Imprimir esta página

Alcide De Gasperi

Este importante político italiano, nació en Pieve Tesino, Trento, Italia, el 3 de abril de 1881 y falleció en Borgo Valsugana, Trento, Italia el 19 de agosto de 1954.

Junto a Konrad Adenauerde Alemania, Robert Schuman y Jean Monnet de Francia, se lo considera como 

 

 “padre de Europa”, por lo menos de la Europa actual que logró sobreponerse a dos guerras mundiales y a la devastación de sus territorios y porque estos hombres contribuyeron de manera decidida para la creación de las Comunidades Europeas.  

Además de esta loable actuación en el plano internacional, De Gasperi fue Ministro de Asuntos Exteriores y Presidente del Consejo de Ministros de Italia, además de ser el fundador de la Democracia Cristiana de Italia y el último secretario del Partido Popular Italiano.

La región de Trento donde nació pertenecía en ese entonces a los territorios del Imperio austrohúngaro y su familia era burguesa, pero de origen italiano netamente.

Cuando era niño, su padre era el jefe de los gendarmes locales, lo que le produjo un sentimiento como de lealtad civil hacia la casa real, más que al país en sí mismo; pero esta lealtad era más de carácter, que lo llevaba a asistir a misa todos los días.

Tenía unas profundas creencias religiosas que expresaba con soltura y abiertamente.

Siendo estudiante universitario en Viena y admirando a Karl Lueger, el reconocido alcalde esta ciudad, da sus primeros pasos en la vida política en su región y en Austria también.

La admiración hacia Karl Lueger radicaba  en la forma que éste había dado para aplicar las encíclicas sociales de los papas progresistas de Roma. Por lo tanto su formación estaba basada en el populismo católico alemán, publicando los primeros artículos en el Reichspost, que era el periódico católico austríaco.

Famosa se hizo su exhortación en Trento en 1902 cuando en un discurso les dijo a los oyentes: “Sed primero católicos, después italianos”, que no era diferente de su lema político: “Católico, italiano, demócrata”.

Siendo la figura antagónica de Mussolini, se lo encontró alguna vez en una cervecería en 1909 en donde Mussolini defendía la necesidad de la violencia y De Gasperi la acción política en principios, pero la discusión no llegó a ningún final porque De Gasperi tuvo que retirarse para no perder su tren y eso bastó para ser tildado de cobarde.

Pero el despegue real de su carrera política empezó siendo elegido como diputado en el parlamento austríaco en 1911, pero su representación era de una pequeña comunidad italiana en medio de un gran imperio.

Gracias a esta experiencia encuentra una visión más global de la política, enriqueciéndose con otra cultura y esto lo favoreció cuando creó suIdeario europeísta.

Durante la Primera Guerra Mundial, siendo el responsable del Comité de los Refugiados, ayuda a miles de exiliados de Trento, que eran detenidos por el gobierno austríaco que invocaba argumentos militares para que emigraran al interior de su país.

Cuando Trento es anexado a Italia al finalizar la guerra, su Partido Popular Triestino es acogido por los líderes{bio:Luigi Sturzo} y Allberto Marvelli en el Partido Popular Católico que reunía a laicos y a políticos.

En 1921 es elegido diputado por Trento, presidiendo el grupo parlamentario del PPI y allí desempeña un brillante papel político hasta la llegada al poder de Benito Musolini en 1922.

Desde su posición, expresa abiertamente su rechazo a los principios enarbolados por el fascismo, por considerarlos contrarios por completo a los principios católicos, que lo conduce ante un tribunal fascista en noviembre de 1926 por su condición de opositor y es acusado de actividades antifascistas y condenado a cuatro años de cárcel. 

Pero De Gasperi tuvo suerte, porque Mussolini lo envió a la cárcel de Regina Coeli en Roma y gracias al Tratado de Letrán de 1929, que le daba la posibilidad al papa Pio XI de asumir vigilancia sobre él, es destinado a ocupar un puesto como empleado en la Biblioteca del Vaticano, donde permaneció refugiado por catorce años hasta la caída de Mussolini. Gracias a esto, su figura cobra importancia ante el electorado que lo ve como el único político sin manchas y sin representar el peligro de una nueva dictadura.

Así, al terminar la Segunda Guerra Mundial, De Gasperi se convierte en el líder único de la democracia cristiana y en 1945 forma el primer gobierno de coalición de la posguerra, dándole a su partido el demócrata cristiano, la victoria en las elecciones para la Asamblea Constituyente. En enero de 1947 consigue que los socialdemócratas se desprendan de los socialistas marxistas y así arma un gobierno bastante homogéneo. En 1948 consigue la mayoría absoluta y hasta 1953 ejerce el cargo en ocho oportunidades seguidas.

Impulsa a Italia para que se adhieran a la OTAN, Organización del Tratado del Atlántico Norte, la CECA que es la Comunidad Europea para el carbón y el acero y apoya de manera entusiasta el proyecto de la CED, que es la Comunidad Europea de Defensa.

Gracias a sus buenas gestiones Italia logró un lugar de respeto y prominencia como miembro centrista de la sociedad europea, aceptando el Plan Marshall, ingresando como ya dijimos en la OTAN, al CECA y la incorporó al Consejo de Europa, promoviendo un desarrollo económico que produjo el milagro italiano con la infinidad de industrias que se crearon durante la era De Gasperi.

Cuando se empiezan a dar los primeros pasos para la reconstrucción de Europa, Alcide de Gasperi, Konrad Adenauer y {bio:Robert Schuman} tejen una profunda amistad y relación como colegas, con principios de respeto, colaboración y solidaridad, que hará posible esos primeros pasos de la Europa como comunidad.

Su partido lo cesa de su cargo en 1953, un poco antes de su muerte, convirtiéndose en el primer presidente de la Asamblea Parlamentaria de la CECA.

Muere en 1954 y en la actualidad la Iglesia Católica considera el proceso de beatificación.