Administrador

Administrador

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hoy, 26 de noviembre, la Iglesia celebra a San Juan Berchmans, santo jesuita nacido en 1599, en Bélgica. Juan Berchmans forma parte, junto con San Estanislao Kostka (1550-1568) y San Luis Gonzaga (1568-1591), del grupo de jóvenes santos que influenció de manera determinante en la lo que se conoce como espiritualidad jesuítica juvenil.

Juan nació en el seno de una familia sencilla. Su padre trabajaba como zapatero y su madre se dedicaba a los quehaceres del hogar en la medida en que las fuerzas se lo permitían, dado que tenía una salud muy precaria. El pequeño Juan se encargaba en consecuencia de cuidar a sus hermanos menores y de ayudar a su mamá. A los 10 años consiguió su primer empleo, gracias a la ayuda de un sacerdote amigo, con el que contribuía a aligerar los gastos familiares.

 

Más tarde se trasladó a Malinas, donde encontró trabajo como preceptor de niños, empleado por un canónico. Pronto se abriría en la ciudad un colegio jesuita, lo que lo entusiasmó muchísimo. Decidido, Berchmans se presentó y fue aceptado como alumno.

 

En la escuela, Juan quedó impresionado con la espiritualidad jesuita y comenzó a considerar hacerse un hijo de San Ignacio en el futuro. Sus maestros lo veían con aprecio porque se desempeñaba muy bien académicamente y era querido por sus compañeros. Y aunque a su padre no le agradó que se hiciera jesuita -al inicio se opuso rotundamente a tal consideración- le impresionó la determinación de su hijo y respetó su decisión.

 

Jesuita

Estando ya en el noviciado de la Compañía, Juan recibió la noticia de que su madre estaba agonizando. Lamentablemente, aunque quiso, Juan no pudo regresar a casa. Una hermosa carta, llena de consuelo espiritual, llegó a manos de su padre. Era Juan, expresando de manera notable su esperanza en Dios en medio de aquella dolorosa circunstancia y la seguridad que tenía en sus promesas. Aquella carta ayudó muchísimo a que su padre entendiera que la vocación de su hijo iba en serio.

 

En 1618, Juan Berchmans fue enviado a la Ciudad Eterna, al Colegio Romano de los jesuitas. Allí volvió a destacar por su amor al estudio y compañerismo. Poseía una habilidad especial para los idiomas y llegó a dominar el inglés, el francés, el alemán, el flamenco, el italiano, el latín y el griego.

 

En el seminario a Juan lo llamaban “el hermano alegre” porque casi todo el tiempo estaba con la sonrisa en el rostro; era amable, jovial y atento con todos. Algunos decían que les bastaba su presencia para ponerse contentos. Estas cosas no dejaban de ser llamativas puesto que Juan admitía con humildad cuánto le costaba vivir con personas tan distintas a él.

 

Piedad filial

Cuánto bien le brotaba del corazón, Juan lo atribuía a la Madre de Dios. Tenía una tierna devoción por Ella. Estaba convencido de la centralidad que Ella tiene en la salvación de cada persona. Juan solía decir con un finísimo sentido del humor: “si logro amar a María, tengo segura mi salvación; perseveraré en la vida religiosa, alcanzaré cuanto quisiere; en una palabra, seré todopoderoso”. Sin duda, estas palabras no constituían un exceso verbal. Era Juan, tan agradecido con la Virgen, que de alguna manera parafraseaba a San Agustín con su “ama y haz lo que quieras”.

 

Todos los días se repetía: “quiero amar a María”. Así, el Padre Juan Berchman hizo una solemne promesa a nuestra Madre: “afirmar y defender dondequiera la Inmaculada Concepción de la Virgen María”.

 

Entrega definitiva

Un día, luego de un certamen en el seminario, Juan tuvo que ser ingresado a la enfermería por unos dolores de cabeza. Su superior ya se había percatado meses antes de estos malestares y de su cansancio crónico, pero casi nadie lo había tomado como un síntoma grave debido a que Berchmans siempre estaba atento a servir y realizar sus deberes.

 

Su salud fue decayendo bruscamente hasta que partió a la Casa del Padre el 13 de agosto de 1621, en palabras de sus amigos, como consecuencia de un “total agotamiento”. Es muy probable que haya padecido una afección pulmonar. Cuando murió tenía solo 20 años.

 

Fue beatificado en 1865 por el Beato Pío IX y canonizado en 1888 por el Papa León XIII. Su fiesta se celebra cada 26 de noviembre.

 

 

Aciprensa.com

Continuando con su ciclo de catequesis sobre la figura de San José, el Papa Francisco reflexionó durante su Audiencia General de esta mañana, sobre el rol del padre adoptivo de Jesús en la historia de salvación.

Asimismo, el Pontífice recordó que todos podemos encontrar en San José, a un hombre «que pasa inobservado», de presencia discreta e inadvertida pero que actúa como un intercesor, «un apoyo y una guía fundamental en los momentos de dificultad».

 

La mañana del 24 de noviembre y tras haber saludado a unos 1.500 fieles en la Basílica de San Pedro que por motivos de espacio no pudieron entrar en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Papa Francisco celebró su habitual Audiencia General de los miércoles junto a peregrinos procedentes de Italia y de todas partes del mundo.

 

Prosiguiendo con su ciclo de catequesis sobre la figura de San José, y hablando en italiano, el Santo Padre se detuvo a reflexionar sobre su rol en la historia de la salvación.

 

Francisco explicó que Jesús en los Evangelios es indicado como «hijo de José» (Lc 3,23; 4,22; Jn 1,45; 6,42) e «hijo del carpintero» (Mt 13,55; Mc 6,3), por tanto, los Evangelistas Mateo y Lucas, dan espacio al rol de José al narrar la infancia de Jesús:

 

«Ambos componen una «genealogía», para evidenciar la historicidad de Jesús», añadió el Pontífice haciendo hincapié en que los dos evangelistas «presentan a José no como padre biológico, pero sí como padre de Jesús en toda regla».

 

San José: pieza fundamental en nuestra salvación

En este sentido, el Papa subrayó que, a través de José, «Jesús realiza el cumplimiento de la historia de la alianza y de la salvación transcurrida entre Dios y el hombre», y destacó que para Mateo «esta historia comienza con Abraham», mientras que para Lucas empieza «con el origen mismo de la humanidad».

 

El evangelista Mateo -puntualizó Francisco- nos ayuda a comprender que la figura de José, «aunque aparentemente marginal, discreta, en segunda línea», representa sin embargo una pieza fundamental en la historia de la salvación: «José vive su protagonismo sin querer nunca adueñarse de la escena».

 

De esta manera -añadió el Papa- todos pueden encontrar en San José, el hombre que pasa inobservado, el hombre de la presencia cotidiana, discreta y escondida, pero que a la vez es un intercesor, un apoyo y una guía fundamental en los momentos de dificultad.

 

“Él nos recuerda que todos aquellos que están aparentemente escondidos o en «segunda línea» tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación. El mundo necesita a estos hombres y a estas mujeres”

 

Custodio de Jesús y de María

Por otra parte, el Obispo de Roma observó que en el Evangelio de Lucas, José aparece como el custodio de Jesús y de la Virgen María:

 

“Y por esto él es también el Custodio de la Iglesia, porque la Iglesia es la extensión del Cuerpo de Cristo en la historia, y al mismo tiempo en la maternidad de la Iglesia se manifiesta la maternidad de María. José, a la vez que continúa protegiendo a la Iglesia, sigue amparando al Niño y a su madre, y nosotros también, amando a la Iglesia, continuamos amando al Niño y a su madre”

 

Además, Francisco manifestó que una sociedad como la nuestra, que ha sido definida “líquida”, encuentra en la historia de José una indicación bien precisa sobre la importancia de los vínculos humanos.

