Roberto Marcelo Levingston 1970 - 1971

Roberto Marcelo Levingston (n. San Luis, 19 de enero de 1920) es un militar argentino, quien en junio de 1970 fue designado por la Junta de Comandantes en Jefe de las tres fuerzas armadas (Ejército, Marina y Aeronáutica), para reemplazar al presidente de facto Juan Carlos Onganía, quien gobernaba el país desde 1966, a partir del golpe de estado autoproclamado Revolución Argentina.

Antes de la Presidencia

Este desconocido militar de Inteligencia se desempeñaba hasta entonces como agregado militar en la Embajada Argentina en Washington D.C. Ocupó la primera magistratura durante algo menos de un año, y sería depuesto a su vez por Alejandro Agustín Lanusse, comandante en Jefe del Ejército y por entonces hombre fuerte de la Revolución Argentina.


Durante su mandato designó a Margarita Argúas miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina, la primera mujer en integrar el máximo tribunal en América.
El periodista Roberto Di Chiara reseña así el período del que fue testigo:

"El régimen militar ya no era tal. Diez días después de la destitución de Onganía por decisión de los tres miembros de la Junta fue designado un general con destino en Washington llamado Roberto Marcelo Levingston, para quien el nombramiento fue tan sorpresivo como para la opinión pública que lo desconocía.


El 23 de marzo de 1971 renunció. En esos trescientos días, la gestión de Levingston mostró cómo podía llegarse a un cargo sin la percepción de los límites. La primera tentación del nuevo presidente fue la de decidirse por la "profundización" de una revolución inexistente mientras había aceptado gobernar bajo la tutela de la Junta Militar en resoluciones de significativa trascendencia y veía crecer la violencia cruzada. La ola de asesinatos políticos arrasó no sólo con Aramburu, sino también con el importante dirigente sindical José Alonso, y siguió con el asalto de La Calera y Garín, atribuido a un grupo denominado Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En medio del asedio guerrillero, de la desconfianza sindical y de la vigilancia militar, Levingston se proponía descabezar a los partidos, convocar a la generación intermedia, armar un nuevo modelo de país y retomar la ambigua idea de un proyecto nacional. En suma: el peronismo sin Perón, el radicalismo sin Balbín, y los partidos sin sus líderes.

La respuesta de los mediadores políticos -Ricardo Balbín, Vicente Solano Lima, Jorge Paladino por el peronismo, Manuel Rawson Paz y otros- fue un documento llamado La Hora del Pueblo del 11 de noviembre, en el que demandaban el cumplimiento de un plan político con llamado a elecciones libres y sin proscripciones, y el cambio de la orientación económica.

Lo suscribían la Unión Cívica Radical del Pueblo, el partido Justicialista, la democracia progresista, el partido socialista argentino, la UCR Bloquista de San Juan, y no estaban los demócratas cristianos, el radicalismo intransigente, el socialismo democrático, el comunismo y el Movimiento de Integración y Desarrollo de Frondizi. La coalición objetiva que La Hora del Pueblo evocaba era, principalmente, la de peronistas y radicales, la hora de los partidos políticos y de los líderes marginados por Levingston. Al comenzar 1971, la designación como gobernador de Córdoba de un conservador reaccionario llamado José C. Uriburu, permitió comprobar cuán lejos estaba el presidente de entender lo que pasaba a su alrededor, y cuál era el balance de la "revolución argentina".

Había llegado con un golpe contra un presidente constitucional en nombre del orden, la autoridad, la racionalidad económica, la modernización del país. Cinco años después había acumulado frustraciones. El 23 de marzo de 1971 la renuncia de Levinsgton puso fin a una doble aventura; la primera, una revolución que no fue; la segunda, la de un presidente que fue convocado para administrar una transición y quiso ser líder sin seguidores. Ambos fracasos dieron el argumento de la gestión del general Alejandro Agustín Lanusse."

Actualidad

Es actualmente la persona viva que ha encabezado el Poder Ejecutivo argentino cuyo término es el más alejado a la actualidad (terminó hace 41 años, 4 meses y 23 días), suma que también le da el récord de ser quien más ha vivido después de ocupar el cargo, superando a Bartolomé Mitre, que murió 37 años, 3 meses y 7 días luego de haber finalizado su mandato presidencial. También el más anciano de los que todavía viven, con 92 años.


 

Mensaje de la Virgen María acerca del buen liderazgo

 

13 de Marzo del 2012
Mensaje Público

 
La Santísima Virgen dice:  “Alabado sea Jesús.”
 
“El día de hoy vengo nuevamente para poner al descubierto la verdad.  La gente puede ser engañada fácilmente para que crea en y siga el sendero equivocado –el sendero que lleva lejos del Amor Santo– cuando pone toda su confianza en las posiciones importantes de las personas, en su riqueza o nivel de influencia en el mundo.”
 
“Ésta es la causa de que haya tanta confusión y degeneración moral en el mundo actual.  A menudo los líderes creen que pueden adoptar cualquier medida que quieran sin considerar las consecuencias ni el bienestar moral de los demás o hasta de sí mismos.  Ésta es la vía de la perdición.”
 
“El corazón del mundo no cambiará hasta que cambien los corazones de las personas con funciones de liderazgo.  Un buen líder tiene en mente únicamente lo que es mejor para las personas que lo siguen.  Lo mejor es la salvación de cada alma en la que él ejerce influencia.”
 
“Así que hoy vengo para despertar la conciencia de todos los líderes para que prefieran la verdad por encima de todo matiz de amor propio.  También vengo para que cada alma elija sabiamente en quien confiar, nunca confiando tan solo en los títulos, sino en el Amor Santo, siguiendo la verdad.”

 

Fuente: www.amorsanto.com

Info adicional

  • Fin de mandato: Concluye