Lunes, 17 Noviembre 2014 20:22

Esterilizaciones forzosas y la "Planificación Familiar" de la ONU y Estados Unidos

 
Las esterilizaciones forzosas y coercitivas son comunes en países como la India. Unas políticas promovidas por Naciones Unidas, EE.UU. y la fundación de Bill Gates supuestamente para "promover su desarrollo". Pero también para facilitar "el aprovechamiento de sus recursos naturales sin oposición"

Doce mujeres murieron la semana pasada en Bilaspur (India) tras ser sometidas a una esterilización “voluntaria”. Según el portavoz del gobierno local, las mujeres habrían fallecido por "negligencia médica” puesto que “no se siguieron los protocolos gubernamentales" en cuanto a la esterilización de los instrumentos usados durante la operación.

Un hecho que no es aislado. Tal y como explica el periódico Hindustan Times, 1.434 mujeres fallecieron entre 2003 y 2012 tras someterse a cirugías de este tipo. Unas esterilizaciones que tampoco son extrañas y que forman parte de las campañas habituales de “Planificación Familiar” que lleva a cabo el país asiático a cambio de pequeñas remuneraciones. 

Unos pagos que ascienden a 1.400 rupias (unos 18 euros). Una compensación que debería pagar las molestias por haber de trasladarse o por perder una jornada de trabajo al operarse pero que, “se han convertido en una especia de coerción.

Pues muchas mujeres pobres se esterilizan solo por el dinero”, sostiene Sona Sharma, directora adjunta de la ONG Fundación para la Población de la India. Y es que, incluso, en algunos casos, Gobierno locales ofrecen sorteos de coches o electrodomésticos a cambio de esterilizaciones.

Algo que, según Sharma lleva a las mujeres a someterse a tales intervenciones no de forma libre, sino condicionada por la extrema pobreza en la que viven.

Planificación familiar

Estas esterilizaciones masivas forman parte de las políticas de Planificación Familiar que promueven organizaciones como la ONU o la fundación de multimillonario fundador de Microsoft, Bill Gates. Campañas basadas en la creencia de que el control demográfico reduce los índices de pobreza y el hambre en los países subdesarrollados.

Y de que si no se controla la natalidad, “al crecer la población de forma exponencial, no habrá recursos suficientes para todos en el futuro” lo que, según estos organismos, provocaría grandes hambrunas, sobre todo en países pobres.

Ideas todas basadas en las obras de Malthus. El primer demógrafo y el iniciador de tal teoría, y para quien también, en el año 2000,no habría suficientes recursos para alimentar a todo el mundo. Teoría que, como cualquiera puede comprobar, no solo no se ha cumplido, ya que hoy en día se producen suficientes alimentos como para dar de comer a toda la población mundial, sino que se ha revertido.

Tal y como explica el periodista y divulgador científico Jorge Alcalde, “al contrario de lo que pensaba Matlhus, la mejora de las tecnologías, el avance de las ciencias, la evolución de nuevas labores agrícolas, el aumento del uso de fertilizantes y plaguicidas y la adaptación/ globalización de las costumbres alimenticias ha permitido que el stock de alimentos no haya dejado de crecer en paralelo al aumento de los seres humanos alimentados”.

Con lo que “en los últimos 21 años, mientras la población creció un 40%, el porcentaje de individuos que viven en la pobreza extrema no hizo más que descender. De hecho, hoy hay prácticamente el mismo número de seres humanos bajo ese umbral (es decir, que viven con menos de 1,25 dólares al día) que el que había en 1804: 890 millones de ciudadanos sobreviven en esas dramáticas condiciones. Cifra que no deja de ser espeluznante, pero que es idéntica a la de principios del siglo XIX. Pero entonces la población humana era apenas superior a los 1.000 millones. Es decir, en 200 años, el porcentaje de población sumamente pobre ha pasado del 80 al 12,7 por 100”, explica el periodista. 

Ayudas a países desarrollados a cambio del control demográfico

Teorías que, pese a no cumplirse, siguen vigentes. Sobre todo en los órganos y poderes mundiales. Según el Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200 de la NSA de Estados Unidos, un documento secreto del año 1974 que fue desclasificado en los años 90, era necesario controlar la demografía mundial “para ayudar a los países en desarrollo” pero también “para salvaguardar los intereses económicos de Estado Unidos”. 

En él, se establecía que las políticas de Planificación Familiar debían insertarse en los planes de ayuda al desarrollo de los países pobres. “Los países en desarrollo y aquellos que los ayudan deben específicamente tener en cuenta factores poblacionales en la planificación nacional”.

Con lo que “se debe dar prioridad en los programas de ayudas en general” a aquellos que muestren “un mayor incremento en la motivación de lograr una familia más pequeña”, asegura el memorándum. 

Estos países, según el documento, son lugares ricos en minerales y materias primas que necesita Estados Unidos para desarrollarse. Si se mantiene “una población joven”, supone que esta sea más propensa “a la violencia y la inestabilidad”.

Con lo que podrían ser “más fácilmente convencidos de atacar instituciones legales del gobierno o a propiedades de multinacionales” que estuvieran en el país “a quienes podrían culpar de las escaseces que sufren sus ciudadanos”. Con lo que a Estados Unidos le sería más difícil aprovecharse de esos recursos naturales.

Es decir, según el documento, Estados Unidos debía implicarse en la reducción de la demografía en los países subdesarrollados porque, si en estos países seguían teniendo muchos hijos, la población seguiría siendo de media más joven.

Y la gente joven es más propensa a rebelarse contra el aprovechamiento de recursos naturales por parte de potencias extranjeras. Lo que impediría a Estados Unidos beneficiarse de esos recursos que necesita de forma tan sencilla y sin revoluciones.

Aborto

Políticas que también incluyen no solo la esterilización coercitiva, como ocurren en la India, o incluso forzosa, como pasó en Perú durante el gobierno de Fujimori, sino también un mayor acceso al resto de métodos anticonceptivos y al aborto. Pues, según el propio informe de la NSA, “ningún país ha reducido su crecimiento poblacional sin recurrir al aborto”. 

 

forumlibertas.com  17-11-2014