 

«De hecho -dijo el Santo Padre- el Evangelio nos cuenta la genealogía de Jesús, además de por una razón teológica, para recordar a cada uno de nosotros que nuestra vida está hecha de vínculos que nos preceden y nos acompañan. El Hijo de Dios, para venir al mundo, ha elegido la vía de los vínculos».

 

Oración a San José: aliado, amigo y apoyo

En este punto, el Papa dedicó un pensamiento especial a todas las personas a las que les cuesta encontrar vínculos significativos en su vida, «y precisamente por esto cojean, se sienten solos, no tienen la fuerza y la valentía para ir adelante».

 

Francisco concluyó su alocución compartiendo con todos los fieles una oración para que los ayude, «y nos ayude a todos nosotros», a encontrar en San José un aliado, un amigo y un apoyo.

 

San José,

tú que has custodiado el vínculo con María y con Jesús,

ayúdanos a cuidar las relaciones en nuestra vida.

Que nadie experimente ese sentido de abandono

que viene de la soledad.

Que cada uno se reconcilie con la propia historia,

con quien le ha precedido,

y reconozca también en los errores cometidos

una forma a través de la cual la Providencia se ha hecho camino,

y el mal no ha tenido la última palabra.

Muéstrate amigo con quien tiene mayor dificultad,

y como apoyaste a María y Jesús en los momentos difíciles,

apóyanos también a nosotros en nuestro camino. Amén.

 

A continuación compartimos la síntesis de la Catequesis del Papa pronunciada en español:

Proseguimos hoy con la segunda catequesis sobre san José, referida a su papel en la Historia de la Salvación. Los evangelios, aun cuando dejan claro que José no es el padre biológico de Jesús, afirman que es su padre a pleno título. Su figura, a través de las dos genealogías que recogen los evangelistas Mateo y Lucas, evidencia cómo Jesús se hace presente en la historia, y de ese modo da cumplimiento a la alianza de Dios con el linaje de Abrahán y a la salvación de la humanidad.

 

Además de este valor teológico, José se muestra como esa presencia cotidiana, discreta y escondida que sostiene a Jesús y María. En ambas imágenes, nos enseña que nuestras vidas, como la de Jesús, están sostenidas por personas comunes, que nos preceden y nos acompañan, tejiendo con nosotros la historia de nuestra vida. Por esta razón, José no sólo es el “custodio” de la Sagrada Familia, sino que también lo es de la Iglesia, prolongación del Cuerpo de Cristo, y podemos encontrar en él el sostén, la intercesión y la guía en los momentos de dificultad.

 

MIRA EL VIDEO EN YOUTUBE: https://youtu.be/zjMmIEj6_cE

 

 

 

Misionerosdigitales.com

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha elaborado un estudio analizando el centenar de sentencias dictadas en 2020 por el Tribunal Supremo de España en casos relacionados con delitos contra la libertad sexual. Siete de cada diez víctimas eran menores de edad (niños y adolescentes).

 

(El Mundo/InfoCatólica) El informe que en el 68,1% de los analizados, las víctimas de las agresiones sexual eran niños. Se da la curiosa circunstancia de que mientras que en la práctica totalidad de las agresiones a adultos las víctimas eran mujeres (el 97,7%), en el caso de los menores ese porcentaje disminuye hasta el 68,4 por cierto al ser también los niños objeto de esos delitos.

 

Los casos abordados con víctimas menores de edad sumaron 64, con un total de 95 víctimas: 65 niñas y 30 niños. Un elemento importante de la violencia sexual ejercida sobre los menores es que en la mayor parte de las ocasiones la agresión no es un puntual. En un tercio de esos casos la situación de violencia se prolongó durante varios meses; en el 14,3%, durante un año y en el 12,2%, dos años. El estudio revela que las agresiones se prolongaron durante 5 y 6 años en un 10,2% de casos y hasta 7 o más años en otro 12,2%.

 

Familiares o conocidos

La mayoría de los agresores (37,7%) forman parte de la familia; son conocidos a través de las relaciones familiares y de vecindad (31,2%) o conocidos del ámbito educativo, de ocio o deportes (24,7%). En un 7,8% de los casos, el contacto entre el agresor y el menor se produjo a través de las redes sociales.

 

Un análisis más profundo del grupo de agresores de menores que forman parte de la familia revela que más de la mitad de ellos (54,5%) tenían una relación biológica con la víctima, eran padres, abuelos, tíos, etc.; y que en el 45,5% de estos casos de violencia doméstica, el agresor era el padre biológico del menor o la pareja actual de su madre.

 

 

Infocatolica.com

Texas puede seguir salvando a los bebés por nacer de los abortos por el momento.

Los activistas del aborto esperaban que el lunes fuera el día en que la Corte Suprema de Estados Unidos emitiera un fallo sobre la ley de latidos del corazón de Texas. Sin embargo, a las 10 de la mañana, el tribunal publicó solo una opinión para el día, un caso no relacionado sobre los derechos de agua,  según el Blog de SCOTUS .

 

Eso significa que la ley de Texas que salva vidas seguirá en vigor.

 

En dos ocasiones, la Corte Suprema se negó a bloquear la aplicación de la ley única que salva vidas, que entró en vigencia el 1 de septiembre.  Luego, el 1 de noviembre, los jueces escucharon argumentos  de la industria del aborto y la administración Biden instándolos a una tercera vez para bloquear la ley de Texas.

 

Sin embargo, el tribunal aún no ha emitido un fallo y nadie sabe cuándo lo harán los jueces.

 

El presentador de CNN, Jim Sciutto, predijo que la Corte Suprema no publicará más fallos hasta después de las vacaciones de Acción de Gracias.

 

"En efecto, la ley de aborto de Texas sigue en vigor, y sin una opinión programada días antes del Día de Acción de Gracias, al menos hasta la próxima semana",  escribió Sciutto en Twitter .

 

Todos los días que la ley está en vigor, los bebés por nacer se libran de los abortos. La legislación, el Proyecto de Ley del Senado 8, prohíbe los abortos una vez que se detectan los latidos del corazón del feto, aproximadamente a las seis semanas de embarazo. Los líderes provida estiman que la ley está salvando del aborto a hasta 100 bebés por nacer todos los días.

 

Los partidarios del aborto criticaron al tribunal superior por la demora el lunes.

 

“Cada día que la Corte Suprema deja la SB8 en efecto daña a la gente de Texas al negarles su derecho constitucional a la atención del aborto”, escribió el grupo pro-aborto NARAL  en Twitter .

 

Mary Tuma, activista del aborto y escritora de Vice y The Guardian,  agregó : “Hoy no hay un fallo SB8 de SCOTUS, es decir, la prohibición del aborto que ha devastado la atención de la salud reproductiva en Texas durante casi tres meses debido a la negativa del tribunal superior a bloquearlo. Sept. continuará causando daños irreparables en este estado y más allá ".

