Miércoles, 08 Octubre 2014 18:02

La ideología antinatalista de la ONU, una causa más de su ineficacia

 
¿Qué hace Naciones Unidas para neutralizar el creciente envejecimiento de la población?, propone un conjunto de diez medidas que lo único que concluyen es que el mundo se hace más viejo y hay que tratar bien a los ancianos. En ningún momento contempla el fomento de la natalidad o restricciones al aborto, factores clave
ForumLibertas.com

En los últimos años, Naciones Unidas se ha cansado de advertir sobre los peligros de una supuesta superpoblación en el mundo. Sin embargo, ahora presenta un estudio en el que advierte de lo que sin duda es el mayor riesgo para el Estado del Bienestar, sobre todo en los países desarrollados: el envejecimiento de la población, algo de lo que desde Forum Libertas hemos informado en varias ocasiones.

 

En su informe 'Envejecimiento en el Siglo XXI: Una celebración y un Desafío', que se puede consultar en el documento adjunto a esta información, la ONU propone combatir ese creciente envejecimiento con un conjunto de "diez acciones prioritarias a fin de maximizar las oportunidades de las poblaciones en proceso de envejecimiento".

 

Esas diez propuestas publicadas por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) se podrían resumir diciendo que la ONU concluye que el mundo se hace más viejo y hay que tratar bien a los ancianos. En definitiva, un estudio que constata la ideología antinatalista de Naciones Unidas y sus múltiples organismos, una causa más de su ineficacia.

 

Esta son las organizaciones que a día de hoy conforman Naciones Unidas: FAO, OIT, ONUSIDA, PNUD, UNFPA, ONU HABITAT, UNHCR-ACNUR, UNICEF, ONU-MUJERES, Programa Mundial de Alimentos, Organización Mundial de la Salud, Economic Commision for Africa, Economic Commision for Europe, CEPAL, ESCAP, ESCWA, Global Action on Aging, HelpAge International, HelpAge USA, IFA, INPEA, e International Organization Migration.

 

Cabría preguntarse cuanto cuesta en dinero público mantener todas estas organizaciones, sobre todo si en su conjunto llegan a conclusiones tan obvias e ineficaces como las que propone en este estudio la ONU.

 

Un envejecimiento que va a más

 

El informe de la ONU señala al inicio que "el envejecimiento de la población es una de las tendencias más significativas en el siglo XXI. Tiene repercusiones importantes y de vastos alcances en todos los aspectos de la sociedad".

 

Continúa advirtiendo de que "a escala mundial, cada segundo dos personas cumplen 60 años, es decir, el total anual es de casi 58 millones de personas que llegan a los 60 años. Dado que actualmente una de cada nueve personas tiene 60 o más años de edad, y las proyecciones indican que la proporción será una de cada cinco personas hacia 2050".

 

Además. "de los 15 países que actualmente tienen más de diez millones de personas de edad, siete son países en desarrollo", añade. Y si en 1950 "había en todo el mundo 205 millones de personas de 60 o más años de edad; hasta 2012, la cantidad de personas llegó a casi 810 millones.

 

"Según las proyecciones, ha de llegara 1.000 millones dentro de menos de diez años y ha de duplicarse hasta 2050, cuando llegaría a 2.000 millones". Así pues, "el envejecimiento de la población es un fenómeno que ya no puede ser ignorado".

 

Un resumen de sus propuestas

 

Pues bien, para neutralizar este creciente envejecimiento de la población, este es un breve resumen de sus propuestas, un conjunto de obviedades que muy poco, por no decir nada, aportan a solucionar el problema del envejecimiento:

 

1. Reconocer que el envejecimiento de la población es inevitable y que es necesario preparar adecuadamente a todos los interesados directos (gobiernos, entidades de la sociedad civil y del sector privado, comunidades y familias) para el creciente número de personas de edad.

 

Hay que señalar aquí que ese envejecimiento es inevitable en la situación actual, pero podría no serlo si se fomentara la natalidad y se alcanzara la tasa de reposición necesaria, es decir, 2,1 hijos por mujer en edad fértil.

 

2. Asegurar que las personas de edad puedan vivir en condiciones de dignidad y seguridad, disfrutando del acceso a servicios sociales y de salud esenciales y que puedan disponer de un ingreso mínimo mediante el establecimiento de medidas mínimas de protección social.

 

3. Ayudar a las comunidades y a las familias a establecer sistemas de apoyo que aseguren que las personas mayores frágiles reciban la atención de larga duración necesaria y promover un envejecimiento activo y en condiciones saludables.

 

4. Efectuar inversiones en los jóvenes de hoy, promoviendo los hábitos saludables y ofreciendo oportunidades de educación y empleo, acceso a servicios de salud y cobertura de seguridad social a todos los trabajadores, como la mejor inversión para mejorar las vidas de futuras generaciones de personas mayores.

 

Este es el único punto entre los diez que propone el estudio en que hace referencia a los jóvenes.

 

5. Apoyar esfuerzos internacionales y nacionales encaminados a efectuar investigaciones comparativas sobre el envejecimiento y asegurar que los datos y evidencias, con sensibilidad de género y cuestiones socio-culturales, estén disponibles para basar en ellos la formulación de políticas.

 

Esa mención a la "sensibilidad de género", ¿se deberá al hecho de que las mujeres viven de promedio entre cinco y siste años más que los hombres?

 

6. Incorporar el envejecimiento en todas las políticas relacionadas con cuestiones de género, y las cuestiones de género en todas las políticas atinentes al envejecimiento.

 

7. Asegurar la inclusión del envejecimiento y las necesidades de las personas de edad en todas las políticas y programas nacionales de desarrollo.

 

8. Asegurar la inclusión del envejecimiento y de las necesidades de las personas de edad en las respuestas humanitarias nacionales, los planes de mitigación y adaptación al cambio climático y los programas de manejo y preparación de desastres.

 

9. Asegurar que las cuestiones relativas al envejecimiento se reflejen adecuadamente en la agenda de desarrollo mas allá del 2015, incluido el establecimiento de objetivos e indicadores concretos.

 

10. Desarrollar una nueva cultura basada en los derechos humanos de las personas mayores y promover un cambio de mentalidad y de actitudes sociales con respecto al envejecimiento y las personas mayores.

 

Aquí habría que preguntar a los responsables del estudio si la cuestión de los derechos humanos no atañe a las personas mayores en igual medida que al resto de las personas, es decir tanto a ancianos como a niños, mujeres y hombres.

 

¿Y la natalidad?

 

Una primera pregunta que surge tras leer el contenido del informe es por qué no contempla en ningún momento el fomento de la natalidad, factor clave para evitar a medio plazo no solo el progresivo envejecimiento de la población sino también el mantenimiento de las pensiones.

 

Y otro tanto se podría decir del por qué no se habla de imponer restricciones al aborto, otra de las cuestiones que inciden en una población más envejecida.

 

Estas dos cuestiones vienen a constatar, una vez más, la ideología antinatalista de la ONU, lo que a su vez es en buena parte causa de su ineficacia, ya que en este caso todo lo que proponen es propio de políticas generales, y no de acciones concretas dirigidas a un objetivo claro.

 

También hay que resaltar que, con este modelo de propuestas, ¿cómo se consigue el crecimiento económico? La mejora de la economía requiere una dinámica demográfica y un capital humano mínimos, y este a partir de los sesenta años empieza a ser obsoleto, salvo en determinadas excepciones.

 

 

forumlibertas.com  08-10-2014