Miércoles, 30 Enero 2013 16:23

España: La píldora del día siguiente, diez años después.

 
Pues bien, con los datos que tenemos de los abortos de 2011 se desmorona la tesis sostenida por las poderosas farmacéuticas y los gobernantes.
 
La PDD no sólo no ha contribuido a reducir los abortos sino que en diez años se han doblado en número pasando del año 2001 en el que se repartieron 160.000 PDD y se realizaron 70.000 abortos al 2011 en el que se han repartido 700.000 PDD y se han realizado 118.000 abortos.
 
Por supuesto que tampoco ha estado regulada de forma estricta y su liberalización ha causado un uso indiscriminado de la misma, entrañando un riesgo grave para la salud de las mujeres. Como consecuencia del afán lucrativo del lobby farmacéutico y de ideologías perniciosas para el ser humano (Ideología de género), se llevan a cabo la destrucción de cientos de miles de embriones previa negación de la singularidad específica de todas y cada una de las vidas humanas bajo la directa influencia de una cultura de la muerte profundamente enraizada en nuestra sociedad.
 
En resumen, fomentar una cultura de mentalidad hedonista e irresponsable respecto a la sexualidad humana no sólo es algo grave para la salud física sino que también daña la naturaleza humana. En lugar de hacer apología de la irresponsabilidad y de la satisfacción perpetua del deseo, se debería proponer una correcta educación de la afectividad humana desligada de ideologías dañinas y voluntarismos políticos que llevan al ser humano a una conducta relativista.
 
Álvaro María Herrero de Béthencourt.