Miércoles, 24 Mayo 2017 11:01

Filipinas prohíbe colgar rosarios dentro de los coches

Es el enfrentamiento más reciente entre el gobierno y la Iglesia Católica en Filipinas. Las autoridades han prohibido colgar rosarios e iconos religiosos en los vehículos, argumentando preocupaciones de seguridad.

De acuerdo a reportes de AFP, la prohibición es parte de una nueva ley que entrará en vigor el 26 de mayo, y que busca eliminar distracciones para los conductores, como hablar o enviar mensajes de texto en teléfonos celulares, maquillarse o ingerir bebidas o alimentos

 

La prohibición, anunciada la semana pasada, provocó rechazo en Filipinas, donde alrededor del 80% de la población se identifica como católica.

“Esta es una exageración, insensible y carente de sentido común”, dijo a AFP el Padre Jerome Secillano, Secretario ejecutivo de asuntos públicos en la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, (CBCP, por sus siglas en inglés).

El Padre Secillano aseguró que la mayoría de los conductores se sienten más seguros llevando iconos religiosos en sus vehículos, porque les da un sentido de intervención y protección divina

Secillano aseguró que la mayoría de los conductores se sienten más seguros llevando iconos religiosos en sus vehículos, porque les da un sentido de intervención y protección divina.

En un comunicado publicado en el sitio web de la CBCP, afirmó que la prohibición de iconos religiosos es un exceso de una ley que inicialmente buscaba evitar que los conductores se distraigan con sus teléfonos.

“Estoy de acuerdo con prohibir el uso de teléfonos mientras se conduce, pero absolutamente no viene al caso prohibir la exhibición de pequeñas imágenes religiosas en automóviles”, resaltó.

La Junta de Regulación y Franquicias de Transporte Terrestre de Filipinas, que emitió la prohibición, ha señalado que los iconos religiosos aún podrán ser unidos al tablero o al espejo retrovisor del automóvil si es que no se mueven o bloquean la línea de visión del conductor.

Piston, una asociación de conductores y propietarios de vehículos de transporte público en Filipinas, señaló que no había evidencia de que los rosarios e iconos religiosos causaran accidentes.

“No se metan con la fe en Dios de los conductores”, subrayó el presidente de Piston, George San Mateo.

La prohibición es apenas el último enfrentamiento entre las autoridades del gobierno y la Iglesia Católica en el país.

La Iglesia Católica ha sido uno de los mayores oponentes a la violenta e implacable guerra contra las drogas del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.

Los obispos de Filipinas también han sido críticos de las políticas de Duterte en materia de pena de muerte y salud reproductiva, que van contra la doctrina social de la Iglesia Católica.

Duterte, por su parte, no ha mostrado mucho aprecio por la Iglesia Católica, y ha insultado repetidamente a los obispos e incluso al Papa Francisco.

 

actuall.com