 

Texas es el primer estado al que se le permite hacer cumplir una ley de latidos del corazón debido a una disposición única que permite a los particulares hacer cumplir la ley mediante la presentación de demandas contra los abortistas y otras personas que los ayudan a abortar bebés por nacer con el corazón latiendo.

 

Esta disposición única y un tecnicismo legal sobre las partes involucradas en los juicios son los temas que la Corte Suprema está considerando actualmente.

 

Aquí hay  más de AP :

 

La Corte Suprema está sopesando cuestiones complejas en dos desafíos presentados por los proveedores de servicios de aborto en Texas y la administración de Biden. Esos problemas incluyen quién, si es que hay alguien, puede demandar por la ley en un tribunal federal, la ruta típica para impugnar las restricciones del aborto, y a quién dirigirse con una orden judicial que aparentemente intenta bloquear la ley.

 

Según los precedentes de la Corte Suprema, no está claro si un tribunal federal puede restringir las acciones de los jueces de los tribunales estatales que escucharían las demandas presentadas contra los proveedores de servicios de aborto, los secretarios judiciales que serían acusados ​​de aceptar las presentaciones o cualquier persona que algún día quisiera demandar.

 

Las personas que demandan generalmente tienen que apuntar a otros que ya les han causado daño, no a aquellos que algún día podrían hacerlo y no a los funcionarios judiciales que simplemente están haciendo su trabajo al archivar y adjudicar los casos.

 

Los funcionarios de Texas argumentan que la Corte Suprema debe rechazar la solicitud de la administración de Biden de una orden judicial temporal porque el gobierno de Texas no está encargado de hacer cumplir la prohibición del aborto. La ley permite a los ciudadanos privados hacer cumplir la ley demandando a los abortistas y a aquellos que ayudan a matar a los bebés por nacer.

 

Por lo general, los gobiernos estatales hacen cumplir las leyes pro-vida y, cuando las leyes son impugnadas, los jueces pueden impedir que los estados las hagan cumplir mediante una orden judicial temporal. Sin embargo, la ley de Texas deja la aplicación de la ley en manos de personas individuales.

 

Los abogados de Texas dijeron que el Departamento de Justicia de Biden está siendo injusto al pedirle a la corte que bloquee a "terceros ausentes" para que no hagan cumplir la ley "sin permitirles ser escuchados".

 

Durante los 80 días que la ley ha estado en vigor, las vidas de los bebés se han salvado del aborto. Si bien los activistas del aborto dicen que algunas mujeres viajan a otros estados para abortar, admiten que otras están teniendo a sus bebés en su lugar.

 

Las instalaciones de aborto de Texas informaron una gran caída en el número de abortos durante los primeros 30 días cuando la ley pro-vida estuvo en vigencia, según una  investigación de la Universidad de Texas en Austin . Las instalaciones de aborto informaron 2.164 abortos en septiembre de 2021, frente a los 4.313 de septiembre de 2020, según la investigación. Eso equivale a 2.149 vidas de bebés.

 

La ley de Texas está salvando hasta 100 bebés del aborto todos los días y tiene el potencial de salvar a decenas de miles más. En 2020, alrededor de 54,000 bebés por nacer fueron abortados en Texas, y aproximadamente el 85 por ciento sucedió después de seis semanas de embarazo, según las estadísticas de salud estatales.

 

Además de aprobar la ley del latido del corazón este año, los legisladores del estado de Texas  aumentaron el apoyo a las madres y bebés embarazadas y que son padres ,  asegurando que tengan recursos para elegir la vida para sus bebés . Esto incluyó $ 100 millones para el programa estatal Alternativas al aborto, así como fondos adicionales para el programa Healthy Texas Women.

 

Texas tiene más de 200 centros de recursos para el embarazo que brindan servicios gratuitos a las madres que lo necesitan, sin contar las casas de maternidad y otros recursos para familias con dificultades. Algunas organizaciones provida crean becas para estudiantes embarazadas y con hijos, y otras ofrecen ayuda financiera para ayudar a pagar el alquiler, el cuidado de los niños y los gastos médicos.

 

 

Lifenews.com

Manuel Acosta Elías es licenciado en Geografía e Historia, máster en literaturas hispánicas, doctor en filología hispánica y tiene nivel superior de catalán. Es diputado de Vox en el Parlamento de Cataluña. En esta entrevista, como experto en estudios medievalistas, analiza con objetividad las características esenciales de la sociedad medieval.

¿Por qué decidió especializarse en estudios medievalistas? ¿Qué es lo que más le atrajo de este período?

La inquietud por la historia, su atracción, me interpela desde niño. El punto de inflexión, sin duda, para decidirme a estudiar la carrera de Historia radica en el influjo de Jesús Fernández, un excelente profesor que me encandiló con su maravillosa forma de explicar la Historia en el colegio, en la que combinaba elocuencia y pedagogía.

 

¿Por qué me decidí a estudiar la Edad Media? Mi carácter inconformista me impulsó a reflexionar sobre el menosprecio, el denuesto constante del Medievo por parte de los agentes del pensamiento único o de lo políticamente correcto (escritores, cineastas, comunicadores o políticos). Al estudiar rigurosamente la época medieval hallé todo un magnífico acervo civilizador que cimentó una sociedad altamente avanzada como fue la medieval.

 

Una época que fue sin duda el gran esplendor de la cristiandad.

Como en cualquier época de la humanidad, se conjugaron luces y sombras. La Iglesia, no ajena a la sociedad ya que es una institución conformada por hombres, también se vio afectada por momentos de esplendor y de regresión en su misión de salvación de las almas. No obstante, la sociedad medieval estaba fundamentada en Cristo: los gobernantes, las instituciones, las leyes, las costumbres, el arte y la economía respetaban los principios universales de la Iglesia Católica.

 

¿Por qué nos la presentan como una época bárbara y oscura?

La visión peyorativa de la época medieval fue una obra de ingeniería social, una calumnia -un fake, diríamos hoy- urdida por la Ilustración, por el liberalismo relativista promotor de la Revolución Francesa, con la intención de denostar y destruir la sociedad medieval de base cristocéntrica, fundamentada en la Ley Natural, en la existencia de verdades absolutas.

 

¿Cómo se puede refutar esta leyenda negra sobre la etapa más esplendorosa de la cristiandad?

Estudiando la historia, sin apriorismos, con espíritu crítico. De este modo descubriremos personajes protagonistas en la difusión de esta patraña liberal como Washingtown Irwing, quien en su novela La vida y viajes de Cristóbal Colón propagaba en 1828 que durante la Edad Media el retraso intelectual y científico era de tal envergadura que, por ejemplo, se creía que la Tierra era plana. No obstante, lo cierto es que en la Edad Media se sabía perfectamente que la Tierra era redonda: Tolomeo en el siglo II, Sisebuto y el Venerable Beda en el VII, Ahmad al-Farghani en el IX, Francis Bacon y Tomás de Aquino en el XIII, entre otros, lo demostraron científicamente.

 

¿Cuál es el principal legado de esta época que nos ha llegado hasta nuestros días?

La Verdad, la Belleza y el Bien. Es decir, los sólidos cimientos necesarios para construir una civilización capaz de ofrecer a las personas el bienestar común en plenitud, tanto material como espiritual.

 

Lamentablemente, nuestra actual sociedad está substituyendo la roca firme por arena. Por eso el edificio se desvanece a pasos agigantados por el hedonismo, el materialismo, la hipersexualización, las pasiones desordenadas, la subversión de la naturaleza humana…

 

La Iglesia tuvo un papel decisivo en la creación de las Universidades. ¿Por qué no se resalta?

Efectivamente, la institución destinada específicamente a crear la ciencia y a difundir la cultura superior, la Universidad, nació en la Cristiandad medieval al albur de los colegios catedralicios, alcanzando reconocimiento público inmediatamente. Inicialmente se la denominó studium generale, al impartir las siete artes liberales en general y como consideración a su carácter de corporación de maestros y alumnos. Sin embargo, en el contexto europeo medieval, la denominación universidad se fue imponiendo debido a su espíritu universalista, supranacional, ya que maestros y estudiantes circulaban libremente por las universidades europeas teniendo en cuenta el prestigio de la entidad, así como sus propios intereses y posibilidades.

 

Para los que pretenden construir, desde hace tres siglos, una sociedad de espaldas a Dios, resulta muy incómodo reconocer que la ciencia y la cultura avanzaron gracias al mecenazgo e impulso de la Iglesia Católica.

 

Igualmente tampoco se habla de la labor de la Iglesia en la conservación y difusión de la cultura clásica.

Tras la caída de Roma, Europa entró en una profunda crisis: la creciente inseguridad individual, social, jurídica y económica provocó la decadencia de la vida cultural.

 

Gracias a una iniciativa privada, al monacato cristiano organizado desde el siglo VI por San Benito en Monte Casino, han llegado hasta nuestros días las obras de los clásicos de la antigüedad grecolatina, sin los cuales Europa no hubiera adquirido el alto nivel cultural, intelectual, científico y tecnológico que le ha caracterizado. La ingente labor de los monjes en los scriptorium monacales, movidos por la firme voluntad de civilizar el mundo como consecuencia del imperativo de amar al prójimo, hizo posible la preservación del legado clásico grecorromano.

 

¿Cuáles eran las principales características de una sociedad teocéntrica como la medieval?

Es importante no caer en una interpretación presentista para contestar esta pregunta. Es decir, no podemos estudiar y valorar otra época histórica con criterios actuales, sino con los que configuraban su universo conceptual.

 

Así pues, todos los hombres que componían aquella sociedad anhelaban alcanzar el bien común en su más amplia acepción: el bien material (vida material e intelectual digna) y el bien espiritual (la salvación del alma).

 

La estructura de la sociedad, admitida unánimemente, era estamental: los nobles tenían la obligación de defender, con su propia vida si fuese necesario, la integridad física de las personas, su bienestar material; el clero debía entregar su vida rezando y atendiendo espiritualmente a los hombres para que pudieran alcanzar la salvación de su alma; el pueblo trabajaba para conseguir su sustento y progreso, además de mantener con su trabajo a nobles y clérigos que entregaban la vida en pos de la salvación del pueblo. Asimismo, el rey ostentaba la máxima responsabilidad de este equilibrio social.

 

Sin embargo, esta explicación sería insuficiente si no tuviéramos presente que todos los súbditos, incluido el rey, estaban sometidos a la Ley Natural, a los Diez Mandamientos y al derecho positivo de cada reino. Cualquiera que incumpliera los preceptos recogidos en la Ley Natural y la ley positiva incurría en una injusticia, perdía su autoridad y podía ser juzgado por atentar al bien común.

 

¿Hasta qué punto el catolicismo impregnaba todo el orden temporal?

Como he indicado anteriormente, los principios universales de la Iglesia Católica vertebraban las leyes de la Cristiandad, redundando en beneficio de las personas, ya que los Mandamientos se resumen en el amor a Dios y al prójimo. Un claro ejemplo lo podemos encontrar en el movimiento de Paz y Tregua, impulsado por el Abad Oliva a principios del siglo XI y con el respaldo del papa Gregorio VIII, que protegía a los ciudadanos inermes en época de guerra. Nos encontramos con la primera concreción del derecho internacional que, posteriormente en el siglo XVI, desarrolló profusamente el dominico Francisco de Vitoria y toda la Escuela de Salamanca.

 

Esto no quiere decir que la sociedad medieval fuera el paraíso en la tierra, exenta de pecados e injusticias. La diferencia entre aquella época y la nuestra actual estriba en que nadie, ni el gobernante medieval ni el súbdito, justificaba según su conveniencia el pecado -y sus consecuencias sociales- cuando lo cometía, mientras que hoy las personas se hacen una religión a la carta.

 

¿Por qué empezó a decaer la Edad Media?

El Renacimiento, impulsando un laudable fomento del desarrollo intelectual, artístico y cultural, sobredimensionó al hombre y transformó la sociedad teocéntrica en antropocéntrica. Esta nueva sociedad, en la que el sustrato cristiano aún se mantenía vigoroso, preparó el terreno para el advenimiento de la Edad Moderna, inoculando la posibilidad de relativizar valores absolutos, convirtiendo paulatinamente al hombre en juez, sin necesidad de rendir cuentas a ningún superior, en todos los ámbitos de la persona y de la sociedad.

 

Así pues, como Adán y Eva, hombres perfectos poseedores de los dones preternaturales, llevados por la soberbia cayeron en la trampa de ser como Dios, el hombre del Renacimiento empezó a flirtear con ese mismo pecado capital.

 

¿Cuál fue el momento de ruptura de esta sociedad teocéntrica?

Todo un cúmulo de circunstancias (herejías como el pelagianismo, las teorías heréticas de Wyclif, Hus…) es imposible concretarlo en un hecho determinado. Pero si queremos fijar una fecha, mi opinión sería la de 1517, año en que Lutero cuelga en la iglesia de Todos los santos de Witemberg las 95 tesis, un alegato en contra de la autoridad del papa con la excusa de la expedición de bulas.

 

¿Cree que en el futuro podrá haber un periodo similar de esplendor de la cristiandad?

Sin duda alguna. El Sagrado Corazón de Jesús, el 14 de mayo de 1733, se apareció al Beato Bernardo de Hoyos para decirle: “Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes”. Pero Dios, que no nos necesita para instaurar su reino, quiere que nos esforcemos en conseguirlo mediante la oración y la acción. A Dios rogando y con el mazo dando.

 

Por Javier Navascués

 

 

Infocatolica.com

Viernes, 26 Noviembre 2021 14:47

Vivo, una peli sobre la Eucaristía

Tras su éxito en España, el próximo 25 de noviembre llega a México y, el 2 de diciembre, a Argentina, Guatemala y Perú, entre otros países latinoamericanos, Vivo, un filme que cuenta con enorme sencillez cuatro historias de vidas transformadas a raíz de una exposición al Santísimo.

Exponente del género documental, llega las salas de cine de América Latina, Vivo, una cinta cinematográfica que narra cuatro historias, reales, que se encontraron cara a cara con alguien que muchos no logran ver. A lo largo de sus ochentya minutos de duracioón, Jaime, Carlos, Andrea, Antonio y Sonsole nos cuentan cómo el haber estado ante el Santísimo expuesto les ha cambiado la existencia.

 

Ellos aseguran que está VIVO y les ha devuelto la vida. Palabras más, palabras menos, sus testimonios se podrían resumir en esta frase: » Si escuchas Le podrás oír y, si miras, Le podrás ver, porque,  aunque cueste creerlo: Ahí hay vida.»

 

El filme Vivo está dirigido por Jorge Pareja, cuenta con guión de Jaime Pineda, música de Hakuna Music Group y es producida por Hakuna Films Agrupación de Interés Económico y Hakuna 2019 Producciones SL.T. Distribuida por Bosco Filmes, Vivo llega este jueves 25 de noviembre a las salas de CINEMEX de México y   y una semana después, el 2 de diciembre, a 10 países más: Argentina, Panamá, Ecuador, Perú, Paraguay, Costa Rica, Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

 

MIRA EL VIDEO EN YOUTUBE: https://youtu.be/axyZJN4pwSU

 

 

Misionerosdigitales.com

Cuando era niña, recuerdo ver a Rosey Grier cantando una canción llamada "It's Alright to Cry". La canción estaba destinada a enseñar a los hombres que está bien mostrar dolor, mostrar emoción y permitirse llorar sin vergüenza. Grier era un hombre gigantesco y un ex jugador de fútbol profesional. Verlo afirmar que está bien llorar fue poderoso.

JRR Tolkien escribió en  Return of the King : "No diré que no llores, porque no todas las lágrimas son malas".

 

No puedo decirte cuántas veces en la vida, en las películas y en la sociedad he escuchado términos como "chúpate" o "límpiate las lágrimas de los ojos". Es casi como si tuviéramos un miedo tan malsano a llorar y el poder de limpieza que puede tener el llanto. Parece que pensamos que hay debilidad en mostrar ese dolor y dejarlo salir con un buen llanto.

 

Recientemente, tuve una conversación con algunos amigos sobre el día anterior al Día de Acción de Gracias y cómo se conoce como el día más importante del año para beber. Los bares agregan personal adicional esa noche, ya que saben que estarán llenos de gente que intentará ahogar sus penas en un vaso. Hablamos sobre cómo tantas personas vuelven a casa o tienen familiares que regresan a casa para las vacaciones y solo quieren escapar del dolor en lugar de querer lidiar con el dolor y obtener una curación real de las cosas que duelen.

 

Estoy seguro de que todos tenemos cosas que duelen así, recuerdos que nos dispararán. Nos escondemos detrás de comportamientos que solo enmascaran el dolor en lugar de tratar de curarlo. Es mucho más fácil ponerse una curita que tratar la raíz del problema. Permitimos que cualquier cosa que nos esté comiendo sea empujada y escondida temporalmente en lugar de lidiar con la verdadera causa del dolor.

 

En el trabajo que hacemos luchando para acabar con el aborto, este tipo de dolor y dolor es algo que veo a diario. Las mujeres, los hombres, los hermanos, la familia y los amigos, todos sienten el dolor del aborto y lo que este no solo afecta a las madres, sino a todos en sus vidas. El aborto no es solo uno de los problemas más controvertidos y acalorados que enfrenta nuestro mundo hoy en día, también es una de las cosas más dolorosas y desgarradoras que cualquiera puede experimentar.

 

He conocido a innumerables personas que tienen heridas profundas por un aborto en sus vidas. He hablado con mujeres que no pueden perdonarse a sí mismas o que no creen que Dios las perdonará. He hablado con hombres que albergan tanto dolor e ira por la pérdida del niño que nunca pudieron sostener. He hablado con jóvenes que descubren que perdieron a un hermano y luchan con el dolor y la ira hacia sus padres. Las heridas son como una onda en un cuerpo de agua que sigue y sigue.

 

Me he sentado en muchas mesas de Acción de Gracias sabiendo que las sonrisas y las risas a veces son solo máscaras que la gente usa para pasar las vacaciones. Enumeramos aquello por lo que estamos agradecidos y tratamos de disfrutar el tiempo que tenemos con quienes nos rodean, pero a menudo me pregunto cuántas de esas sonrisas alrededor de la mesa son falsas.

 

Escribo esto no para mencionar el dolor y el dolor, sino para recordarles a todos que está bien lidiar con nuestro dolor, está bien admitir que nos duele y que está absolutamente bien llorar. A veces es exactamente un buen llanto que necesitamos dejar ir el dolor. Las lágrimas no son malas; a veces son una forma perfecta de ayudar a eliminar un mal que nos ha herido.

 

Jesús lloró. Esto se conoce principalmente como el versículo más corto de la Biblia. En Mateo 11 leemos sobre María Magdalena y toda la comunidad llorando por la muerte de su hermano Lázaro y es entonces cuando leemos las palabras, “Jesús lloró”. No soy un erudito bíblico, pero lo que saco de esto es que Cristo se preocupa tanto por nosotros que incluso llorará con nosotros.

 

Pero Jesús no solo llora, también sana el dolor de esta familia. Por supuesto, Jesús no resucitará de la tumba a todos los que mueren para curar nuestro dolor, pero Él puede y nos liberará de la prisión que construimos para nosotros mismos cuando no queremos lidiar con nuestro dolor. Cristo llorará con nosotros, se entristecerá con nosotros, nos sanará y nos resucitará en victoria sobre el dolor que nos domina.

 

Tengo el honor de trabajar junto a un ministerio importante e inspirador, Rachel's Vineyard. Es el ministerio de sanación postaborto más grande y existe para ayudar a las personas no solo a enfrentar el dolor que causa el aborto, sino también a llorar a través de ese dolor. No solo llorar a solas, sino llorar con Jesús y permitirle sanarlos y resucitarlos de ese agarre de la muerte que el dolor se apodera de ellos.

 

He visto la transformación en muchos que se niegan a aferrarse al dolor por más tiempo, que se permiten dejar de ponerse una máscara y encontrar una sonrisa real para compartir con quienes se preocupan por ellos.

 

A medida que avanzamos en este fin de semana de Acción de Gracias, la mayoría de nosotros nos reuniremos con nuestros seres queridos y amigos. Muchos de nosotros también esconderemos el dolor y pensaremos que tenemos que absorberlo y enjuagar las lágrimas. Yo mismo he hecho esto innumerables veces.

 

Quiero animar a todos a que no caigan en esa trampa, ese apretón de muerte que los aleja de la verdadera alegría y felicidad. No se aferre al dolor y piense que es algo que debe aceptar. Como escribió Tolkien, tampoco diré que no llores. Yo digo, está bien llorar. No solo llorar, sino llorar y permitir que Cristo llore con nosotros y nos sane.

 

Si el dolor que lo paraliza ahora es el aborto, sepa que hay muchos que llorarán contigo y te ayudarán a llorar con Cristo mientras Él te sana. Rachel's Vineyard está aquí para ayudarte y para llevar contigo este viaje de sanación. Le animo a que se comunique con ellos en  rachelsvineyard.org .

 

 

Lifenews.com

Soldados del ejército birmano cerraron el lunes un centro de salud de la Iglesia local en la provincia de mayoría cristiana de Loikaw, en el Estado de Kayah. Los militares irrumpieron en el centro de salud de Karuna, robaron suministros médicos y arrestaron a 18 médicos y personal sanitario. En la misma diócesis de Loikaw cinco religiosas de la Virgen Niña fueron secuestradas por la policía junto con el párroco y personal sanitario voluntario. 

(Asia News/InfoCatólica) La denuncia fue hecha por el padre Wilbert Mireh, un sacerdote jesuita que relató en Facebook un nuevo ataque de la junta militar contra los más vulnerables.

 

«Estamos muy preocupados por todas las personas que han sido detenidos injustamente y por los pacientes que han sido trasladados por la fuerza a pesar de sus graves condiciones de salud, pero también estamos muy desanimados por la pérdida de valiosos equipos médicos que robaron los militares», escribió el misionero en su muro de las redes sociales. «Estos valiosos equipos son fruto de la generosidad y el amor de la gente y su pérdida será muy negativa para las personas que necesitan ayuda médica, sobre todo en este país donde el sistema de salud está colapsado».

 

Según se pudo reconstruir, alrededor de las 10 de la mañana cerca de 200 soldados irrumpieron en el complejo de la Iglesia católica en Loikaw «con todo tipo de armas» y «estuvieron todo el día registrando cada habitación, arrestando a los que querían, robando todo lo que les daba la gana y enviando a los enfermos graves donde ellos decidían», continúa el padre Mireh. «El objetivo principal de los matones (los soldados) era suspender completamente la atención médica inclusiva y caritativa de la que dependen tantas personas en el Estado de Kayah. Fue un ataque deliberado y violento contra trabajadores voluntarios, los pacientes de todos los orígenes religiosos y sociales y la minoría católica del país».

 

La clínica de Karuna, en efecto, está dirigida por la Iglesia pero recibe pacientes de todas las religiones y clases sociales. El padre Mireh aclaró después que no es la primera vez que se registra un ataque de este tipo. Los soldados ya han atacado e incluso bombardeado varias veces las instalaciones católicas en Kayah, pero - señala el jesuita - nunca nos doblegaremos ante ellos por miedo. De acuerdo con nuestra fe, seguiremos trabajando por el bien, la verdad y la justicia».

 

AsiaNews también ha sabido por fuentes locales que en los últimos días la policía secuestró, siempre en Loikaw, a cinco religiosas de las Hermanas de la Virgen Niña junto con un párroco y personal sanitario voluntario. Todavía nadie sabe dónde se encuentran.

 

 

Infocatolica.com

Viernes, 26 Noviembre 2021 14:41

Contra la tiranía del estrés laboral

Dime cómo distribuyes tu tiempo y te diré cómo es la sociedad en la que vives. Con esta premisa, cada vez más voces lamentan que el frenético ritmo de vida contemporáneo mantenga a los países ricos enganchados a la productividad y el consumo.

Sin embargo, fenómenos como el de los “millonarios del tiempo”, la Gran Dimisión, las semanas laborales de cuatro días, los avances en conciliación o la ética del cuidado esbozan un cambio de tendencia.

 

La pandemia del coronavirus está llevando a más gente a convertirse en “millonarios del tiempo”, expresión acuñada por Nilanjana Roy en 2016 para referirse a quienes valoran su tiempo libre al menos tanto como el dinero que tienen en su cuenta corriente. En la práctica, son personas que han elegido trabajar y ganar menos, para vivir mejor.

 

Las manifestaciones actuales de esta elección son variadas: desde el misterioso repunte de abandonos voluntarios del mercado laboral durante un tiempo –fenómeno que en Estados Unidos se conoce como la Gran Dimisión o la Gran Renuncia–, hasta las reducciones de jornada, las reinvenciones profesionales, las jubilaciones anticipadas o la pura y simple determinación de trabajar de otra manera.

 

Vidas cansadas

Desde hace unos meses, los economistas no le quitan ojo a la Gran Dimisión y discuten hasta qué punto pueden estar motivando las salidas factores como las mejoras en las prestaciones por desempleo, los bajos sueldos, el coste de los servicios de cuidado infantil, el ahorro de las familias durante el último año y medio o el descubrimiento de oportunidades laborales en otros sectores.

 

Pero este fenómeno solo es una de las expresiones de un deseo más extendido. Lo verbaliza bien la periodista María Sánchez Sánchez: “En el fondo se trata de una batalla por el tiempo. Cada vez más personas alzan la voz para poder seguir llevando a sus hijos al colegio sin necesidad de ir con la lengua fuera; no entienden por qué han de perder una hora al día en desplazamientos a la oficina o preparar cada noche, rápido y corriendo, el táper del día siguiente. ¿Es viable seguir aguantando una organización del trabajo que se traduce siempre en una merma en la calidad de vida?”.

 

Ahora bien, no todo el estrés es achacable al sistema. La periodista Sirin Kale recoge varios testimonios de “millonarios del tiempo” que han roto con la adicción al trabajo. Está el caso del propietario de una tienda de vinos en Sheffield (Inglaterra), de 29 años. Antes de la pandemia, trabajaba de diez de la mañana a una de la madrugada. Ahora lo ha cambiado por un negocio de café que atiende solo hasta la hora de la comida; por la tarde, practica la fotografía o queda con amigos. Ha reducido su facturación notablemente, pero estima que es “unas 100 veces más feliz” que antes.

 

Otro caso es el de un escritor y editor neoyorquino de 38 años, que ha optado por no trabajar más de 30 horas a la semana. Sus ingresos han caído a la mitad, pero ha ganado tres horas y media al día para pasear (actividad que le sirve de inspiración para hacer su propia newsletter cultural).

 

Kale es consciente de que no todo el mundo puede permitirse estos cambios. Hay padres y madres que necesitan estirar su jornada laboral para sacar adelante a sus familias, o trabajadores con sueldos tan precarios que deben seguir en la brecha. Pero cree que esta tendencia, al igual que el manifiesto antiproductividad de Jenny Odell, Cómo no hacer nada, o las campañas a favor de las semanas laborales de cuatro días, han abierto una conversación importante. Como dice Roy, a quien Kale cita, “si la sociedad fuera realmente progresista, no haría trabajar a la gente hasta la extenuación ni asumiría que el ocio, el tiempo para descansar, el tiempo para estar con tu familia, es solo para los ricos”.

 

Familia y trabajo

La preocupación lleva años sobre la mesa. Si a finales de los 90 la politóloga y exministra noruega de Asuntos Exteriores Janne Haaland Matlary, casada y madre de cuatro hijos, lamentaba que la organización laboral se hubiera levantado de espaldas a las obligaciones familiares, un año antes de la pandemia la socióloga María Ángeles Durán se preguntaba cómo podía merecer “el nombre de riqueza o desarrollo un crecimiento que destruya el cuidado o margine a la población que cuida”.

 

Reflexiones como estas han abierto camino. Y, poco a poco, va creciendo el aprecio por tendencias que mejoran la sociedad como el reequilibrio de mujeres y hombres en las esferas pública y privada; la toma de conciencia por parte de las empresas de que los trabajadores somos seres familiares, con necesidades imprevistas que atender; el reconocimiento de la vulnerabilidad al que invita la ética del cuidado; o el convencimiento de que no es posible tener más hijos, pasar más tiempo con ellos y atender mejor a nuestro mayores, si la prioridad es vivir para el trabajo.

 

“Si la sociedad fuera realmente progresista, no haría trabajar a la gente hasta la extenuación”

 

Esta es una de las banderas que ha tomado en España el partido de izquierdas Más País. Como explica Eudald Espluga, la formación liderada por Íñigo Errejón comenzó impulsando la semana laboral de cuatro días como un recurso frente a la crisis climática. Pero ante “la epidemia de fatiga y ansiedad” que trajo la pandemia, pasaron a convertirlo “en un campo de batalla cultural”.

 

Según cuenta a Espluga el coordinador político de Más País, Héctor Tejero, diputado y uno de los responsables de sacar adelante esa iniciativa, el objetivo es cuestionar la “centralidad que tiene el trabajo [fuera del hogar] en la conformación del tiempo de nuestras vidas”. Una batalla que vinculan a otro asunto simbólico de gran calado: la desmaterialización de la riqueza. “La idea –dice Tejero– es que no eres más rico porque tengas más cosas, sino porque tengas más tiempo para estar con los tuyos”.

 

Repensar el tiempo

El planteamiento de Más País recuerda a la propuesta de la socióloga británica Barbara Adam. Su tesis es que el capitalismo ha transformado la concepción del tiempo, y que la manera más eficaz de transformar la organización laboral (y, de paso, las prioridades de la sociedad) es cambiar esa concepción por otra más saludable.

 

¿Qué es el tiempo para el capitalismo? Ante todo, una mercancía que se vende y se compra. Esta visión tiene varias implicaciones. En primer lugar, la velocidad se convierte en un bien preciado que multiplica la rentabilidad. El capitalismo no solo empuja a hacer más trabajo con menos empleados, sino a hacerlo más rápido.

 

En cambio, el tiempo que no produce beneficios tangibles se ve como “dinero perdido”. Por eso, el sistema 24/7 (24 horas al día, 7 días a la semana) fomenta el activismo constante y trata de eliminar aquellos elementos que suponen “pérdida de tiempo y de dinero, como el sueño, el descanso, el juego, el cuidado y el voluntariado”.

 

Además, las sociedades que solo ven el tiempo en términos económicos, necesariamente acaba dejando de lado a los ciudadanos menos productivos. Entre otras cosas, porque en tales sociedades, el tiempo remunerado siempre compite con el no remunerado, como el de cuidar a los hijos o a otros familiares dependientes.

 

Del estrés al bienestar

El enfoque de Adam ayuda a entender los diferentes ritmos que entran en juego en la organización laboral. Mientras las empresas están muy atentas a los picos y los valles de la demanda, que es lo que determina sus prioridades, los trabajadores tienen que coordinarse, además, con el horario de las escuelas de sus hijos, con el de las tiendas y servicios, con las distancias entre su lugar de trabajo y sus hogares, etc. “Su capacidad de ser flexibles está ligada a sus compromisos con otras personas y es probable que varíe a lo largo de su vida laboral”.

 

Los desajustes entre los ritmos del trabajador y el de la empresa pueden resolverse mejor o peor en función del tipo de sociedad en la que viva: allí donde el tiempo remunerado es la prioridad absoluta, es inevitable que se agudicen las fricciones. De ahí la propuesta de Adam: “Cambiar la forma en que concebimos el tiempo nos daría más posibilidades de armonizar el trabajo con el cuidado y la creatividad”.

 

En su opinión, este replanteamiento es lo que nos permitiría pasar “del estrés al bienestar” en el ámbito laboral. Y esto implica convencerse de que “el tiempo de las máquinas” no es igual que “la temporalidad vivida” por las personas. O en otras palabras: que los empleados no son unidades de producción autónomas, sino seres sociales que también se deben a las familias y a las comunidades a las que pertenecen.

 

 

Aceprensa.com

Hoy, 24 de noviembre, la Iglesia Católica recuerda a San Andrés Dung-Lac y compañeros, los 117 mártires de Vietnam, quienes consagraron sus vidas al anuncio del Evangelio y murieron víctimas del odio a la fe.

La historia de la evangelización en los actuales territorios de Vietnam empezó en el siglo XVI. Misioneros provenientes de Europa llegaron a esas tierras con el deseo de anunciar la Buena Nueva entre los naturales y abrirles el camino de la salvación. Entre los vietnamitas fueron muchos los que acogieron con alegría el mensaje de Cristo; sin embargo, en la medida en que el cristianismo se fortalecía e iba generando un mayor impacto en la vida social y la cultura, otros tantos escogieron la ruta del repudio y la violencia en contra de los conversos. Especialmente los siglos XVIII y XIX fueron cruentos en este sentido y la sangre de numerosos cristianos fue derramada.

 

Probados en la batalla, fieles al Señor 

En el siglo XIX, los reyes Minh Mang y Tu Duc organizaron una larguísima persecución que duró décadas. En 1833, Minh Mang emitió una orden que prohibía la actividad misionera y obligaba a todo aquel que se reconocía cristiano a renegar públicamente de su fe, bajo amenaza de severos castigos -la cárcel o la muerte-. Este gobernante y su sucesor, llamado Tu Duc, pretendieron imponer el confucianismo de manera excluyente.

 

Lo peor ocurrió a mediados del siglo antepasado. Entre 1848 y 1860 fueron proclamados hasta seis edictos acusando a los cristianos de conspiradores y representantes de intereses políticos foráneos. Esos 12 años representaron la radicalización de lo que ya venía pasando en Vietnam desde la llegada de los primeros evangelizadores en el s. XVI. El resultado de estas medidas anticristianas y de casi 300 años de persecución fueron miles de vietnamitas y extranjeros -en su mayoría europeos- martirizados y asesinados. Entre ellos había un número mayor entre obispos, sacerdotes y religiosos, pero también hubo laicos.

 

La corona del martirio

Paulatinamente, a lo largo del siglo XX, la Iglesia Católica, que hace todo lo posible por preservar la memoria de sus mártires, ha reconocido la santidad y entrega de quienes murieron en Vietnam por odio a la fe. Es cierto que algunos pueden haber quedado en el anonimato, pero muchos otros han sido debidamente identificados y hoy integran la lista de los fieles cuyo testimonio fortalece a la Iglesia local y universal. Estos 117, encabezados por San Andrés Dung-Lac (sacerdote muerto el 21 de diciembre de 1839), fueron canonizados por San Juan Pablo II en 1988.

 

De los 117 mártires, 75 fueron decapitados, 22 estrangulados, 6 quemados vivos, 5 condenados al desgarro de sus miembros y 9 murieron en la cárcel a causa de las torturas.

 

A continuación la lista encabezada por San Andrés Dung-Lac, entre los que se cuentan misioneros españoles y franceses:

1 Andrés DUNG-LAC, Sacerdote 21-12-1839
2 Domingo HENARES, Obispo O.P. 25-06-1838
3 Clemente Ignacio DELGADO CEBRIAN, Obispo O.P. 12-07-1838
4 Pedro Rosa Ursula BORIE, Obispo M.E.P. 24-11-1838
5 José María DIAZ SANJURJO, Obispo O.P. 20-07-1857
6 Melchor GARCIA SAMPEDRO SUAREZ, Obispo O.P. 28-07-1858
7 Jerónimo HERMOSILLA, Obispo O.P. O1-11-1861
8 Valentín BERRIO OCHOA, Obispo  O.P. 01-11-1861
9 Esteban Teodoro CUENOT, Obispo M.E.P. 14-11-1861
10 Francisco GIL DE FEDERICH, Sacerdote O.P. 22-O1-1745
11 Mateo ALONSO LECINIANA, Sacerdote O.P. 22-O1-1745
12 Jacinto CASTANEDA, Sacerdote O.P. 07-11-1773
13 Vicente LE OUANG LIEM, Sacerdote O.P. 07-11-1773
14 Emanuel NGUYEN VAN TRIEU, Sacerdote 17-09-1798
15 Juan DAT, Sacerdote 28-10-1798
16 Pedro LE TuY, Sacerdote 11-10-1833
17 Francisco Isidoro GAGELIN, Sacerdote M.E.P. 17-10-1833
18 José MARCHAND, Sacerdote M.E.P. 30-11-1835
19 Juan Carlos CORNAY, Sacerdote M.E.P. 20-09-1837
20 Vicente DO YEN, Sacerdote O.P. 30-06-1838
21 Pedro NGUYEN BA TUAN, Sacerdote 15-07-1838
22 José FERNANDEZ, Sacerdote O.P. 24-07-1838
23 Bernardo VU VAN DUE, Sacerdote 01-08-1838
24 Domingo NGUYEN VAN HANH (DIEU), Sacerdote O.P. 01-08-1838
25 Santiago Do MAI NAM, Sacerdote 12-08-1838
26 José DANG DINH (NIEN) VIEN, Sacerdote 21-08-1838
27 Pedro NGUYEN VAN TU, Sacerdote O.P. 05-09-1838
28 Francisco JACCARD, Sacerdote M.E.P. 21-09-1838
29 Vicente NGUYEN THE DIEM, Sacerdote 24-11-1838
30 Pedro VO BANG KHOA, Sacerdote 24-11-1838
31 Domingo TUOC, Sacerdote O.P. 02-04-1839
32 Tomás DINH VIET Du, Sacerdote O.P. 26-11-1839
33 Domingo NGUYEN VAN (DOAN) XUYEN, Sacerdote O.P. 26-11-1839
34 Pedro PHAM VAN TIZI, Sacerdote 21-12-1839
35 Pablo PHAN KHAc KHOAN, Sacerdote 28-04-1840
36 Josée DO QUANG HIEN, Sacerdote O.P. 09-05-1840
37 Lucas Vu BA LOAN, Sacerdote 05-06-1840
38 Domingo TRACH (DOAI), Sacerdote O.P. 18-09-1840
39 Pablo NGUYEN NGAN, Sacerdote 08-11-1840
40 José NGUYEN DINH NGHI, Sacerdote 08-11-1840
41 Martín TA Duc THINH, Sacerdote 08-11-1840
42 Pedro KHANH, Sacerdote 12-07-1842
43 Agustín SCHOEFFLER, Sacerdote M.E.P. 01-05-1851
44 Juan Luis BONNARD, Sacerdote M.E.P. 01-05-1852
45 Felipe PHAN VAN MINH, Sacerdote 03-07-1853
46 Lorenzo NGUYEN VAN HUONG, Sacerdote 27-04-1856
47 Pablo LE BAo TINH, Sacerdote 06-04-1857
48 Domingo MAU, Sacerdote O.P. 05-11-1858
49 Pablo LE VAN Loc, Sacerdote 13-02-1859
50 Domingo CAM, Sacerdote T.O.P. 11-03-1859
51 Pedro DOAN LONG QUY, Sacerdote 31-07-1859
52 Pedro Francisco NERON, Sacerdote M.E.P. 03-11-1860
53 Tomás KHUONG, Sacerdote T.O.P. 30-01-1861
54 Juan Teofano VENARD, Sacerdote M.E.P. 02-02-1861
55 Pedro NGUYEN VAN Luu, Sacerdote 07-04-1861
56 José TUAN, Sacerdote O.P. 30-04-1861
57 Juan DOAN TRINH HOAN, Sacerdote 26-05-1861
58 Pedro ALMATO RIBERA, Sacerdote O.P. 01-11-1861
59 Pablo TONG VIET BUONG, Laico 23-10-1833
60 Andrés TRAN VAN THONG, Laico 28-11-1835
61 Francisco Javier CAN, Catequista 20-11-1837
62 Francisco DO VAN (HIEN) CHIEU, Catequista 25-06-1838
63 José NGUYEN DINH UPEN, Catequista T.O.P. 03-07-1838
64 Pedro NGUYEN DicH, Laico 12-08-1838
65 Miguel NGUYEN HUY MY, Laico 12-08-1838
66 José HOANG LUONG CANH, Laico T.O.P. 05-09-1838
67 Tomás TRAN VAN THIEN, Seminarista 21-09-1838
68 Pedro TRUONG VAN DUONG, Catequista 18-12-1838
69 Pablo NGUYEN VAN MY, Catequista 18-12-1838
70 Pedro VU VAN TRUAT, Catequista 18-12-1838
71 Agustín PHAN VIET Huy, Laico 13-06-1839
72 Nicolás BUI DUC THE, Laico 13-06-1839
73 Domingo (Nicolás) DINH DAT, Laico 18-07-1839 
74 Tomás NGUYEN VAN DE, Laico T.O.P. 19-12-1839 
75 Francisco Javier HA THONG MAU, Catequista T.O.P. 19-12-1839 
76 Agustín NGUYEN VAN MOI, Laico T.O.P. 19-12-1839
77 Domingo Bui VAN UY, Catequista T.O.P. 19-12-1839
78 Esteban NGUYEN VAN VINTI, Laico T.O.P. 19-12-1839
79 Pedro NGUYEN VAN HIEU, Catequista 28-04-1840
80 Juan Bautista DINH VAN THANH, Catequista 28-04-1840
81 Antonio NGUYEN HUU (NAM) QUYNH, Laico 10-07-1840
82 Pietro NGUYEN KHAC Tu, Catequista 10-07-1840
83 Tomás TOAN, Catequista T.O.P. 21-07-1840
84 Juan Bautista CON, Laico 08-11-1840
85 Martín THO, Laico 08-11-1840
86 Simón PHAN DAc HOA, Laico 12-12-1840
87 Inés LE THi THANH (DE), Laica 12-07-1841
88 Mateo LE VAN GAM, Laico 11-05-1847 
89 José NGUYEN VAN Luu, Catequista 02-05-1854 
90 Andrés NGUYEN Kim THONG (NAM THUONG), Catequista 15-07-1855
91 Miguel Ho DINH HY, Laico 22-05-1857
92 Pedro DOAN VAN VAN, Catequista 25-05-1857
93 Francisco PHAN VAN TRUNG, Laico 06-10-1858
94 Domingo PHAM THONG (AN) KHAM, Laico T.O.P. 13-01-1859
95 Lucas PHAM THONG (CAI) THIN, Laico 13-01-1859
96 José PHAM THONG (CAI) TA, Laico 13-01-1859
97 Pablo HANH, Laico 28-05-1859
98 Emanuel LE VAN PHUNG, Laico 31-07-1859
99 José LE DANG THI, Laico 24-10-1860 
100 Mateo NGUYEN VAN (NGUYEN) PHUONG, Laico 26-05-1861
101 José NGUYEN DUY KHANG, Catequista T.O.P. 06-11-1861
102 José TUAN, Laico 07-01-1862
103 José TUC, Laico 01-06-1862
104 Domingo NINH, Laico 02-06-1862
105 Domingo TORI, Laico 05-06-1862
106 Lorenzo NGON, Laico 22-05-1862
107 Pallo (DONG) DUONG, Laico 03-06-1862
108 Domingo HUYEN, Laico 05-06-1862
109 Pedro DUNG, Laico 06-06-1862
110 Vicente DUONG, Laico 06-06-1862
111 Pedro THUAN, Laico 06-06-1862
112 Domingo MAO, Laico 16-06-1862
113 Domingo NGUYEN, Laico 16-06-1862
114 Domingo NHI, Laico 16-06-1862
115 Andrés TUONG, Laico 16-06-1862
116 Vicente TUONG, Laico 16-06-1862
117 Pedro DA, Laico 17-06-1862

 

 

Aciprensa.com

Página 1 de 1894