Miércoles, 05 Abril 2017 09:35

¿Hay curas casados en la Iglesia católica?

Las recientes declaraciones del Papa Francisco han puesto el tema sobre la mesa. Te explicamos cuáles son las excepciones a la norma del sacerdorcio célibe dentro de la Iglesia de Roma

Las recientes declaraciones del Papa Francisco al semanario alemán Die Zeit sobre el celibato sacerdotal han generado una polémica por parte de un sector de la prensa en torno a la figura del sacerdote casado en la Iglesia católica.

A la pregunta de si ha llegado la hora de suprimir el celibato sacerdotal o de relajarlo, el Papa dijo: “En la Iglesia se trata siempre de reconocer el momento oportuno cuando el Espíritu Santo pide algo”. Y es que el obispo de Roma explicó que su abolición como requisito obligatorio “no es ninguna solución” ante la falta de sacerdotes. Sin embargo, considera que las insuficientes vocaciones suponen “un problema enorme” para la Iglesia católica y por eso explora vías para paliarlo. Una de ellas sería la ordenación –como diáconos–, en áreas geográficamente muy aisladas, de los llamados viri probati, hombres casados de una cierta edad y probada conducta cristiana.

De hecho, hace tres años, a la vuelta de su visita a Tierra Santa, en el avión, Francisco ya puntualizó que “el celibato no es un dogma de fe, es una regla de vida que yo aprecio mucho y creo que es un don para la Iglesia”, pero “no siendo un dogma de fe siempre hay la puerta abierta”.

Pero, ¿cuál es la situación actual de los sacerdotes en la Iglesia católica con respecto a la posibilidad de casarse?

Los curas de las iglesias de rito oriental fieles a Roma, como los maronitas libaneses o los coptos egipcios, pueden ser hombres casados. En estas Iglesias cristianas, el celibato, cuando existe, es opcional. Es decir, los sacerdotes ortodoxos, anglicanos y protestantes pueden casarse o permanecer célibes. Pero sólo pueden casarse antes de ser sacerdotes. Si escogen ser célibes antes de ordenarse es un voto que deberán mantener durante su condición de sacerdote. En cambio, en la Iglesia católica, el celibato es obligatorio, es decir una conditio sine qua non para poder ser cura.

La Iglesia católica acepta una serie de excepciones a su propia regla: por ejemplo, con los curas casados anglicanos que se pasan a la Iglesia católica y siguen ejerciendo. Por otro lado, la Iglesia greco-católica es una Iglesia católica de rito oriental, que se unió a Roma por el tratado de Brest-Litovsk en el año 1696 con tres condiciones: que la Santa Sede respetase su liturgia, su tradición y su disciplina. Y desde entonces forman parte de la Iglesia católica a todos los efectos. Una de las tradiciones muy arraigadas en la Iglesia católica ucraniana era y es el que la mayoría de sus curas se casan

En el catolicismo el sacerdote es célibe por tres razones:

Razón Cristológica

El sacerdote es célibe porque Cristo, sumo pontífice y sacerdote eterno según el orden de Melquisedec, fue célibe y el sacerdote ministerial es participación del Sacerdocio de Cristo. El sacerdote escoge a Cristo como el supremo amor de su vida y como hijos a las almas que Dios le confía.

Razón Exlesiológica

Cristo es el esposo de la Iglesia. El sacerdote, por medio de la virginidad, se configura con Cristo en el amor por su esposa la Iglesia para hacer de ella una esposa gloriosa, santa e inmaculada (Efesios 5,25). Juan es el modelo del apóstol virgen.

Razón Escatológica

Cristo vino a instaurar en este mundo un tipo nuevo de vida. La Iglesia es germen de ese nuevo tipo de vida. La castidad por el “Reino de los Cielos” (Mateo 19,12) es un anuncio de ese nuevo tipo de vida, donde no se toma ni mujer ni marido, sino que se vive como los ángeles del cielo (Mateo 22,30). El apóstol Pablo es modelo de ese nuevo tipo de vida. (1 Corintios 11,1).

 

forumlibertas.com