Jueves, 28 Abril 2016 10:08

China: Los cristianos protestan contra las demoliciones de las cruces

“Cada vez tenemos menos libertad también aquí entre nosotros, denunciarlo es un deber moral”, expresó el cardenal Joseph Zen Ze-Kiun, obispo emérito de Hong Kong al liderar a un grupo de cristianos, de todas las denominaciones, que pidieron al gobierno central de Pekín que desista de demoler cruces en China continental, y que libere a los líderes religiosos encarcelados. 

 

 

“Cada vez tenemos menos libertad también aquí entre nosotros, denunciarlo es un deber moral”, expresó el cardenal Joseph Zen Ze-Kiun, obispo emérito de Hong Kong al liderar a un grupo de cristianos, de todas las denominaciones, que pidieron al gobierno central de Pekín que desista de demoler cruces en China continental, y que libere a los líderes religiosos encarcelados. 

Las manifestaciones se desarrollaron frente a la Oficina para las relaciones con la madre patria de Hong Kong y fueron organizadas por el Instituto cristiano de Hong Kong, Cristianos por la sociedad de Hong Kong, Christian Social Concern Fellowship y por la Comisión episcopal Justicia y Paz. 

El grupo recordó a los presentes que más de dos mil cruces fueron quitadas o demolidas en la provincia de Zhejiang desde fines de 2013, cuando se inició la campaña lanzada por el Partido local contra los símbolos religiosos cristianos. Además, los manifestantes pidieron al gobierno central que libere a los pastores y sacerdotes encarcelados por haberse opuesto a dichas demoliciones. 

El cardenal Zen dijo que está “preocupado” y teme que la campaña pueda alcanzar también a Hong Kong. “La libertad aquí entre nosotros es cada vez menor. Debemos hablar, denunciar cuanto sucede, dado que también nosotros podremos sufrir la campaña anticristiana, que se propaga desde la China continental”. 

Las protestas de Hong Kong –señala AsiaNews- se realizaron un día después del encuentro entre el presidente chino Xi Jinping y una representación del Frente Unido (que reúne a todas las realidades sociales “no comunistas” de la China moderna). 

Durante el debate, Xi subrayó que los grupos deben obedecer al Partido: “Deben adherir a la dirigencia del Partido. Al mismo tiempo, los cuadros comunistas deben ser ateos y marxistas: ustedes son la guardia contra las infiltraciones de ultramar, contrarias al dominio comunista, que pueden llegar a través de caminos religiosos”, indicó el presidente chino.

 

 

 

aica.org