Jueves, Febrero 21, 2019

Política de Estado


Lunes, 29 Octubre 2012 21:58

Los trabajadores que están renunciando podría ser el principio del fin para la industria del aborto

Publicado por admin en octubre 26, 2012 @ 22:04 En Aborto,AJAX,Bioética,Hemeroteca SdeT,NOTICIAS,Noticias 2012 | Comentarios deshabilitados
 
[1]En marzo de este año publicamos un artículo titulado ¿Hemos llegado a un punto de inflexión sobre el aborto? [2012-03-01] [2] donde sugeríamos que su atractivo ideológico se tambaleaba a punto de caer, porque están saliendo a luz las mentiras y negociados, su insensibilidad por la vida y su cinismo.   
 
Ahora está sucediendo lo mismo con los trabajadores de las clínicas de aborto, que están abandonando las empresas apoyados por las asociaciones pro vida, que les brindan asistencia para que se reinserten social y laboralmente.  
 
En los últimos cinco años, un número creciente de trabajadores del aborto de Estados Unidos han dejado la industria.
 
Para la ex directora de Planned Parenthood, Abby Johnson, su punto de inflexión se produjo cuando se le preguntó para asistir en un aborto guiado por ecografía.
 
“Los abortos normalmente se realizan a ciegas”, explicó Johnson, quien se desempeñó como directora de salud de Planned Parenthood en College Station, Texas. ”El médico usa el instrumento de succión y las sondas hasta que él piensa que es todo lo conseguido”.
 
En este día especial en el otoño de 2009, ” el médico visitante quería utilizar un ultrasonido como una herramienta de enseñanza para mostrarnos lo que es un aborto “, recordó Johnson. ”Estaba entusiasmada con la idea de aprender algo nuevo. Mi trabajo, durante el procedimiento, fue el manejo de la sonda de ultrasonido en el abdomen del paciente”.
 
Lo que Johnson vio en pantalla cambiaría para siempre su vida.
 
“Vi a un niño de 13 semanas de edad luchar por su vida durante el procedimiento”, dijo Johnson. ”Fue impactante para mí, porque la pregunta más común que se nos hacía en la sala de consejo era: ’¿Mi bebé sentirá esto?’”
 
“Planned Parenthood había llegado a una respuesta con guión que nosotros dábamos a las mujeres”, dijo Johnson.
 
“Nuestra respuesta: No, el feto no tiene el desarrollo sensorial hasta 28 semanas”, dijo Johnson. ”Yo creía de entero corazón eso”
 
Así que Johnson se sorprendió cuando vio al niño en la pantalla del ultrasonido tratando de alejarse de los instrumentos intrusivos empeñados en su destrucción.
 
“Regresé a mi oficina, y por primera vez durante mis ocho años en Planned Parenthood, me preguntaba si este era el lugar donde quería estar por el resto de mi vida”, dijo Johnson. ”Me senté y oré por primera vez en muchos años. Todo lo que sabía era que no podía seguir con esto”.
 
El 6 de octubre de 2009, una semana y dos días después de participar en el aborto, Johnson dejó a Planned Parenthood y se acercó a los que estaban reunidos fuera de la empresa que estaban en el medio de una campaña  40 Días por la Vida de voluntarios dedicados a una presencia orante y pacífica ante el negocio del aborto.
 
“Comencé a llorar y les dije: ’Yo sé lo que lo que estoy haciendo está mal, y quiero salir’”, dijo Johnson.
 
CAMINO DE DAMASCO
 
Johnson no es la primera en haber experimentado el pasaje de Saulo a Pablo dando lugar al alejamiento de la industria del aborto. En las décadas desde la legalización del aborto abortistas y trabajadores del aborto como el Dr. Bernard Nathanson, Carol Everett, Anthony Levatino y otros condenaron lo que estaban haciendo y experimentaron conversiones profundas. Algunos compartieron públicamente su testimonio, tal como hizo Nathanson en su libro de 2001 La Mano de Dios: Un viaje de la muerte a la vida por el Doctor Aborto que cambió su mente.
 
