Jueves, 05 Noviembre 2015 08:06

La "educación" sexual de "género".

La información que sigue a continuación no es apta para menores u otras personas moral o psicológicamente vulnerables ante ciertos aspectos del tema de la sexualidad humana. Se recomienda discernimiento antes de leer lo que sigue.

 

Lcda. Marlene Gillette Ibern,
Abogada de Puerto Rico
Asesora en temas jurídicos de VHI

A continuación, reproducimos algunas afirmaciones por parte de expertos que tienen que ver con la “educación” de “género”:

“(Un grupo de pediatras) recordó a los superintendentes escolares que no es inusual que los adolescentes sientan una confusión pasajera sobre su orientación sexual, y que la mayoría de los estudiantes finalmente adoptan una orientación heterosexual si no son de otro modo animados hacia lo contrario.

Por esa razón, los médicos advirtieron que las escuelas no deben implantar una política pública que ‘afirme’ o anime esas atracciones no-heterosexuales entre los estudiantes que podrían meramente estar sintiendo una confusión sexual temporal.

Una clasificación prematura de esa envergadura, dijeron, puede hacer que algunos adolescentes incurran en un comportamiento homosexual que tiene graves riesgos para la salud física y emocional.

Dado que no hay evidencia científica que muestre que una persona nace ‘gay’ o transgénero, comentaron (los pediatras), las escuelas no deben enseñarle o insinuarle a los estudiantes que la atracción homosexual es innata, para toda la vida, o inmutable. Las investigaciones han demostrado que la terapia para restaurar la atracción heterosexual es eficaz” [11].

“Nosotros (psicólogos de niños como yo) pensábamos que el énfasis en la 'educación' sexual explícita no haría daño. Desde entonces hemos aprendido que causa mucho daño forzar una preocupación sexual en los niños, ya que causa dificultades en su vida sexual como adulto y conduce a un comportamiento humano errático” [12].

“La educación sexual crea conflictos y preocupaciones mentales absorbentes. Exponer a los niños a la educación sexual crea conflictos y preocupaciones que interfieren con su salud mental, educación, y desarrollo personal” [13].

“No hay evidencia alguna de que saber acerca de la anatomía de los genitales masculinos o femeninos es vital para el bienestar de los niños….Ordenar que los niños aprendan sobre la relación sexual o la atracción hacia el mismo sexo es contrario a los principios sobre el desarrollo del niño. Los niños no son adultos en miniatura. Introducirlos a esta nueva información que no puede ser fácilmente asimilada puede causar ansiedad” [14].

 Se sabe que la ideología de “género”, en lo que se refiere a este componente de la lucha interior de ser o no ser, unida a la “educación” sexual escolar, está siendo implantada en las escuelas de algunos países, lo que ha conducido, entre otros efectos, a que los menores de edad le hagan cambios a sus vestimentas, o pidan uso de los baños del sexo opuesto, o pidan cirugías para un presunto cambio de sexo [15].

No obstante, son muchos los países que han expresado su oposición a la ideología de “género” y a la “educación” sexual escolar, a pesar del lamentable empecinamiento de algunas organizaciones no gubernamentales, como la Organización de las Naciones Unidas, de que dicha ideología sea incorporada en las leyes nacionales [16].

 

 

vidahumana.org

 

Continuará.