Imprimir esta página
Viernes, 26 Diciembre 2014 11:17

El comportamiento de quien consume drogas

03-09-14  Como padres de familia, ustedes siempre querrán creer que sus hijos son sanos y que no tienen problemas de consumo, y que jamás serán parte de las estadísticas que todos los días vemos en los noticieros respecto al aumento alarmante de adictos jóvenes en el país y en el mundo. Sin embargo, tienen que tomar en cuenta que no están las 24 horas del día detrás de sus hijos, y menos aún cuando van creciendo y entrando a la adolescencia.

 

 

Por lo tanto, padres de familia, de alguna manera se tienen que volver expertos observadores de la conducta y comportamiento de sus hijos. Aunque pueden presumir de conocer perfectamente a sus hijos e hijas, la verdad es que al crecer su personalidad se va transformando junto con el crecimiento, y la influencia que puedan tener de otros compañeros o “amigos” en el camino y que junto con medios de comunicación, pueden marcar para siempre su futuro.

 

Por esta razón a continuación les describiré algunos comportamientos clave que tienen que ver con el proceso que conlleva la adicción, esto quiere decir, que para llegar a la adicción, primero hay que pasar por un proceso; a continuación se describe. Empieza siendo consumidor, luego experimentador, luego usador y al final el abusador de la o las sustancias.

 

El consumidor

• Comportamiento “normal” y correspondiente a su desarrollo; no hay cambios.

• Responde laboral, familiar y académicamente con normalidad.

• No comparte con adictos a las drogas.

• Su imagen externa no presenta cambios drásticos.

• Realiza actividades deportivas sanas.

• En reuniones únicamente consume pequeñas dosis de alcohol.

• Su grupo de amigos es el tradicional.

• Su lenguaje no presenta palabras extrañas.

• Su comportamiento no varía significativamente con el consumo de alcohol.

• Sólo consume alcohol en fiestas familiares, escolares o de amigos (ocasiones especiales).

• No tiene excusas para consumir (tristeza, miedo, celebrar, tener valor).

• Aparentemente maneja el consumo, ya sea de alcohol o drogas.

• Su relación con la familia es la acostumbrada.

• La familia y la sociedad permiten el desarrollo de esta etapa (señal de alarma).

 

El experimentador

• Comportamiento aparentemente “normal”.

• En su medio social hay algunos consumidores de sustancias psicoactivas.

• Su consumo de alcohol aumenta en frecuencia e intensidad.

• El conocimiento de algunos consumidores le dan curiosidad.

• Aumenta su contacto con estos consumidores.

• Manifiesta mayor interés en las actividades del grupo de amigos que en las actividades familiares.

• Pueden empezar las quejas a nivel escolar.

• Buscan situaciones o excusas para consumir alcohol.

• Se quiere probar la droga “para ver qué se siente” (la curiosidad empieza a ganar terreno).

• Consume drogas ilegales por primera vez.

• Como no pasó nada “terrible”, pronto tiene deseos de volver a probarla.

• No compra drogas, se las regalan “amigos”.

• Consume cada uno o dos meses.

 

El usador

• Consume drogas sólo en ciertas situaciones.

• Decide qué droga utilizar, cuándo hacerlo y con quién.

• Manifiesta menos interés en la participación de actividades familiares.

• Su grupo de amigos varía entre consumidores y no consumidores.

• Empieza a asociar las actividades de diversión con las drogas.

• Aparecen mentiras y argumentos para facilitar las salidas frecuentes de casa, conseguir dinero, falta de responsabilidad y presencia de amigos nuevos y extraños.

• Solicita dinero con el pretexto de responsabilidad (libros, cuotas escolares, etc.)

• Aumenta el consumo de alcohol mezclado con drogas.

• Suele presentarse un bajo rendimiento escolar y/o laboral.

• Empieza la impuntualidad o ausentismo a la escuela y/o trabajo.

• Los hombres inician a comprar las sustancias.

• Las mujeres se acercan más con los grupos consumidores.

• Empiezan a llegar rumores a casa.

• Cambios de ánimo extraños (tristeza-alegría, sueño-hiperactividad).

• Requiere de procesos de negación para ocultar su consumo (manipulación, se justifican, ocultan y conservan el uso de sustancias).

• El consumo se hace más frecuente e intenso, de un mes a cada fin de semana.

• Todos los fines de semana tiene que salir de “fiesta”.

• Empieza a empeñar prendas de valor para comprar la sustancia.

• Se aleja de amigos tradicionales.

• Empieza con ideas o mensajes depresivos.

• Pueden aparecer algunas alteraciones en el lenguaje y apariencia externa.

• Problemas en la escuela y trabajo (si es que lo hacen).

• La persona está convencida que no tiene ningún problema.

• Siempre planea qué hacer el fin de semana.

• Engaña y manipula a la familia para seguir consumiendo.

• Aumenta el consumo de su droga favorita y puede probar otras más fuertes.

• El usador no cree poder divertirse sin drogas.

 

El abusador

• Ya no responde en su capacidad para la escuela, el trabajo, la familia o afectivamente.

• El consumo es frecuente e intenso como parte de la cotidianidad.

• Su grupo de amigos se conforma de drogadictos.

• Es estigmatizado socialmente.

• Los síntomas del consumo empiezan a hacerse visibles.

• Robos de objetos dentro de la casa.

• Puede perder la escuela y/o el trabajo.

• Empieza a comprar más droga por menos precio.

• Aparecen algunos comportamientos antisociales como robar, traficar, o hacer algo ilegal para conseguir dinero.

• Se distancia de las personas significativas afectivamente.

• Acepta abiertamente su consumo, ya no le importa que los demás lo sepan.

• Caídas familiares (como consecuencia).

• Problemas fuera del hogar (de todo tipo, como problemas legales).

• Consecuencias severas (cárcel, suicidio, accidentes, peleas, sobredosis, se une a grupos delincuenciales, etc.)

• Se siente vacío, solo, angustiado.

• Cambio drástico de apariencia.

• Inicios de tratamientos que no termina.

 

En conclusión

Después de ser el “abusador”, viene una fase terminal, es decir, como se lee y se oye, significa la muerte, ya no hay control sobre el consumo, y valga la redundancia, la persona se consume en absoluto. En esta fase se puede seguir luchando pero disminuye significativamente el éxito de salir de esta enfermedad llamada ADICCIÓN.

 

 

lafamiliacristiana.com.mx