La historia de Johnson es inquietantemente similar a la de la salida en 1989 de la fallecida Joan Appleton como jefa de enfermeras de la Clínica de la Mujer de la Commonwealth, en Washington, DC. Appleton, también, había sido testigo de un aborto guiado por ecografía.
 
“Yo manejaba el ultrasonido mientras el médico realizaba el procedimiento y lo dirigía mientras yo estaba viendo la pantalla”, dijo Appleton sobre su experiencia. “Vi que el bebé se apartó. Vi que el bebé abrió la boca. No podía negar lo que vi en la pantalla”.
 
En 1998, Appleton pasó a co-fundar la Sociedad de Centuriones de América con el psiquiatra de Canadá Dr. Philip Ney. La organización fue la primera diseñada  para alcanzar a los ex trabajadores del  aborto.
 
En años recientes, sin embargo, el éxodo de la industria del aborto ha aumentado. En los últimos cinco años, al menos 70 trabajadores del aborto han tenido un cambio de corazón y de mente y salieron de la industria.
 
“Esta es una estadística que no habríamos predicho”, dijo Shawn Carney, director de la campaña de 40 Días por la Vida, que ha mantenido un seguimiento de las salidas de la industria del aborto.
 
“Teníamos la esperanza de que las madres elegirían la vida y que los negocios de aborto cerrarían, pero los trabajadores del aborto eran otra historia”, dijo Carney.”Ellos son los que, en teoría, se supone que son nuestros enemigos, y sin embargo, la diferencia ha sido que la oración y la tranquilidad de nuestras campañas realmente ha llegado a los trabajadores.”
 
¿POR QUÉ SE QUEDAN?
 
Una vez que son contratados, a menudo es difícil para los miembros del personal de las empresas de aborto salir. Las consideraciones financieras y las presiones sociales hacen que sea muy difícil para los trabajadores salirse incluso cuando empiezan a tener dudas acerca de su trabajo.
 
De acuerdo con el testimonio de los que han trabajado en negocios de aborto, una práctica común es contratar a mujeres jóvenes y madres solteras, muchas de las cuales son post-abortivas en sí mismas.
 
“[Queremos contratar a aquellos que] nos necesitan y necesitan el dinero”, dijo Joy Davis, una ex directora regional de seis negocios de aborto para el abortista Thomas Tucker en Birmingham,  Alabama. ”De esa manera, yo sabía que iba a tener su lealtad y que se quedarían sin importar lo difícil que la tengamos”.
 
El miedo financiero es grande. Muchos dicen que no van a ser capaces de encontrar trabajo en otra parte.
 
“Se sienten atrapados”, dijo Johnson. ”Planned Parenthood contrata a mujeres jóvenes que usan el trabajo como un escalón a otro trabajo. Cuando deciden irse, se les dice, “Buena suerte para encontrar un trabajo. Nadie va a contratar a alguien que ha trabajado en la industria del aborto”.
 
Johnson utilizó la analogía de trabajar a Planned Parenthood con la estigmatización que puede darse al trabajar en una fábrica de cachorros (conocida por el deficiente trato a los perros).
 
“Aunque la comunidad médica apoya a Planned Parenthood, es mirada como si quisiera ser un criador de perros respetable, pero el ex trabajador tiene en su currículum que trabajó en una fábrica de cachorros”, explicó Johnson. ”Debido a que los negocios de aborto no están regulados, contratan médicos en malas condiciones, y que a menudo eluden la ley, por lo que trabajar allí es como un punto negro en su currículum. Encontrar otro trabajo es un miedo real”.
 
Los trabajadores también se sienten atrapados psicológicamente por las mentiras que se les dice, y terminan creyéndose.
 
Jewels Green, una ex trabajadora del aborto en el Centro de la Mujer de Allentown, dijo que el mayor obstáculo para que los trabajadores abandonen el aborto es el engaño.
 
“El velo de la mentira es muy espeso”, dijo Green. “Los eufemismos que rodean la cultura de la muerte la hacen que sea psicológicamente accesible”.
 
Otra razón por la que muchos siguen es que llevan la culpa de tener hijos abortados por su cuenta.
 
“Yo estuve obligada a tener un aborto que no quería, cuando yo tenía 17 años”, dijo Green. ”Semanas después, traté de quitarme la vida. En cuestión de meses después de recuperarse en una unidad de tratamiento para adolescentes, yo marché en una caminata a favor del aborto y comencé el voluntariado como una acompañante. Yo estaba tratando de conciliar mi culpa”.
 
“Yo describiría mi decisión como formación reactiva ”, dijo Green. ”Yo sabía que lo que hice estuvo mal, pero para estar bien con ello, me convertí en una fiel partidaria del derecho al aborto. Fue un intento de ocultar mis sentimientos”.
 
Tal reacción es bastante común. En su convención de 2009, Planned Parenthood reveló los resultados de una consulta que se había llevado a cabo. Los resultados: el 70 por ciento de los trabajadores de la organización eran post-abortivos.
 
“Mientras yo estaba trabajando para Planned Parenthood, no concebía que el aborto estaba matando a los niños“, dijo Catherine Adair, una ex trabajadora de Boston Planned Parenthood. ”No concebía que un bebé estuviera involucrado.”
 
Adair dice que su propio aborto a la edad de 19 había creado un “velo” que le impedía ver la verdad.
 
“Una vez que se casó y tuvo hijos propios, el velo fue levantado“, dijo Adair. ”Fue entonces cuando finalmente entendí el dolor y la tristeza que llevaba el aborto”.
 
¿POR QUÉ SE VAN?
 
Hay miles de razones por qué los trabajadores del aborto decidan abandonar el sector. El punto de inflexión es diferente para cada individuo.
 
“Parece que las salidas son cada vez más frecuentes”, dijo Carney. ”Yo creo que es porque a muchos trabajadores se les pide que hagan cosas que nunca pensaron que iban a hacer, y que se les obliga a hacer lo que la organización representa.”
 
Eso sin duda fue el caso de Sue Thayer.
 
Thayer fue despedida de Planned Parenthood de Storm Lake, Iowa, después de 17 años.
 
“A mediados de 2008 Planned Parenthood de Greater Iowa anunció que iban a ofrecer abortos telemed”, dijo Thayer, quien se desempeñó como gerente del centro.
 
Un aborto Telemed implica un médico fuera del sitio que empuja un botón de desbloqueo de una caja en un negocio del aborto distante. El paciente toma el primer juego de pastillas RU-486, que se encuentra en la caja, y luego es enviado a casa a tomar el medicamento restante y a esperar la hora en que suceda el aborto de su niño.
 
A Thayer se les pedía no sólo supervisar el procedimiento, sino también realizar un ultrasonido vaginal invasivo para confirmar el embarazo, y para entrenar a otros en el procedimiento.
 
“Planned Parenthood de Heartland quería ser el primero en la nación en hacer esto, y ponerlo a disposición de otros centros como una forma de ofrecer el aborto en todos los rincones sin la necesidad de equipo quirúrgico”, explica Thayer.
 
“Yo no tenía ningún entrenamiento médico”, dijo Thayer. ”Y  expresé mi preocupación por ello. Yo creía que estábamos a punto de prevención, y dije de no hacer abortos”.
 
En diciembre de 2008, Thayer fue despedida.
 
Para Jewels Green, el cambio se produjo cuando se enteró de la historia de una amiga de una amiga, un sustituto gestacional (vientre subrrogado) que se vio obligada a abortar el hijo que llevaba cuando el niño dio positivo del síndrome de Down.
 
“Fue entonces cuando la luz se encendió y me dijo: ‘Esto está mal’”, dijo Green.
 
No mucho después, el libro de Abby Johnson No planificado fue publicado, y Green encontró un video de Johnson en YouTube.
 
“No podía creer que había alguien más por ahí como yo, otro trabajador que dejó el aborto”, dijo Green.
 
Catherine Adair dijo que ella se convirtió a través del trabajo encubierto de la organización Live Action. Fundada por Lila Rose, Live Action grabó encubierto vídeo de las acciones fraudulentas e ilegales de los empleados de Planned Parenthood en todo el país.
 
“Yo estaba presente cuando las chicas llegaron con sus agresores y Planned Parenthood les proporcionó abortos“, dijo Adair. ”Cuando Rose salió con videos de eso, me sentí justificada. Yo sabía que era cierto, y ellos demostraron que era cierto. Eso me permitió, por vez primera, decir a los demás lo que había experimentado.”
 
40 Días por la Vida, que opera una campaña de otoño y primavera de oración, también ha influido positivamente en varios que han salido de la industria.
 
“El movimiento 40 Días por la Vida ha cambiado los corazones y las mentes de los que están no sólo fuera del negocio del aborto, sino por dentro también”, dijo Green.”Para aquellos que trabajan dentro, ellos sienten lo que pasa fuera de la puerta. Eso hace que sea más fácil dejar, si usted sabe que usted va a ser aceptado con los brazos abiertos, perdonado y amado“.
 
Dos años y nueve meses después de haber sido despedida por Planned Parenthood, Sue Thayer encabezó una campaña de 40 Días por la Vida fuera del mismo negocio de aborto donde había trabajado una vez.
 
“Planned Parenthood odia a 40 días por la vida”, dijo Thayer. ”Por primera vez, tuvimos iglesias trabajando juntas – evangélicos, católicos, protestantes. Lo que sucedió fue realmente un milagro.”
 
Un milagro hecho. Cuatro meses después que la campaña 40 Días por la Vida terminó, Planned Parenthood de Storm Lake cerró sus puertas definitivamente.
 
“Fue obra de Dios”, dijo Thayer. ”Él reunió a la gente; llena las horas de vigilia de oración. Él la cerró”.
 
Carney dijo que de todos los trabajadores que han abandonado el sector, la mayoría lo hace en las últimas dos semanas de la campaña 40 Días por la Vida, o en el final.
 
“La primera semana, no nos gusta…  ellos están agitados y sentimos hostilidad”, dijo Carney. ”Durante la segunda semana, se intensifica. Ellos se burlan de nosotros. Se ríen de nosotros.”
 
A medida que pasa el tiempo, una relación, o algo así, se desarrolla.
 
“Los trabajadores ven una gran cantidad de los mismos voluntarios. Se dan cuenta de que están rezando antes de llegar allí, y que están ahí cuando salen”, dijo Carney. ”Ellos no pueden hacer caso omiso de la presencia -el tiempo que estás allí, a pesar de la lluvia y el calor. Hay una semilla de respeto que se siembra. Por la semana tres o cuatro, dejan de mirar a estas personas como el enemigo y se re enfocan en la realidad de lo que está pasando dentro de sus paredes. Creo que el carácter pacífico de la vigilia le da al trabajador la vía para salir cuando tienen un momento de conciencia y deciden irse”.
 
Ese sin duda fue el caso de trabajadores como Ramona Treviño y Abby Johnson.
 
“Yo no sabía a dónde ir o qué hacer”, dijo Johnson. ”Todos mis amigos estaban involucrados en el movimiento pro-aborto”.
 
Sin embargo, ella sentía que podía confiar en aquellos que oraban en el otro lado de la valla.
 
“Ellos siempre me habían dicho: ‘Si alguna vez quieres salir, vamos a estar aquí para ti”“, dijo Johnson. ”Yo decidí ponerlos a prueba.”
 
“Cuando les dije que quería salir, sólo me miraron y dijeron: “Estamos aquí para ayudarte.”
 
UNA SALIDA
 
A raíz de la publicación de su libro de 2010 acerca de sus experiencias, No planificado, Johnson fue contactada por 17 trabajadores del aborto que querían abandonar su lugar de empleo. Ella y su marido financieramente ayudaron a apoyar a estas personas para que pudieran hacer una transición de la industria del aborto a otros trabajos.
 
“Cuando vi el movimiento pro-vida, yo no podía creer que no hubiera ministerios para trabajadores del aborto”, dijo Johnson. ”Este es el espacio que falta.”
 
Johnson terminó fundando “And Then There Were None”, un ministerio para alcanzar a los trabajadores del aborto que deseen abandonar el sector. Está diseñado para ofrecer ayuda a los ex trabajadores del aborto en su transición de la industria del aborto a una nueva línea de trabajo.
 
Desde el lanzamiento oficial del ministerio, el 4 de junio de 2012, un adicional de 13 trabajadores se ha ido, con lo que en total ese ministerio de Johnson ha ayudado a 30 en el último año.
 
“Está más allá de cualquier cosa que hubiera podido imaginar”, dijo Johnson.
 
Johnson explicó que ofrecen cuatro corrientes de asistencia.
 
“Ofrecemos tres meses de apoyo financiero y apoyo de colocación hasta que encuentren un empleo remunerado”, dijo Johnson. ”También estamos ofreciendo oraciones y apoyo espiritual, para que hagan contacto con pastores, sacerdotes o directores espirituales. La mayoría de los 30 que se han ido se describen a sí mismo como católicos“.
 
La organización sin fines de lucro también se ha asociado con la Alliance Defending Freedom de Arizona para ofrecer asistencia jurídica gratuita y acceso a un abogado para los que abandonan el sector.
 
Además, están ofreciendo amplio apoyo emocional que necesitan los ex trabajadores del aborto, y el desarrollo de un cuaderno de ejercicios para ayudar en su recuperación emocional.
 
Todos los trabajadores mencionan la importancia de hablar con los demás.
 
“Al principio, cuando me fui, yo dije: ‘Se acabó. No voy a hablar de eso otra vez’”, dijo Adair. ”Esa es una manera de lidiar con el trauma. El aborto es una enfermedad en nuestra cultura, porque una mujer que mata a su hijo va contra cada fibra de nuestra humanidad”.
 
“Abby Johnson hizo mucho más fácil para que otros pudieran contar sus historias”, dijo Adair. ”Cuantos más seamos, menos los demás pueden llamarnos mentirosos”.
 
La necesidad de apoyo es alta, especialmente en las etapas iniciales de conversión.
 
“Una vez, mi marido se fue al supermercado”, recordó Green. ”Cuando él volvió, él había conseguido todo en la lista, incluyendo guantes de goma nuevos. Cuando me los puse, empecé a temblar y llorar. Los guantes eran de color amarillo, pero cuando me los puse, lo único que podía ver era la sangre. Eran del mismo color que los guantes que teníamos en la clínica. Tuve que tirarlos a la basura. Un disparador como ese siempre va a estar ahí. Cuando las cosas suceden de esa manera, usted necesita ayuda.”
 
“Ellos han sufrido un trauma grave”, explicó Johnson. ”Ellos han visto y oído y vivido cosas que mucha gente no puede imaginar. En el primer par de semanas después de salir, tienen que hablar con alguien todos los días.”
 
“Nuestros objetivos principales son la curación, la estabilidad y la recuperación“, dijo Johnson. ”Queremos a ellos y sus familias mentalmente y físicamente saludables”.
 
Además de “And Then There Were None”, Rachel Vineyard ofrece retiros específicamente diseñadas para mujeres y hombres post-abortivos.
 
“Estoy muy emocionada de ser parte de llenar este vacío en el movimiento pro-vida”, dijo Johnson. ”Este ministerio es salvar a la gente de un camino de oscuridad y mal en estado puro, y traer esperanza.”
 
“Los trabajadores que salen podrían ser la desaparición de la industria del aborto“, dijo Johnson. ”Se necesita mucho coraje, pero en la medida que la gente comienza a venir, otros se den cuenta de que pueden hacerlo. Esto realmente podría ser el principio del fin para la industria del aborto”.
 
Fuentes: Tim Drake para Catholic World Report, Signos de estos Tiempos
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén