Martes, Agosto 20, 2019

Política de Estado


Martes, 13 Diciembre 2011 14:57

Newsweek: Epidemia de adicción al sexo en Estados Unidos

(AA/Notifam) La revista norteamericana Newsweek acaba de publicar como nota de tapa un artículo en el que advierte sobre los peligros de la “epidemia” de adicción al sexo que está viviendo Estados Unidos: destrucción sistemática de la vida persona, mentiras, matrimonios rotos, enfermedades y empobrecimiento por pérdida del trabajo.

Algunas de las espeluznantes estadísticas del artículo de Newsweek “La epidemia de la adicción al sexo” son las siguientes: 40 millones de personas al día entran en sitios web de pornografía (un 13% de la población estadounidense). Hasta un máximo de 9 millones de personas entran dentro de la definición clínica estricta de un “adicto al sexo”. Los psicólogos que se especializan en este desorden se han multiplicado en cerca de 100 por década, hasta llegar a 1,500 al día de hoy. Además, se han multiplicado los sitios web que fomentan la infidelidad, ayudando en forma confidencial a personas casadas a entablar relaciones extramatrimoniales.

Expertos en adicción consultados por Newsweek explican que los adictos al sexo se ven motivados por el mismo aumento de excitación emocional que lleva a los alcohólicos o adictos a las drogas a actuar de manera tan irresponsable. Los drogadictos y los adictos al sexo desarrollan una dependencia hacia la dopamina, que es el neurotransmisor del centro de placer del cerebro. Así, en esa búsqueda desenfrenada de emociones profundas, se dejan abandonar “imagen tras imagen, prostituta tras prostituta, affair tras affair”.

Algunos terapistas consultados por Newsweek reconocen que, en realidad, en muchos casos lo que origina la adicción al sexo es una búsqueda del sentido de la vida, la necesidad de sentirse amado, de que hay alguien a quien le importo.

Aunque Newsweek admite que la “revolución digital” tiene mucho que ver con el fácil acceso a la pornografía, la revista se olvida de subrayar que la cultura de Estados Unidos y de otros países de occidente está saturada con una pornografía tal vez menos perversa pero igualmente perjudicial: las películas, la música, los programas televisivos, los juegos de video, y la propaganda comercial, promueven un concepto sobre la sexualidad que es superficial, hedonístico, promiscuo y egoísta. En Argentina hemos subrayado al respecto la influencia nefasta del programa televisivo de Marcelo Tinelli.

Tinelli: más pornografía y más rating
Pornografía y explotación sexual de niños
Prostíbulos para todos: cada vez más prostíbulos en Buenos Aires

Sin embargo, Newsweek no parece darse cuenta de la conexión entre el concepto falso sobre la sexualidad humana promovido por el mundo del entretenimiento y por los anunciantes comerciales, con la crecientemente obsesión destructiva en torno al placer carnal. En su lugar, la revista adopta el enfoque más “moderado”, repitiendo la perjudicial visión de la Asociación Psiquiátrica Americana, respecto de que la perversión sexual solamente se convierte en un problema si ello es contrario a los propios estándares de la persona sobre lo que es normal.

Adicción sexual y homosexualidad

Lo que llama la atención del artículo de Newsweek es que reconoce una realidad que es usualmente impensable para la mente liberal actual: que el comportamiento homosexual contribuye a la adicción al sexo. Un terapista de sexualidad le comentó a Newsweek: “Hemos visto a muchos hombres heterosexuales que son adictos al sexo, y debido a que, por razones culturales y biológicas, las mujeres no están tan fácilmente disponibles para tener relaciones sexuales a todas horas del día, estos hombres buscarán a los hombres homosexuales para su gratificación”.

Ciertamente, la revista pudo haber ido más lejos por este osado camino, y haber reconocido que los homosexuales se caracterizan por tener relaciones superficiales y de corto plazo, con cientos de parejas sexuales durante su vida, lo que ocasiona que contraigan enfermedades mortales a tasas más elevadas de las que se ven en el resto de la población. Estos son datos disponibles y que pueden leerse en las revistas médicas y científicas de hoy día.
Estados Unidos: el 61% de las nuevas infecciones de VIH corresponden al 2% de la población gay

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén