for Religious Liberty, Sydney, Australia
 
Gloria M. Moran
Profesora de Derecho, Cátedra de Derecho, Religión y Política Pública, Universidad de La Coruña España
 
Jennifer Roback Morse
Presidente del Ruth Institute, California
 
Melissa Moschella
Profesora asistente de Filosofía, The Catholic University of America
 
Rafael Navarro-Valls
Profesor emérito de Derecho, Universidad Complutense, España
Secretario General de la Academia Real Española de Jurisprudencia y Legislación
 
Rafael Palomino
Profesor de Derecho, Universidad Complutense, España
 
Marcello Pera
Ex presidente del Senado italiano
Profesor en la Pontificia Università Lateranense di Roma
 
Vicente Prieto
Universidad de La Sabana, Bogotá, Colombia
 
Padre Juan Puigbó
Diócesis de Arlington, Virginia
 
David Quinn
Director del The Iona Institute, Irlanda
 
Mark Regnerus
Profesor asociado de Sociología, Universidad de Texas de Austin
 
Balázs Schanda
Profesor de Derecho, Universidad Católica Pázmány Péter, Hungría
 
Alan E. Sears
Presidente, CEO, & Consejero General de la Alliance Defending Freedom
 
Reverendo Charles Sikorsky
Presidente del Instituto para las Ciencias Psicológicas, Virginia
 
O. Carter Snead
Profesor de Derecho, William P. and Hazel B. White Director, Centro para la Ética y la Cultura, Universidad de Notre Dame
 
Reverendo D. Paul Sullins
Profesor de Sociología, The Catholic University of America
Senior Fellow de Estudios Familiares, Family Research Council
Presidente del The Leo Institute, Washington, DC
 
Rebecca Ryskind Teti
Centro para Desarrollo Familiar en Nuestra Señora de Bethesda
 
Mervyn Thomas
Chief Executive del Christian Solidarity Worldwide, Reino Unido
 
Javier Martinez-Torrón
Profesor de Derecho, cátedra del Departamento de Derecho y Religión, Universidad Complutense, España
 
Hilary Towers
Psicóloga, Manassas, Virginia
 
D. Vincent Twomey
Profesor emérito de Teología Moral, Universidad Pontificia de Maynooth, Irlanda
 
Paul C. Vitz
Senior Scholar y Profesor del The Institute for the Psychological Sciences, Virginia
 
Rick Warren,
Fundador y pastor de la Saddleback Church, Lake Forest, California
 
Robert Wilken
William R. Kenan, Jr. Profeor emérito de Historia del Cristianismo, Universidad de Virginia

 

 

aleteia.org  02-10-2014

 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén