Jueves, 24 Noviembre 2016 09:31

El Vaticano acoge una conferencia internacional sobre la “plaga mundial” de la droga

 

Ha iniciado en la Casina Pío IV el encuentro organizado de la Pontificia Academia de las Ciencias.

 

Ha iniciado este miércoles, en la Casina Pío IV en el Vaticano, el congreso internacional sobre las drogas organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias. Dos días durante los cuales –explica Radio Vaticana– huéspedes internacionales debatirán sobre temas como producción, uso y tráfico de drogas ilegales, sin olvidar los usos y abusos de las sustancias químicas, el tráfico de seres humanos, las violencias. A través de los datos y experiencias históricas se tratará de buscar estrategias y soluciones definitivas a tales dramas.

Los encargados de abrir el encuentro fueron monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia; la reina Silvia de Suecia y Yury Fedotov, director de Unodc, la Oficina ONU que se ocupa de drogas y crimen. Además, recibirán también la visita del Santo Padre este jueves.

En su intervención, en el ámbito del seminario “Narcóticos, problemas y soluciones de esta plaga mundial”, la reina Silvia de Suecia puso en evidencia la “necesidad de proseguir en la cooperación mundial” para afrontar este desafío, mirando de forma particular a la “fragilidad de los niños” víctimas de la unión entre “tráfico de drogas y explotación de seres humanos”. Central también la prevención y la información sobre la peligrosidad de las sustancias estupefacientes, según la soberana, también fundadora del “World Childhood Foundation” que se ocupa de mejorar las condiciones de vida de los niños de todo el mundo, y miembro honorario de la Mentor Foundation, activa contra la droga.

Yury Fedotov indicó que los datos del 2013 de Unodc (United Nations Office on Drugs and Crime), la Oficina de las Naciones Unidas de la que es presidente que se ocupa de vigilar la difusión de las drogas en el mundo y los relativos fenómenos criminales. Según tales estimaciones, 1 persona de cada 20, en edad comprendida entre los 15 y los 64 años, utilizó al menos una vez una sustancia ilícita, por un total de 246 millones de personas, subrayó Fedotov, reafirmando las consecuencias devastadoras para “la salud, la paz, el desarrollo, para los derechos humanos” causados por el tráfico de droga y de las actividades criminales vinculadas.

Ilustrado también el mapa de los países más golpeados por la plaga de la droga: Afganistán, “patria” del opio, donde los productores del cultivo de amapola, además en crecimiento, financian el terrorismo de los talibanes además de crear toxicodependencia, violencia e inseguridad. Los Balcanes, principales canales de tránsito de la heroína que se se extiende después en todas direcciones; América del Norte, donde se registra más del 40% del consumo de cocaína global, los principales productores están en Colombia, Perú y Bolivia.

 

 

es.zenit.org