Jueves, Febrero 21, 2019

Política de Estado


Lunes, 26 Mayo 2014 11:59

La eliminación de los abortos "no punibles” en el Código Penal Argentino

Actualmente, el gobierno argentino está tratando la modificación del código penal. Es ésta, entonces, una buena oportunidad para eliminar las excepciones a la penalización del aborto, que se mencionan en el artículo 86.

La modificación del código penal, debe hacerse para perfeccionarlo, no para legalizar la injusticia, especialmente cuando en el artículo 86 se establecen penas de cárcel para el homicidio del aborto, mientras cruelmente es permitido en otras situaciones caprichosamente establecidas.

Todos los niños indefensos tienen el pleno derecho de vivir, pero muchos se creen con más poder que Dios y quieren matar a un ser humano creado por Él, creado por amor, y creado para Su propia gloria.

Durante muchísimo tiempo, desde que comenzó a regir la Ley 11.179 en el año 1922, a ninguna mujer se le hubiera ocurrido acudir a un hospital e invocar las excepciones mencionadas en el artículo 86 para provocarse un aborto, pues existía en la sociedad la idea tácita de que de ninguna manera el aborto podría ser legal, más allá de que el aborto, en todos los casos, es intrínsecamente abominable y un homicidio que merece ser penalizado. Ni tampoco los médicos o los familiares se hubieran atrevido a solicitar ese aborto.

A partir de la década del 60, cuando comenzó a pulular el feminismo  y el mundo se alejó de Dios llenándose de vicios, de excesos, de libertinaje, de permisivismo; no sorprende entonces que las mujeres quieran abortar tan descaradamente, pensando inclusive que tienen todo el derecho de matar a su niño.

Cuando hablamos del aborto tenemos que hablar primeramente de Dios, del hombre y del valor de la vida humana.

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza; eso significa que cada ser humano concebido en el vientre materno es una persona sagrada y pertenece a Dios, como decía Juan Pablo II.

El artículo 86 del código penal establece dos situaciones en las cuales el borto no es punible:

El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:

  • 1. Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;
  • 2. Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto.

Ley Nº 11.179 y cuya vigencia comenzó el 29 de Abril de 1922.

Tomemos por ejemplo la situación de la mujer idiota o demente. Cuando esa mujer queda embarazada, cualesquiera sean las circunstancias en las cuales se produjo su embarazo, es un instrumento de Dios para colaborar en la creación de un nuevo ser humano, para el cual Dios tiene ya preparado un proyecto de vida y un designio divino de salvación y de gloria, idéntico al de cualquier otro niño concebido.

Además de ser una suprema discriminación, es tomado de los pelos elegir el caso de una mujer que sufre de idiocia o demencia. Podrían, los legisladores, haber mencionado también los casos de los niños que vienen con síndrome de Down o con malformaciones físicas,  pero ¿tenemos derecho de matar un hijo de Dios por tener diferentes condiciones físicas? Todo niño puede aportar muchísimo a la humanidad, aunque tan sólo sea que puede esbozar una inocente sonrisa.

Es absolutamente comprensible, poniéndose en el lugar de la mujer, que ella desee tener un hijo normal, que crezca sano, que tenga buenas notas en la escuela, que se destaque en los deportes, que se case y le dé nietos, que sea una persona de bien.

Además, hay ocasiones en las cuales la gente dice, ¿para qué traer chicos al mundo, para que sufran?, como si los “normales” no sufrieran, como si el sufrimiento fuera patrimonio exclusivo de determinadas personas.

El sufrimiento, en este mundo, es igual para todos. Lo que deberíamos hacer es no pensar tanto en el sufrimiento de los demás, sino contribuir a disminuir el sufrimiento humano en la tierra y a crear un mundo más humano y más habitable, en el cual todos sean y se sientan iguales y hermanos de sus semejantes.

En el caso de que corra peligro la salud de la mujer, eso daría lugar a tantas excusas para abortar, que serían incontables las mujeres que se presentarían; porque se pone gorda, porque le sube la presión, porque tiene mareos y nauseas, porque le salen manchas en la cara, infecciones, porque se siente nerviosa, ansiosa, deprimida. Inclusive en el caso de enfermedades serias, siempre hay una manera cristiana de resolver esa situación, sin necesidad de destruir al niño dentro del seno materno.

Aun en medio de tantas dificultades, la mujer se siente pléroma de felicidad cuando siente la evolución del niño dentro de su panza.

Precisamente, sucede en los tres primeros meses de embarazo, que uno de los miedos más grandes que tiene la mujer, no es precisamente el de sufrir los inconvenientes propios del embarazo, sino que es el miedo de perder a su niño. Durante el embarazo, la mujer se siente más importante porque percibe, aunque no sea de una manera consciente, que está colaborando con la obra creadora de Dios.

Si los líderes religiosos, los legisladores, los médicos, los educadores, tuvieran la simpleza de alma, la humildad, la docilidad de aceptar el mensaje constante de Dios pidiendo respeto supremo a todo niño concebido, ¡qué mundo maravilloso tendríamos! Y cuanta gente menos en el infierno.

Cristina Fernández y Néstor kirchner firmaron cada uno un protocolo de abortos “no punibles”, en el cual este describe en detalle todas las maneras de hacer un aborto, como si ese protocolo estuviese destinado a una clínica abortista.

¿Qué mejora y qué beneficio podemos esperar de una reforma del Código Penal, si no se eliminan las excepciones del Artículo 86 y además se agregan otros artículos que atentan contra la dignidad del hombre, de la mujer y de los niños?  

Hoy en día, tenemos muchos legisladores que están constantemente buscando la manera de legalizar el aborto en tal situación o en tal otra, cuando es antes de tal semana o de tal otra, y otros tantos motivos inicuos.

Si hay una institución en el mundo que tiene la misión de enseñar acerca del valor de la vida naciente, esa es la Iglesia Católica, la cual ha recibido de nuestro Señor Jesucristo, la Virgen María y de muchos santos, a través de muchos videntes, muchísimos mensajes acerca de la inmensidad del horror del crimen del aborto.

Además de la horrible muerte del bebé, el aborto produce muchos dramas, comenzando por el síndrome post aborto para la mujer y todas las repercusiones que tiene para la familia y toda la sociedad.

Por lo demás, los abortos también tienen su origen en las tremendas falencias educativas. Los padres no saben enseñar a sus hijos, los maestros enseñan según los sucios programas de estudios prescriptos por los gobiernos, la escuela católica deja un poco que desear (como ya lo decía el Papa Pio XI en la encíclica Divini Illius Magistri, del año 1929).

Son los mismos padres quienes, sin darse cuenta, pervierten a sus hijos junto con la escuela, con la televisión y demás medios de comunicación.

Si hay una política de estado que necesita la Argentina con urgencia, es una profunda reforma de la educación, de manera tal que la escuela y la universidad lleguen a formar hombres íntegros, hombres de bien, hombres de oración y de acción, que trabajen a favor de la vida y no de la muerte.

Lo mejor que podemos hacer los laicos, además de los mismos clérigos, es orar mucho por la jerarquía eclesiástica, los educadores, los padres de familia y por todos los dirigentes políticos, para que Dios los ilumine acerca del sagrado valor de la vida humana y de cuál es el verdadero concepto de sociedad que Dios nos quiere enseñar, para vivir una vida según el mandato de Nuestro Divino Creador, y no de acuerdo con nuestras propias mezquindades, egoísmos e hipocresías. 

 

 

Carlos Alberto Ferrari  -  Buenos Aires  -  26-05-2014 

 

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén