Viernes, 23 Enero 2015 23:17

El Papa siente la Necesidad de Recomponer su mensaje sobre la Moralidad Sexual hacia dentro de la Iglesia

Una de las consecuencias menos visible del viaje apostólico a Filipinas.

La exitosa visita apostólica a Sri Lanka y Filipinas del Papa Francisco se puede evaluar desde distintos puntos de vista. Uno es el significado para la Iglesia en esos países de oriente, y otro es el significado que tuvo para la interna de la Iglesia. Y para evaluar esto último es necesario leer cuidadosamente los mensajes que Francisco ha dado en el viaje.

 

En especial hemos notado que Francisco ha utilizado parte de sus comunicaciones en el viaje para recomponer su imagen respecto a los sectores conservadores de la Iglesia, que ha quedado maltrecha luego del Sínodo de Obispos. Los conservadores se han alejado aún más de Francisco a partir de allí, pensando que su intención es hacer una revolución en la moralidad sexual de la Iglesia, y ahora Francisco dio un mensaje tranquilizador de que no es así.

 

TEMAS TRATADOS “AL VUELO”

 

En el vuelo de regreso a Roma, luego de la visita pastoral de 8 días a Sri Lanka y que terminó en Filipinas, Francisco improvisó una rueda de prensa, que es el formato con el que se siente más cómodo, porque le permite un lenguaje más coloquial; no en balde en estas ruedas informales es donde salen los temas más interesantes.

Así Francisco contestó a preguntas de los periodistas sobre varios temas, los principales fueron estos:

  • -la natalidad responsable sin recurrir a la anticoncepción artificial

  • -la ideología de género y la colonización cultural que ella implica

  • -que significa el insulto, sus límites y la libertad de expresión, relacionados con el atentado jihadista a Charlie Hebdo

  • -la relación con el Dalai Lama en relación a las presiones de China

  • -la beatificación del arzobisposalvadoreñoRomero

  • -la lucha contra la corrupción 

  • -y luego temas relacionados con su viaje a Filipinas y los posibles viajes a EEUU, América Latina y África

 

LOS DOS TEMAS IMPORTANTES

 

Los primeros parecen ser algo de mayor alcance que los demás; parece que están relacionados con una campaña que está lanzando el Papa.

Y a nuestro juicio podrían tener que ver con el reinicio del debate sinodal, como un mensaje a los sectores conservadores que lo que él está tratando de empujar no es el cambio de la doctrina de la sexualidad en la Iglesia y que es un firme defensor de la familia como centro de gravedad natural del desarrollo de la humanidad y elemento intocable que hay que defender si o si.

No hubo ninguna mención a la polémica de los divorciados vueltos a casar, por lo que se podría presumir que Francisco está tratando de separar el tema del de la familia y la moralidad sexual.

 

Porque si se mira bien, la gran oposición que hubo hacia cambios prácticos para buscar de dar la comunión a los divorciados, con lo cual el Papa ha dado signos recurrentes de simpatía, fue cuando se le asoció al cambio en la moralidad sexual, especialmente respecto a las parejas irregulares y la bienvenida a la homosexualidad dentro de la Iglesia.

Por eso el mensaje que buscó dar el Papa es reforzar una posición común con el ala conservadora, y lo ha hecho sobre dos temas:

  1. La oposición a la ideología de género

  2. La condena a los métodos anticonceptivos no naturales, que luego derivó en un mal entendido que tuvo que salir a aclarar

REFORZANDO LA POSICIÓN HACIA LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

 

Pero mientras el primero de los dos temas, la oposición a la ideología de género parece haber sido algo bien planificado como campaña, no parece claro que el tema de la anticoncepción haya sido de la misma forma, debido a cómo se planteó y los malos entendidos que generó.

El viernes por la noche en Manila, Francisco sostuvo una reunión con 20 mil familias filipinas en el que arremetió contra lo que llamó la “colonización ideológica” de la familia. 

Es un término perfectamente en sintonía con los conservadores culturales católicos y con las posiciones que ha sustentado Francisco y la prédica papal anterior de Benedicto XVI.

Hay una posición firme de muchos católicos de que en lugares como África, América Latina y Asia, en las zonas más tercermundistas, la ayuda internacional se condiciona a la expansión de la ideología de género, y ciertamente no faltan indicadores de que es así, más bien sobran.

Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales occidentales y organismos internacionales como las Naciones Unidas, están utilizando su control sobre la ayuda para el desarrollo condicionándola a la adopción de costumbres sexuales más liberales.

Por ejemplo distribuir preservativos, puede ser una condición para recibir subvenciones, o el garantizar los derechos de los homosexuales una condición para obtener asistencia económica, financiera y acceso a mercados para vender sus productos.

Además, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó que Francisco tenía el matrimonio gay en mente cuando usó la frase “colonización” y también los intentos de “redefinir” el significado de la familia.

De modo que Francisco estaba apuntando a la defensa de la familia y a dejar claro su posición respecto a la bienvenida de los homosexuales en la Iglesia.

 

EL PAPA PIDIÓ HABLAR DEL TEMA

 

Periodistas que estaban en el vuelo informan que antes de que el vuelo partiera, les llegó la noticia de que el Papa quería que se le preguntara acerca de “colonización ideológica”, que había manejado la noche anterior ante las familias filipinas.

Francisco dio una respuesta larga, estableciendo que los intentos de colonización son reales y dio su experiencia personal para apoyarlo.

El pontífice dijo que cuando era Arzobispo de Buenos Aires, un ministro de educación del gobierno necesitaba un préstamo para construir escuelas para los pobres, pero halló que sólo la podía conseguir de parte de la cooperación internacional con la condición de que los libros de texto en las escuelas contuvieran referencias a la “teoría de género”.

Esto es claramente lo que han estado denunciando desde hace mucho tiempo los sectores conservadores de la Iglesia, quienes lo hacen en defensa de la educación de los hijos y la integración de la familia.

Esto también sirvió para que Francisco hablara de nuevo sobre su oposición a la idea de la identidad sexual, que es una construcción social y no es parte de ninguna ley natural, y que por lo tanto todo tipo de orientaciones sexuales y comportamientos son aceptables solamente desde el punto de vista ideológico y de redefinición de la sexualidad humana y la familia.

Pero fue más lejos y lo enlazó con la política y la soberanía. Francisco describió esta colonización como un asalto al derecho de los pueblos a tomar sus propias decisiones y de preservar su propia identidad.

Y también en esta charla “les tiró una soga” a los obispos africanos por su posición en el sínodo de octubre. Los africanos surgieron como un fuerte centro de resistencia a cualquier liberalización sobre la ética sexual, y por tanto se alinean con su diagnóstico sobre la colonización ideológica, por lo que el pontífice indirectamente les está haciendo saber que no tiene posiciones diferentes en la interna de la Iglesia.

LA CONFUSIÓN SOBRE LAS FAMILIAS GRANDES Y LA ANTICONCEPCIÓN

 

También el viernes en Manila ante las familias filipinas, Francisco hizo una fuerte defensa de la encíclica Humanae Vitae del Papa Pablo VI confirmando la prohibición de la anticoncepción.

En concreto dijo,

“Él tuvo la fuerza para defender la apertura a la vida en un momento en que muchas personas estaban preocupadas por el crecimiento de la población”.

De modo que aquí hay un mensaje claro pro vida del papa, que también sintoniza con los valores más preciados de los sectores conservadores eclesiales.

Francisco retomó este tema en la rueda de prensa en el vuelo de regreso a Roma el lunes.

Sin embargo aquí su mensaje fue confuso cuando dijo

“Para ser buenos católicos, no tienen que reproducirse como conejos”

 

Y dijo más aún

“Creo que el número de tres por familia es lo que dicen los técnicos que es lo importante para mantener la población, tres por pareja”.

“La palabra clave es la que usa la Iglesia siempre y yo también: paternidad responsable”, aseguró.

Para muchos medios esto significaba una la luz verde del Papa para limitar el tamaño de las familias católicas.

Y esto tuvo que salir a corregirlo este miércoles, en un repaso público del viaje apostólico, donde dijo

“Da consolación y esperanza ver a tantas familias numerosas que reciben a los hijos como un verdadero don de Dios. Ello saben que cada hijo es una bendición”.

A la luz de esta aclaración,probablemente la intención del Papa no fue promover la anticoncepción, sino protegerse de la ideología del “neo-malthusiano” de control de la población, pensando específicamente en que está siendo un argumento para controlar el medioambiente.

Y la paternidad responsable se refiere a la Planificación Natural de la Familia, un método aprobado por la Iglesia para limitar y espaciar los nacimientos, lo que ha sido durante mucho tiempo una pasión del ala conservadora en la discusión católica sobre la familia. 

Por lo tanto se puede pensar que fue una manera alambicada de congraciarse nuevamente con las posturas conservadoras en la interna.

UN MENSAJE CONSOLIDADO

 

Si la interpretación hasta aquí es correcta,el Papa quiso dar un mensaje al campo pro-vida de la Iglesia, diciendo que su posición sobre otros temas, por ejemplo respecto a los divorciados vueltos a casar y la posibilidad de darles la eucaristía, no está relacionada con una revolución en la moralidad sexual, y que la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana es segura y estable.

Y si es correcto lo que decimos también debemos agregar que cierra con que el Papa haya elegido este exitoso viaje apostólico a Filipinas como un gran escenario, con la suficiente antelación a la cumbre de octubre para hacer una llegar el mensaje y recomponer la relación con los sectores más conservadores.

Pero claro, sólo Francisco puede decir si esto fue un mensaje para de Sínodo de los Obispos de 2015, fue sólo parte de su agenda para Filipinas o fue fruto de un devaneo fortuito.

Pero dos cosas. Primero, Francisco tiene necesidad de recomponer su relación los sectores conservadores de la Iglesia y por lo tanto acercar posiciones, si no quiere que fracase su intento de alguna reforma en el Sínodo, por ejemplo alguna apertura de la comunión a los divorciados.

segundo, Francisco ha demostrado ser un estratega astuto, no es alguien que dice las cosas espontáneamente, sino que sabe cuándo y cómo comunicar las cosas.

Fuentes: