Sábado, 06 Abril 2013 12:41

«Interrupción voluntaria de un anuncio»: los grandes diarios no quieren que te enteres

 por Juanjo Romero 

 
Un anuncio «interrumpido voluntariamente». De los cinco diarios españoles de tirada nacional escogidos, cuatro –El País, El Mundo, Abc y La Razón– han ‘elegido’ no publicarlo, únicamente La Gaceta lo hizo.
 
A última hora se echaron hacia atrás. ¡Yo-qué-se!, considerarían que era un anuncio no deseado, que venía en mal momento. Quizá el miedo a quedar mal en sociedad o el terror de darle un disgusto al ‘benefactor’, Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia y muñidor de la nueva ‘ley’ del aborto.

Terrorífica concurrencia, síntoma de la enfermedad de una sociedad que genera la clase política que tenemos. Una sociedad a la que no conviene despertar con un anuncio a toda página con mensajes directos –«conseguir que en España haya Aborto Cero»–, lenguaje claro y señalando responsables:

 

Hay niños que nunca podrán sonreír: morirán antes. Por su culpa, señor ministro.

Usted podría hacer mucho por salvarles y no lo hace. Simplemente, como tantos poderosos de este mundo, mira hacia otro lado ante el asesinato masivo de niños no nacidos. No es «interrupción voluntaria del embarazo», ni tan siquiera es «aborto»: es, en verdad, un horrible crimen.

Usted y su partido, el PP, prometieron la modificación de la ley del aborto, esa funesta ley impulsada por Bibiana Aído, y no han cumplido la promesa. Trescientos niños mueren cada día en España como consecuencia de una norma que, sinceramente, dudamos que pueda recibir el nombre de «ley».

Usted, señor ministro, ignora sistemáticamente la protección de la vida del no nacido. Si la vida no está entre sus prioridades, permítanos dudar de la bondad de su jerarquía de valores. No queremos pensar que, entre sus convicciones, figure la de que el cuerpo del feto es el mismo que el de la mujer y que, por tanto, puede ser eliminado como si de un tumor se tratase.

No queremos creer que no sepa lo que dice la ciencia al respecto. Tampoco queremos creer que no quiera que los niños sonrían, o que jueguen, libres, en un mundo que, poderosos aparte, sí los quiere. Proteja el derecho a la vida –el único que garantiza todos los demás derechos del hombre– y modifique la «ley Aído». Ahora. No siga acumulando errores que cuestan, cada año, miles de vidas humanas.

 

Podéis ver el anuncio completo pinchando la imagen que ilustra el post y compartirlo si os parece bien. Como insinúa el bloguero Elentir, cuando se cierra una puerta se abre una ventana, e Internet es una bien grande (blogs, twitter, facebook, comentarios a noticias,…).

Por otro lado, los socios de la plataforma HazteOir.org, que seleccionaron el anuncio y aportaron la financiación, ya están buscando alternativas de comunicación ingeniosas. Porque de esta circunstancia sí se puede extraer una buena conclusión: ¡los malos tienen miedo! y no pueden ocultarlo. Miedo al debate, miedo a los datos, miedo a la ciencia, hasta miedo… a un anuncio.

 

Fuente: www.infocatolica  06-04-2013