Domingo, Diciembre 17, 2017

Política de Estado


Martes, 03 Octubre 2017 09:01

Obispos de Estados Unidos califican de “terror indescriptible” el tiroteo en Las Vegas

El Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Cardenal Daniel N. DiNardo, expresó su dolor por la noche “de terror indescriptible” ocurrida ayer en Las Vegas, cuando un hombre de 64 años disparó contra una muchedumbre ocasionando la muerte de 58 personas y dejando más de 500 heridos.

"Despertamos esta mañana y nos enteramos de otra noche llena de terror indescriptible, esta vez en la ciudad de Las Vegas, y por todos los reportes, el más mortífero tiroteo masivo en la historia moderna de los Estados Unidos”, expresó.

A través de un comunicado, el Presidente de la USCCB aseguró sus oraciones y “las de mis hermanos obispos y todos los miembros de la Iglesia” por las víctimas de esta tragedia y la ciudad de Las Vegas.

 

El Cardenal DiNardo señaló que “en este momento necesitamos orar y cuidar a los que están sufriendo. Al final, la única respuesta es hacer el bien, porque no importa que tanta oscuridad haya, esta nunca superará la luz”.

El autor de la matanza fue identificado como Stephen Paddock. Según la Policía local, el atacante se habría suicidado.

Paddock disparó desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay, ubicado en la avenida central Strip, donde miles de personas asistían al cierre de un festival de música country.

Este lunes el Estado Islámico se adjudicó la autoría del tiroteo, asegurando que Paddock era un “soldado del califato”. Sin embargo, un portavoz del FBI descartó que se trate de un ataque terrorista. "No existe ningún vínculo conocido entre el tirador y ningún grupo extranjero conocido", señaló en conferencia de prensa desde Las Vegas.

 

El Papa Francisco también expresó su dolor y transmitió sus condolencias a las familias de las víctimas.

A través de un mensaje enviado al Obispo de Las Vegas, Mons. Joseph Anthony Pepe, la Santa Sede aseguró que el Pontífice reza “por los heridos y por todos los que han muerto, confiándoles al misericordioso amor de Dios Todopoderoso”.

 

aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

"El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral."

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Contáctese con nosotros

No dude en escribirnos

 

Sus comentarios son bienvenidos 

 

cferrari4@gmail.com

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS EN PDF

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén