Lunes, Octubre 23, 2017

Política de Estado


Jueves, 18 Mayo 2017 10:12

Una ciudad de santos en medio de la humanidad: El sueño del Arzobispo de Los Ángeles

El Arzobispo de Los Ángeles en Estados Unidos, Mons. José Gómez, recordó que el llamado de los católicos es construir “una ciudad de santos” en medio de “la ciudad secular de la humanidad”.

El pasado 6 de mayo, Mons. Gómez recibió un doctorado honorario en la Universidad Marymount de California, en Los Ángeles.

En su discurso a los estudiantes, el Prelado destacó que “ustedes se están graduando de una gran universidad católica en una ciudad que lleva el nombre de los Santos Ángeles de Dios. Eso de algún modo les da el sentido de su identidad y misión para después de su graduación”.

“Me gusta pensar en la ciudad de Los Ángeles como ‘una ciudad de santos’. Es sorprendente la cantidad de santos que han caminado por estas mismas calles que nosotros recorremos y que han observado el amanecer y el atardecer desde estas mismas playas y montañas. ¿Cuántos santos no han servido aquí a los pobres y han hecho obras de misericordia y de amor?”, cuestionó.

En ese sentido, Mons. Gómez recordó a los presentes que “son parte de ese legado. Están llamados a construir una ciudad de santos en medio de la ciudad secular de la humanidad”.

 

El Prelado indicó que “los santos nos enseñan que al atardecer de nuestras vidas, seremos juzgados por nuestro amor. ¿Amamos a Dios y amamos a nuestro prójimo? ¿Usamos nuestros dones y talentos para extender la misericordia y la compasión de Dios en el mundo? ¿Amamos la bondad y practicamos la justicia?”.

“Sabemos que Dios no clasifica nuestras vidas en una curva. La prueba de la vida solo tiene una respuesta que consta de una palabra. Y esa palabra es amor. Así es como un cristiano define lo que significa ser un ‘éxito’”, afirmó.

Mons. Gómez dijo a los estudiantes que entrarán a un mundo en el que “cada día, un cristiano es asesinado cada hora, y sólo por el ‘crimen’ de creer en Jesús. Así que nunca den su fe por descontado. Están entrando en una sociedad estadounidense en la que cada día van a estar encontrándose y trabajando con gente que no comparte sus valores, con gente que no va a estar de acuerdo con ustedes sobre cómo vivir o sobre qué es correcto o incorrecto”.

Ante esa situación, el Arzobispo de Los Ángeles indicó que a veces se hacen las preguntas equivocadas. “Preguntamos: ¿Qué quiero de mi vida? Pero la vida no es sobre nosotros. La pregunta correcta es: ¿Qué quiere Dios de mi vida? ¿Por qué me hizo?”.

Mons. Gómez recordó que a inicios de este año un taxista pakistaní que lo llevaba del aeropuerto hacia la ciudad de Washington contó que su padre solía decirle todo el tiempo: “Haz el bien y la vida será buena”.

“Qué hermoso pensamiento. Cada momento que pasa tenemos la oportunidad de servir a Dios y de amar a Dios, en las personas con las que nos encontramos, en las cosas que nos suceden cada día. En cada momento podemos hacer el bien, y nuestra vida será buena”, manifestó el Prelado.

“Jesús dijo que encontramos nuestras vidas al perderlas. El camino a la felicidad siempre deja atrás el egoísmo. Ganamos todo cuando lo damos todo. Esta es una hermosa manera de vivir. Y ustedes deben vivirla a su manera, amigos míos”, prosiguió.

 

El Arzobispo de Los Ángeles señaló que no se debe olvidar que “tu vida es importante para Dios. No importa lo que te suceda en la vida o en dónde te encuentres, recuerda que eres amado”.

“Dios te hizo para que puedas hacer una diferencia en el mundo. Pregúntale todos los días en tus oraciones: ‘Señor, ¿qué quieres que haga?’. Y luego sigue su camino con todo tu corazón. Ama lo que haces, y haz lo que tengas que hacer, todo por amor. Todo por Dios”, afirmó.

Mons. Gómez concluyó su discurso exhortando a pedir a Dios “que nos dé a cada uno un corazón tan grande como el universo, para que podamos amar a Dios y hacer el bien a los demás. Para que Dios pueda usar nuestras vidas —lo que hemos aprendido y todos nuestros talentos y pasiones— para difundir el amor de Dios. Para construir la ciudad de los santos, en el corazón de la ciudad secular de la humanidad”.

 

aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Juan Pablo II

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén