Sábado, 22 Diciembre 2012 20:26

Ban Ki-moon: homosexualizar el mundo

 

Es muy distinto terminar con la injusta violencia a, por ejemplo, exigir libertad de acción, incluida la perversión de menores, o reclamar el «cupo gay» dentro del cuerpo de profesores de colegios y universidades.

17/12/12 

El 10 de diciembre, conmemorando el Día de los Derechos Humanos, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, volvió a pedir “que se ponga fin a la violencia y la discriminación por motivos de identidad de género y orientación sexual”, y añadió:

“Permítanme decir esto alto y claro: las personas lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero tienen derecho a los mismos derechos que todos los demás. Ellos también nacen libres e iguales. Yo estoy hombro con hombro con ellos en su lucha por los derechos humanos. Estoy orgulloso que como Secretario General, tengo una plataforma global para poner de relieve la necesidad de acabar con la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género”.  

El evento fue organizado conjuntamente por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), y las Misiones Permanentes ante las Naciones Unidas de Argentina, Brasil, Croacia, la Unión Europea, Francia, Israel, Japón, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega y Estados Unidos, y las organizaciones Human Rights Watch y la International Gay and Lesbian Human Rights Commission.

Participaron en el evento, entre otros, la ministro francés para los Derechos de la Mujer, Najat Vallaud-Belkacem; por teleconferencia desde Sud África, el arzobispo anglicano emérito Desmond Tutu; Blas Radi, militante transexual argentino; Shevchenko Olena, lesbiana ucraniana y Gift Trapense, homosexual de Malawi. Las “estrellas” invitadas fueron Ricky Martin y la sudafricana Yvonne Chaka Chaka, embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, que compartieron el escenario con el Secretario General. Para Ban, Martin es “un maravilloso modelo a seguir para jóvenes LGBT y para todas las personas”. 

Una vez más, Ban reinterpretó la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, para defender los “derechos” de las personas LGTB, es decir, exigir derechos especiales para la orientación sexual, que es lo que realmente se está buscando. 

Argentina: a la cabeza de la perversión 

 

“Aplaudo a Argentina por la introducción de una de las legislaciones más progresistas del mundo en parejas del mismo sexo y el reconocimiento de género”, dijo Ban Ki-moon haciendo referencia a la ley de “matrimonio homosexual” de 2010, y a “ley de identidad de género” sancionada en mayo de 2012, por la que cualquier persona puede “cambiar el sexo ‘asignado’ al nacer” por la “identidad de género ‘autopercibida’”. 

¿Qué se pretende realmente? 

 

¿Evitar la violencia o imponer la “tiranía gay”? Reiteramos lo dicho en Noticias Globales 1110, como consecuencia de la llamada “discriminación por orientación sexual e identidad de género” y de la “homofobia y transfobia”, califican de homofóbica y discriminatoria toda opinión en desacuerdo con el estilo de vida homosexual. 

Atentan contra la libertad religiosa, por ejemplo, oponiéndose a la predicación de la doctrina cristiana. En base a esos conceptos se arremete contra la libertad de los padres a educar a sus hijos y se desconoce la libertad de las instituciones de enseñanza, por sólo dar unos pocos botones de muestra. Ahora se le suma la aplicación de la legislación internacional sobre derechos humanos a todo lo que se les antoje como trato violento o discriminatorio.

¿Serán pasibles de ser juzgados por la Corte Penal Internacional los padres de familia que se opongan a que sus hijos sean educados en la “normalidad” de la homosexualidad o las autoridades religiosas que prediquen la intrínseca maldad moral de la sodomía? Es muy distinto terminar con la injusta violencia a, por ejemplo, exigir libertad de acción, incluida la perversión de menores, o reclamar el “cupo gay” dentro del cuerpo de profesores de colegios y universidades.

El lobby gay parece decir: “quien no apoya nuestro estilo de vida y todas nuestras pretensiones, está a favor de que se nos condene a muerte”. 

 

Juan C. Sanahuja

Otros artículos del autor:

Ver más artículos del autor

Este artículo fue publicado originalmente por Noticias Globales, www.noticiasglobales.org..