Martes, 09 Diciembre 2014 12:23

Emil Salim: "En México se hace difícil distinguir entre los narcos y la policía"

 
El Gobierno y el crimen organizado en México han creado un clima de violencia insufrible para su situación. Nos habla de ella Emil Salim, un joven politólogo del país americano
 
La violencia en México es casi sistémica, tal y como asegura Salim
 
Lluis Llaquet

09-12-14 / La situación en México es muy complicada. La violencia es casi sistémica y no parece que vaya a solucionarse el problema a corto plazo. Así describe el joven politólogo mexicano Emil Salim en una entrevista concedida a Diario el Prisma la situación que está viviendo su país. 

Los ciudadanos mexicanos están muy cabreados con las actuaciones de su Gobierno, sobre todo cuando intenta aplacar las protestas.

El joven mexicano asegura que “durante la campaña presidencial de 2012, en la que finalmente el PRI recuperó la presidencia de la república, hubo una serie de acusaciones importantes en contra de Enrique Peña Nieto, candidato priista. 

El momento más caliente de toda la campaña fue la visita de este a la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. En aquel día, estudiantes de dicha institución lo increparon por su pacto por el duopolio televisivo en México alegando un sesgo de información descaradamente favorable para su figura”.

Además, declara el Salim “lo cuestionaron por el oscuro capítulo de Atenco, donde la policía se excedió y cometió actos contra los derechos humanos al calmar una disputa popular, durante su periodo como gobernador del Estado de México”.

Pero no solo eso: “el 30 de junio de 2014, el Ejército Mexicano abatió a 22 jóvenes en Tlatlaya, municipio del Estado de México. Algunos de ellos eran menores de edad según algunas fuentes y se les perseguía por ser presuntos delincuentes”, afirma el politólogo.

Un suceso que, como era de esperar, generó indignación en algunos sectores de la población mexicana, fue reprobado por organizaciones internacionales y generó más protestas. Manifestaciones juveniles universitarias que no han acabado bien, tal y como ocurrió en Iguala.

La violencia, aun así, no es solo con el Gobierno. El crimen organizado es la otra gran lacra de México. Un problema que “los gobierno, a su vez, han procurado combatir, pero de una forma que”, como afirma Salim “la población se ha visto gravemente afectada”.

Lo que “lleva a la gente a pensar si estaba mejor antes de que se combatiera”, denuncia el joven. 

La gente tiene miedo, miedo de que la violencia avance más, miedo de perder a algún ser querido y miedo de ser atormentada en su persona”, constata Salim.

Pues para él, el problema es que la gente no tiene en quien confiar. Porque, los narcos y el Gobierno se enfrentan, pero no por bien de la gente, hecho que hace que en el país americano “sea difícil distinguir entre los narcotraficantes y la policía”.

Sobre todo porque, en ocasiones como en las de Iguala se unen para ir en contra de estos y mantener su poder, “allí, la policía entregó a los 43 estudiantes a los narcos para que los asesinaran”, asegura el joven politólogo.

Para leer la entrevista entera haz click aquí

 

forumlibertas.com