Sábado, Agosto 19, 2017

Política de Estado


Martes, 11 Abril 2017 09:36

Mons. Escudero: «Siguen vigentes las condiciones para acceder a los sacramentos»

Mons. Rafael Escudero López-Brea, obispo prelado de Moyobamba, ha publicado «Caminos de actuación pastoral en torno a Amoris Laetitia», para orientar a sacerdotes y fieles sobre las cuestiones pastorales «delicadas» de la exhortación apostólica.

(InfoCatólica) Mons. Escudero, tras recordar la necesidad de acoger y acompañar a quienes están en una situación contraria a la ley de Dios en relación a su vida sentimental, pasa a exponer la doctrina de la Iglesia sobre el acceso a la comunión eucarística:

¿Pueden los católicos separados o divorciados que se han vuelto a casar por lo civil y los católicos que son solo convivientes recibir los sacramentos?

Siguen vigentes las condiciones objetivas exigidas por el Magisterio de la Iglesia para poder acceder a la recepción de los sacramentos. Estas condiciones objetivas fueron expresadas por el Papa San Juan Pablo II en la Exhortación Familiaris consortio 84, ratificadas por Benedicto XVI (Sacramentum charitatis, 29) y contenidas en el Catecismo de la Iglesia Católica, 1650. Asimismo, el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos publicó la Declaración Sobre la admisibilidad a la Sagrada Comunión de los divorciados que se han vuelto a casar (24-VI-2000). Así como la declaración del cardenal Müller de 2016, según el cual las reglas de Familiaris Consortio 84 y Sacramentum Caritatis 29 son todavía válidas y aplicables en todos los casos. Siguiendo estos principios hemos de recibir el magisterio del Papa Francisco expuesto en el capítulo VIII de la Exhortación Amoris laetitia. Ésta se sitúa en continuidad con el magisterio precedente (cf. Amoris Laetitia, capítulo III).

Los católicos separados o divorciados que se han vuelto a casar por lo civil y los católicos que son solo convivientes se encuentran en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios. La Iglesia requiere de estas personas que se abstengan de intimidad sexual. Esto se aplica también a los casos en que ellos deban vivir, por el bien de sus hijos, bajo el mismo techo. Vivir como hermano y hermana es necesario para que reciban la reconciliación en el sacramento de la penitencia, que abre el camino a la eucaristía. Se anima a estas personas a acercarse al sacramento de la penitencia regularmente, pudiendo recurrir a la gran misericordia de Dios en este sacramento si fracasan en la castidad.

Incluso para aquellos que, por el bien de los hijos, viven bajo el mismo techo en casta continencia y han recibido la absolución, por lo que son libres del pecado personal, permanece el hecho objetivo de que su estado público y condición de vida en la nueva relación son contrarios a la enseñanza de Cristo contra el divorcio. Por lo tanto y de manera concreta: cuando los pastores den la comunión a personas divorciadas que se han vuelto a casar y a parejas convivientes que intentan vivir de manera casta, lo deben hacer de un modo tan discreto que eviten dar escándalo o que implique que la enseñanza de Cristo puede ser obviada. También hay que tener cuidado de que parezca que se apoya el divorcio, el nuevo matrimonio civil o la sola convivencia.

Los católicos separados o divorciados que se han vuelto a casar y los católicos solo convivientes están invitados a participar en la celebración de la Misa, en la escucha de la Palabra de Dios, en la Adoración eucarística, en la vida comunitaria de una parroquia o de un movimiento eclesial, en reuniones de oración o de formación y a tomar parte en las actividades caritativas de la parroquia, junto con el acompañamiento espiritual y discernimiento del pastor. Sus hijos, ya sean del matrimonio original como de la relación actual, son parte integrante de la vida de la comunidad católica y deben recibir los sacramentos y ser educados en la fe.

Las católicos separados o divorciadas que se han vuelto a casar y los católicos que son solo convivientes no deben tener puestos de responsabilidad ni en la Prelatura ni en la parroquia: En el consejo parroquial; ni como animadores; y tampoco deben llevar a cabo funciones litúrgicas como lector, ministro extraordinario de la comunión o ejercer como padrinos en los sacramentos; ni han de ejercer el ministerio de la enseñanza y de la catequesis.

Esto es difícil para muchos, pero cualquier cosa inferior a esto sería engañar a las personas sobre la naturaleza de la Eucaristía y la Iglesia. No debe haber contraposición entre doctrina y pastoral, entre verdad y caridad. La gracia de Jesucristo es una real y poderosa semilla de cambio en un corazón creyente y, por su poder de sanación interior, puede rehacerlo a una vida de santidad. Los pastores y todos los que trabajan al servicio de la Iglesia deberemos promover incansablemente la esperanza en este misterio salvífico.

 

infocatolica.com

 

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Juan Pablo II

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén