Jueves, 02 Febrero 2017 11:08

La despenalización de la eutanasia divide a los portugueses

 

el debate sobre la eutanasia ha comenzado en Portugal inmpulsado por asociaciones partidarias de la muerte o suicidio asistido. El Colegio de Médicos reclama que los ciudadanos decidan en un referendum sobre la cuestión y no los parlamentarios en exclusiva.

 

António Costa, primer ministro de Portugal. El debate sobre la eutanasia mantiene divididos a los portugueses en un país de tradición católica, después de que el Parlamento luso discutiera una petición ciudadana a favor de la despenalización del suicidio asistido.

 

El proceso todavía está en una fase inicial, ya que los diputados se limitaron a debatir la iniciativa impulsada por el movimiento cívico “Derecho a morir con dignidad” que ni siquiera conlleva una votación en el hemiciclo, pero actores políticos y sociales ya se han implicado en el debate público.

 

Aunque no todos los partidos han expresado su posición frente a la eutanasia, formaciones de todo el espectro político han coincidido en la necesidad de profundizar el debate.

 

En declaraciones a la prensa antes del Pleno, el líder parlamentario del conservador PSD -líder de la oposición- consideró que hay “muchas dudas” en torno a la muerte asistida y por ello el debate debe preceder a cualquier decisión legislativa al respecto, informa Efe.

 

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa tiene una opinión sobre la muerte asistida, pero de momento no se pronunciará

 

En la misma línea, el portavoz del marxista Bloque de Izquierda, Pedro Filipe Soares, apostó por una discusión que implique también a la sociedad civil y reiteró que su formación va a presentar una iniciativa legislativa sobre la materia, aunque desconoce la fecha en que podría ser debatida en la Cámara.

 

Desde el Partido Comunista Portugués João Oliveira esperó que el debate realizara con “la profundidad y la sobriedad” que la eutanasia exige.

 

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa -que tendría poder de veto sobre una eventual ley que despenalice la eutanasia- admitió el martes que tiene una opinión sobre la muerte asistida, pero de momento no se pronunciará para “no crispar” el debate.

 

La discusión en el Parlamento, ha estado precedida por una manifestación convocada por el movimiento “Stop Eutanasia” a las puertas de la Asamblea de la República que juntó a varias decenas de personas para defender que no se legalice la muerte asistida en suelo luso.

 

El sector de los profesionales de la salud también se ha implicado en el debate y el líder del Colegio de los Médicos, Miguel Guimarães, defendió recientemente en una entrevista que haya un referéndum sobre la muerte asistida en vez de dejar la decisión en manos del Parlamento.

 

 

 

actuall.com