Roberto Eduardo Viola 1981 - 1981

Roberto Eduardo Viola 

(Buenos Aires, 13 de octubre de 1924 – 30 de septiembre de 1994) fue un militar argentino, destituido por resultar culpable de crímenes de lesa humanidad. Ejerció de facto la presidencia de la Nación entre el 29 de marzo de 1981 y el 11 de diciembre del mismo año, durante la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983).

 

Su llegada al generalato

Viola logró importantes ascensos a partir de diciembre de 1973, cuando fue nombrado por el comandante Leandro Anaya como Secretario General del Ejército, cargo que ocupó hasta mayo de 1975. En agosto de ese año, el comandante Jorge Rafael Videla lo nombró Jefe del Estado Mayor, desde donde participó en 1976 en el golpe de Estado contra Isabel Perón.

El 31 de julio de 1978,2 Jorge Rafael Videla lo ascendió a Teniente General y se convirtió en Comandante en Jefe del Ejército, pasando a integrar la Junta Militar que gobernaba el país junto al presidente de facto.

Presidencia

Viola reemplazó a Jorge Rafael Videla a causa de tensiones en el seno de la cúpula militar, insatisfecha con la incapacidad de este último para estabilizar la situación económica y la intranquilidad civil. Viola, partidario de la línea blanda, alejó a los colaboradores inmediatos de Videla e inició una apertura parcial a la reincorporación de políticos de carrera y técnicos civiles a cargos públicos. Las circunstancias permitieron que la CGT se reorganizara y movilizara bajo la dirección del sindicalista Saúl Ubaldini, aún pese a la prohibición legal.

Las medidas económicas del gobierno de Viola se mostraron igualmente ineficientes. En vista de las repetidas devaluaciones del Peso Ley 18.188 frente al dólar impulsadas por el ministro de Economía José Martínez de Hoz durante el gobierno de Videla, era marcada la preferencia por la compra de divisas; incluso los pequeños ahorristas optaban por la tenencia de moneda extranjera y evitaban invertir en el país.

El ministro de Economía designado por Viola, Lorenzo Sigaut, aseguró al ocupar el cargo que "el que apuesta al dólar, pierde". Días más tarde realizaría una devaluación (del peso con respecto al dólar) del 30 por ciento, en un intento desesperado de atraer inversión internacional. La inflación de 1981 alcanzaría el 131% interanual.

Los fracasos en materia económica y las perspectivas aperturistas del gobierno de Viola llevarían a la constitución de una junta multipartidaria por parte de los principales partidos políticos, buscando la realización de elecciones. La muerte de Ricardo Balbín, quien durante años había sido presidente de la Unión Cívica Radical, constituyó una ocasión de manifestación pública en favor de la democracia.

El día sábado 21 de noviembre de 1981 la junta militar declara a Roberto Eduardo Viola como incapacitado de ejercer sus funciones de Presidente de la Nación Argentina debido a "problemas de salud", en su lugar es nombrado frente al poder ejecutivo su ministro del interior Horacio Tomás Liendo hasta el 11 de diciembre de 1981, cuando la junta decide remover a Viola de su cargo.

La junta militar de gobierno sufrió dos modificaciones durante el transcurso del año 1981, ya que la fuerza aérea y la armada cambiaron sus comandantes. Hacia finales de este año la junta se encontraba compuesta por el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, titular del Ejército Argentino desde el 28 de diciembre de 1979; El almirante Jorge Isaac Anaya, titular de la Armada de la República Argentina desde el 11 de septiembre de 1981; Y por el brigadier general Basilio Arturo Ignacio Lami Dozo, quien fue nombrado titular de la Fuerza Aérea Argentina el día 17 de diciembre de 1981, una vez consumada la destitución del presidente de facto teniente general Roberto Eduardo Viola. La renovación de la cúpula militar no significó una flexibilización por parte de las Fuerzas Armadas Argentinas hacia el sector civil.

Aunque Viola no había interrumpido en ningún momento el accionar represivo ni los operativos contra la subversión, fue removido de su cargo por la junta militar de gobierno el 11 de diciembre de 1981. Lo reemplazó interinamente el vicealmirante Carlos Alberto Lacoste, hasta el día 22 de diciembre de 1981, cuando Leopoldo Fortunato Galtieri juró como presidente de la Nación Argentina, convirtiéndose en el nuevo primer mandatario de facto de su país.

Juicios

En 1983, con el regreso de la democracia y bajo el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, Viola fue arrestado y juzgado por los crímenes cometidos durante su gobierno. En 1985 fue sentenciado a 17 años en prisión, inhabilitación perpetua para el ejercicio de cargos públicos, y pérdida del grado militar. Junto con otros líderes militares, fue excarcelado en 1990 gracias al indulto concedido por el entonces presidente Carlos Menem. Murió en 1994, antes de la reapertura de las causas en su contra.


 

Mensaje acerca del liderazgo 

10 de Febrero del 2012
Mensaje Público

 
El arzobispo Gabriel Ganaka* dice:  “Alabado sea Jesús.”
 
“Me han enviado hoy para hablarles sobre el liderazgo.  Hay muchísima controversia estos días acerca de cuáles son la cualidades que debe tener un buen líder, tanto política como eclesiásticamente.”
 
“Antes que nada, un buen líder tiene que abrazar la verdad.  La verdad siempre es una con el Amor Santo.  Dicho esto, un buen líder ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo.  Un líder así de dedicado siempre actúa movido por la preocupación amorosa por todos los demás.  Nunca busca dividir, sino unir.  No tiene ambición egoísta en su corazón.  Un buen líder respeta los derechos de quienes están a su cargo.  Él, con humildad, conoce su lugar ante Dios.”
 
“Se preocupa por el bienestar de los demás, no de sí mismo.  Predica con el ejemplo.  Si es un líder espiritual, conduce a su rebaño a una relación más profunda con Dios.  Si es un líder civil, respeta y hace respetar la ley.  El liderazgo es un privilegio que se da por medio de la Divina Voluntad, y tiene que tomarse en serio.”

Fuente: www.amorsanto.com

Info adicional

  • Fin de mandato: Concluye